martes, 7 de agosto de 2018

DESDE MI TORRE: EL CALOR Y EL BOCHORNO


Este calor que se nos ha venido encima desde el inicio de este mes, al que, al menos en Andalucía, estamos acostumbrados desde hace muchos años, es un calor, o una calor, de tronío, de las que se recuerdan en las odiosas comparaciones de todos los veranos. Este año están siendo unos días, ya que, al parecer, esta ola de fuego empieza a remitir a partir del jueves. Dios quiera ganarle la batalla al griego Helios, más que nada no por la propia calor, sino por la factura eléctrica que se nos avecina por mor del necesario uso del aire acondicionado y por el asalto a mano armada -permitida por todos los gobiernos de turno- de las insaciables compañías suministradoras. Aparte de estos devoradores de nuestras nóminas, la única que sale ganando con los termómetros a tope es la Cruzcampo

Pero bien: dicho lo dicho el calor es más o menos soportable. Mas, ay, del bochorno. Ese nadie lo soporta. Y si nadie es capaz de soportar el bochorno climático, con un cielo cargado de tormentas secas en el que sólo lucen los rayos, es totalmente imposible soportar el bochorno político de este nuevo advenedizo a la primera línea de fuego que es Pablo Casado, el recién elegido presidente nacional del Partido Popular. No ha parado de mentir desde antes de subir y después de ser subido al pedestal en las primeras primarias: unas veces tapando la prevaricación administrativa y cohecho impropio en el "regalo" de su máster, un regalo académico por su relevancia política según dicta la juez que lleva el caso. Pablo Casado, al fin y al cabo, es como una Cifuentes, compañera de partido tan singular, que niega la evidencia. Claro, que el hombre más importante ahora del PP es aforado, que casualidad, y a los aforados es más difícil meterles mano, porque está claro que el Tribunal Supremo intentará dejar correr los tiempos hasta que todo se olvide, al menos que dé a todos los españoles una lección de valentía. En otras ocasiones repetitivas, este señor se aferra a vivir en la mentira diaria lanzando bulos de todo punto incomprensibles. 

Con ser lo del máster y las convalidaciones un tema muy importante, que debe aclararse a la mayor brevedad posible para que el pueblo crea en sus instituciones y en una democracia real, me parece de bochorno total las trolas que el tal elemento de una clase política -por cierto muy desprestigiada- ha intentado colar a toda España, contra el Presidente del Gobierno Pedro Sánchez, con el tema candente de la inmigración. Menos mal que en ese tema casi la totalidad de los medios de comunicación del país y de la Comunidad Europea no han vuelto la mirada y han analizado los gestos del presidente pepero con la contundencia que se merece, desmontando uno por uno todos los puntos mentirosos que, como su máster, ha hecho del drama de los inmigrantes, queriendo hacer de él otro márketing político inventándose una alarma, totalmente inflada que no existe: "no hay papeles para todos, millones de africanos..." Hay que tener muy poca decencia personal y, por supuesto, política para caer en este lodazal de mierda que sólo puede habitar en la mente de un líder que se acerca más a la derecha extrema y a las propuestas fascistas de Matteo Salvini. Tal para cual.

Comenzó a airear, mintiéndonos a todos, que Pedro Sánchez fue a visitar la llegada del "Aquarius" para hacerse los reportajes de rigor, aún sabiendo que nada de eso estaba más lejos de la verdad. Él, este señorito que se convierte en rey de las grandes patrañas, sí que después de querer echar a todos los inmigrantes que vienen a España, acompañado por una cohorte de políticos como Juan Ignacio Zoido -el exministro de Interior-, abrepuertas, recogecosas y abrazafarolas de su Partido, con la participación de decenas de cámaras y medios periodísticos, no dudó en encaminarse dos días después a la frontera ceutí del Tarajal, para, en un acto lamentable, cambiar su anterior alarma por un paternalismo abochornante. Lo que pocos días después, aunque, sin estrechar las manos de los africanos "que tanto daño nos hacen", repitió su marca blanca de Ciudadanos, a cuyo líder, Alberto Rivera, no cree ya nadie y está más perdido que el célebre Barco del Arroz de la leyenda gaditana.

Pues nada. Creo que a Palencia, ciudad natal de este ínclito salvador de la Patria, se le va una ocasión de oro si no le erigen un gigantesco monumento en bronce dando su mano derecha a los inmigrantes y sosteniendo en su izquierda el máster de sus cuitas y pesares. Así, de pronto, se me ocurre una leyenda para que quede constancia de el porqué de esta escultura monumental: "Al Excmo. e Ilmo. Sr. Don Pablo Casado, que entregó su vida por España y por los inmigrantes africanos. Sus mentiras y estulticias le han hecho acreedor de este monumento."

El calor es ciertamente sofocante, pero el bochorno es de Juzgado de Guardia.


sábado, 4 de agosto de 2018

DESDE MI TORRE: EL COÑAZO DE LOS INDEPENDENTISTAS CATALANES


No paran estos independentistas catalanes que están logrando una imposible convivencia en tan hermosa Comunidad, y que tienen dividida a la población con unas ideas totalmente trogloditas. Son cuatro, y todos locos de atar, los que, para el propio beneficio personal, están logrando una guerra civil interior que nadie sabe cómo acabará. Un expresidente como Puigdemont viviendo como un dios terreno en un exilio de mamela, palacio, coche oficial, amplia paga por trabajar de cobarde, guardaespaldas afines y oficiales y dando las órdenes pertinentes por ordenador, pero con menos cojones que un perro capado, aunque mientras algunos de sus compañeros de tropelías de independencias aún viven entre los barrotes de una cárcel. Creí más listos a sus compañeros de partida y aún más listos a los que lograron burlar la clausura carcelaria y siguen dando el coñazo con el independentismo, pero viviendo como auténticos señoritos del gobierno catalán. Una independencia que, además, saben que no van a conseguir nunca por muchas mañas que ofrezcan de manifestaciones circenses, cementerios de cruces amarillas en playas y plazas, lazos del mismo color de la bilis por puentes, carreteras y lindes de la Comunidad, desacato al Jefe del Estado, enfrentamiento continuo con el poder nacido de las urnas, y mensajes políticos, que sólo alimenta una locura colectiva, a todos los países del mundo, queriendo demostrarles que es un país secuestrado por la maldita España.

Hay que ser tontos: del culo, de baba, tontos con balcones a la calle, tontos de solemnidad, tontos, tontos y más que tontos de dejarse gobernar por un tío que se está dando una gran vída en el exilio a costa de ellos, y que, como el jefe de una secta idiotizada, envía sus órdenes imperativas desde Alemania o Bélgica, sin tener los bemoles suficientes para atreverse a darlas desde su Cataluña tan querida, adonde dejó a Torrá para tapar con parches todas sus cobardías.

Si una mitad de la región catalana está a favor del independentismo bárbaro de incitaciones a peleas y enfrentamientos constantes, y la otra mitad desea ser nacionalista acatando la Constitución y respetando las leyes, y se sienten catalanes españoles, es muy posible un enfrentamiento civil que sólo propicia una lucha, como la que hoy existe, pero con más nefastas consecuencias, posiblemente de soluciones imposibles.

Si por Casado fuera -el flamante Presidente del PP-, los tanques entrarían mañana en Cataluña. Si fuese por Rivera -cuya fuerza ha ido a menos que la gaseosa La Pitusa-, no sólo el Ejército y la Legión, con su carnero omnipresente, sino la fuerzas de la OTAN, los marines... Por tierra, mar y aire, rodeada Cataluña, la región más productiva de España, aunque cerca de la mitad de su población esté formada por unos cabroncetes tontos.

La Política es otra cosa bien diferente: el arte de dialogar y de llegar a acuerdos lo más satisfactorios posibles. No es el artisteo de judicializar todo lo que se enfrenta a nuestras opiniones. Que hay que volver al tan manido artículo 155 de nuestra Constitución, pues se vuelve, pero tras haber demostrado al contrario que va totalmente a contramano.

Los cuatro mandamases, los grandes tontos de los lazos y cruces amarillas, debieran pensar un poquito sobre el tema en cuestión, que no es baladí. El señor Puidegmont -que fue la primera rata que abandonó el barco-, no se va a atrever a volver. Él, tan cobarde, no quiere a Cataluña, ni a los suyos, ni a sus instituciones, sólo se quiere a él mismo, deambulando como un payaso por todos los países de la comunidad europea. Mientras, en la tierra que dice defender con sus propuestas en diferido, otros tontos -con sueldos vergonzosos- les ríen las gracias, lo sostienen en el exilio y aplauden sus contínuos traslados de prófugo de alto standing.

miércoles, 1 de agosto de 2018

LIBROS CON SEVILLA AL FONDO: NOMBRES DE MUJER EN LAS CALLES DE SEVILLA


En una gran proporción, las calles de Sevilla tienen nombres de mujer desde el siglo XVIII al XXI, mujeres que lograron formar parte del nomenclátor de la Ciudad por la participación, incidencia y gloria en el tejido de la misma, desde Antonia Díaz, pasando por la pintora Carmen Laffón, la Niña de la Alfalfa, La Roldana o la legendaria Susona.

También componen sus rotulaciones las mujeres que han sido frutos de la ficción de obras literarias, de la historia o de la escena, como Cancionera, Doña Clarines, Minerva o Ventolera. No podían faltar las nomenclaturas de las cientos que conforman la Sevilla mariana: desde Asunción a cuantas benditas advocaciones cofradieras invaden la Ciudad llamada de María Santísima.

Tampoco se han olvidado en este interesante estudio de los oficios: Bordadoras, Cigarreras, Doncellas o Zurcidoras, que tanto prestigio aportaron en años singulares retratados por la historia íntima y sentimental.

Estos textos, dirigidos y coordinador por Felicidad Loscertales, con la aportación de Trinidad Núñez, Francisco Germán, Patricia Crucera y Juan Béjar, apoyados por un equipo de investigación formado por Belén de Pablos, Silvia Delgado, Susana Sanduvete, José Manuel Sevillano y Patricia Ternero, teniendo como editor a José Villa Rodríguez, conforman un amplio y riguroso estudio sobre los nombres de mujer en las calles de Sevilla. En el libro de habla de la Ciudad y de su semblanza urbana; de las mujeres de la realidad; de la Sevilla mariana; y del trabajo de las mujeres en las calles sevillanas. Varios interesantes anexos nos ofrecen un listado completo de las calles, lista por años de rotulación, lista por categorías, lista por distritos y listas por orden alfabético, más un amplio índice onomástico.

Una auténtica joya para informarnos del por qué de tantas rotulaciones con nombres de mujeres en Sevilla, saber de sus biografías y conocer, por el gran esfuerzo de este equipo, bastante más de una Ciudad a la que amamos por tantas cosas: una más, por el nombre de las mujeres que dan presencia y nombre a sus calles.

Autor: Varios
Editor: José Villa Rodríguez
Impresor: Imprenta Municipal de Sevilla
Edición: 2002
Páginas: 314
I.S.B.N.: 84-8455-074-5
Depósito Legal: SE-3851-2002

martes, 31 de julio de 2018

DESDE MI TORRE: ¡QUÉ DE COSAS!


Se escapa mi menda unos días para disfrutar del parque natural de la Sierra de Cazorla, para poner a punto mis cosas de archivo y los libros comprados, recibidos y, muchos, regalados, y el país ha dado tal vuelta en dos meses que ya no lo conoce ni la madre que lo parió, como dijo Alfonso Guerra en sus tiempos de gloria política. No puedo estar tanto tiempo sin dar en el lomo con mi varita de acebuche. Todo se desmanda.

Me encuentro con el salto del trapecio de Pedro Sánchez, hasta hace dos días defenestrado de su propio Partido, montándole en la pista de este circo nacional una moción de censura a Mariano Rajoy, el que proclamaba a los cuatro vientos que, una vez terminada esta legislatura, se presentaría para la próxima. Mucha fe tenía para aferrarse una vez más al puesto, a pesar de la división interior de un PP con la gaviota herida, de la lucha por el poder de sus conmilitones y de los palos, sinuosos, pero con muy mala leche, que le endiñaba, viniendo o no a cuento, el mismo que lo nombró con el dedo para llevar a cabo los destinos del Partido: el arrogante y aborrecible José María Aznar, que no se va del panorama político ni con agua hirviendo, y que aún sigue moviendo hilos invisibles para que en el congreso democrático (?), celebrado hace dos semanas para elegir nuevo representante por primera vez en su  historia, los ha movido con tal habilidad para que saliese uno de su cuerda: Pablo Casado, del que no se sabe -por sus primeras declaraciones- si es un experto de la Vieja Guardia o un aprendiz muy avanzado de la xenofobia, de la vuelta atrás del palo y tentetieso, de misa y rosario diario, y amante defensor del que habita -aunque Pedro dice que por poco tiempo- en el Valle de los Caídos.


Este chaval es tan listo e inteligente que logró sacar la carrera de abogado en menos tiempo que tarda en santiguarse un cura loco. Todo el aparato de su Partido se ha puesto a funcionar y todo el aparato, judicial, también. Ya no tiene que temer nada por las dudas de sus estudios meteóricos. Nada hay de irregularidad en sus convalidaciones cuando alguien dice como él, con eterna sonrisa y voz en grito que viva la rancia España. Su próximo objetivo -después de haberse cargado a Soraya y a la mitad del Partido que preside desde ahora-, es ir por Albert Rivera -tan cercano a la derecha dura, como él- y a Pedro Sánchez, que tiene menos apoyo que un anciano por parte de la Seguridad Social.


A Pedro es fácil cargárselo ya que tiene menos luces que una bicicleta de los años cuarenta, y es tan torpe que, en el mismo inicio de una legislatura que se presume breve, no se le ocurre otra cosa que ir con su señora al FIB (Festival Internacional de Benicássim) en avión oficial argumentando que cumplía con su agenda cultural. Pronto ha aprendido Sánchez los chanchullos de la mamandurria del Estado. Entre ese viajecito y emperrarse en exhumar los restos de Franco poco va a durar en su transitoria casa de Moncloa.

Los catalanes no paran y Torra se parece más al secretario o recogecosas de Puigdemont que presidente de la Generalidad; los taxistas en huelga por toda España; la Celia Villalobos metiendo la pata cada vez que abre la boca; la Soraya en pie de guerra; la Cospedal luciendo carcajadas y frotándose las manos; Arenas más triste que el cobrador de El Ocaso; Rivera acojonado por la competencia... Este país nunca se recompone de tantos sustos.

Pues así están las cosas: mal termina julio y peor parece que se va a iniciar agosto. Menos mal que ahora la ola de calor que se nos avecina nos va a dejar tontos a todos.

jueves, 10 de mayo de 2018

DESDE MI TORRE: LOS BENDITOS PATIOS DE CÓRDOBA


Córdoba, ciudad en la que vivo desde diciembre de 1995, es muy intimista, muy triste en algunas ocasiones -como la Alemania del Sur me la definió un día, almorzando por estos lares, la artista y periodista Estela Zatania-, pero que revive de su falso senequismo cuando Mayo aprieta en los costados de san Basilio, santa Marina, san Agustín, la Axerquía, la Judería, El Realejo, san Lorenzo, Santiago, el Palacio de Viana y balcones y patios de la periferia. Toda la Córdoba profunda se convierte, por mor de la Primavera, en un milagro de eclosión floral con geranios y gitanillas de todos los colores, buganvillas, trepadoras, celindas y begonias, rosales, cintas, azaleas, claveles, hortensias, alpidistras, enamoradas del muro, naranjos y limoneros. Todo este milagro anual en el espacio mínimo de antiguos corrales que conservan el ambiente habitacional de los siglos pasados.

Un auténtico milagro para la vista es lo que esta Córdoba descubre en cada eclosión primaveral. La intimidad manda sobre la belleza de arriates cuajados y macetas que conforman un caleidoscopio mágico de viva intensidad. 

Hay que venir a Córdoba siempre, pero más por estas fechas en las que el sol va duplicando los colores de las plantas sobre la cal viva de una intimidad añeja.

Córdoba ama a las plantas que dan esas flores maravillosas. Córdoba en Mayo es un misterio que no se puede explicar al que no visita sus espacios. Actos populares como la cabalgata de la Batalla de las Flores, las romerías de santo Domingo y de Linares son los aperitivos para adentrarnos en esa Córdoba mágica y silenciosa que nos convoca al éxtasis en esta estación gloriosa del año.


miércoles, 9 de mayo de 2018

DESDE MI TORRE: LAS "GUACHIS" DEL PP


Es una lástima que entre las acepciones del vocablo "guachi", que denomina a un útil de trampa para cazar aves o pequeños mamíferos, o a las naranjas que no suelen utilizarse para zumo -de ahí, quizás, el término de guachintonas-, no se contemple el muy empleado por los sevillanos aludiendo a los críos que, por haber reñido con su compañero de clases o de juegos, no se habla con el otro. Yo, que casi estoy cumpliendo los setenta años de almanaque, he utilizado la palabra "guachi", cuando era niño, en cientos de ocasiones. De nada me sirvió consultar al oráculo de Google, ni el Diccionario de la R.A.E., pero me acordé de un magnífico libro, que recomiendo, de Manuel González Salas: "Diccionario del habla sevillana", que compré, de casualidad, para distraer mi viaje, en la estación de Santa Justa, el 1 de julio de 2013. Y ahí estaba el vocablo "guachi", devolviéndome a la infancia, en los términos que he descrito, y certificando que yo no me había inventado la palabra.

A estas alturas, creo que nadie ignora que en el PP se cruzan más facas que las que se cruzaron por Sierra Morena las bandas bandoleras de "El Tempranillo" o "Tragabuches" con los hombres de la Guardia Civil enviados por Zugasti. Hay que defender lo indefendible con piernas, uñas y dientes. El Poder es el Poder, y no puede cederse ni un ápice al contrario, aunque sea de la misma clase y del mismo recreo, aún más si este propicia grandes beneficios particulares. Si hay que ser "guachis", se es, por mucho que quieran convencernos de lo distinto que todos vemos los voceadores engañosos de este Partido en cuestión.

Celebración del 2 de Mayo, Día de la Comunidad de Madrid. Nuestro presidente Rajoy -listo como buen gallego-, desaparecido en combate. Los reyes de España, ídem de ídem. Las máximas autoridades de los principales estamentos...

Y la fotografía que adjuntamos, interpretada por Maillo, Hernando, Javier Maroto y Casado, entre otros que declinaron hacer declaraciones, es la de sincera amistad entre ambas miembras del Partido del Gobierno. Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal y García no son "guachis", son como hermanas. Lo que pasa es que los españoles tenemos muy mala leche y todo lo interpretamos a nuestro modo. Seríamos tontos de solemnidad si contemplando esta imagen interpretásemos que entre ellas, entre estas dos mujeres de un gobierno que se cae del andamio, hay empatía, buen rollo y sana amistad y cordialidad. Bueno, pues los portavoces del Partido nos quieren hacer tontos o nos toman por tales. Yo soy "guachi" de todos ellos por lo falsos que son, y por eso empleo otro término muy sevillano en estas contiendas: "Tararí, tararí, un mojón pa ti".

Hoy, en su número 2137, la revista "El Jueves", que compro cada miércoles desde sus inicios, interpreta esta misma fotografía idílica de estas amigas con el siguiente texto: "La ONU envía a los cascos azules para poner paz entre Sáenz de Santamaría y Cospedal". ¿No se está dando cuenta el PP de que está haciendo el ridículo tomándonos por tontainas cuando criticamos lo evidente?


lunes, 7 de mayo de 2018

DESDE MI TORRE: ¡A JODERSE TOCAN!


El Partido en el Gobierno, el PP, está gafado en estos últimos tiempos. Si ponen un circo le crecen los enanos, se estrellan los trapecistas sobre la lona de la pista y, al mago, alguien de sus cloacas le ha cambiado los trucos para fracasar ante el público.

Ya no es el caso de las continuas corrupciones, de las habituales sentadas de sus miembros en el banquillo de la judicatura, del caso Catalá, del tema Cifuentes, de los constantes lapsus del propio M.Rajoy, de la venta del Popular, del más que consabido odio que se profesan Santamaría y Cospedal...

En Alicante, tras una visita protocolaria en la que el propio Presidente olvidó el nombre de su alcalde -que ya son cosas menores en su biografía-, lo abuchearon de gordo los pensionistas para darle a entender, con silbidos y pancartas, que pueden ser viejos pero no tontos.

Nada hubiese pasado por dejar gritar a estos hombres y mujeres que sólo piden lo que les pertenece por derecho, y no como una limosna por la que hay que salir a la calle a dar las gracias según el portavoz del propio Partido, el ínclito Rafael Hernando. Pero, como siguiendo esa senda acaban con su circo, la señora Carmen Martínez de Castro, la jefa de comunicación de M.Rajoy, la que le confecciona su agenda diaria, colaboró para que esto siga sucediendo cuando, en un descuido terrible -que supieron captar los medios de comunicación- dijo lo que sigue: Qué ganas de hacerles un corte de mangas de cojones y decirles: "Pues os jodéis".

Lo cierto es que los que se van a joder son ellos cuando lleguen las próximas elecciones, si es que no tiran antes la toalla de la desvergüenza y el desprestigio de una sociedad que no merece tal trato ofensivo.

Triste es que ellos mismos se estén cavando su propia tumba. Nosotros, como dice la señora Carmen: ¡A jodernos! ¡Qué equivocados están!

jueves, 3 de mayo de 2018

DESDE MI TORRE: HAY MUCHAS "MANADAS"


Son unos auténticos cerdos, violadores, gente que no tienen la vergüenza de ser personas con propia identidad y que tienen que unirse en una manada, como los animales, como los lobos de nuestras sierras, aunque más sangrientos y con sus conciencias deformes. Es una pena que esto ocurra en nuestros días y que, además, haya parte de la Justicia que no sepa interpretar qué es un caso de violación y qué uno de abuso. Si a uno/a le atacan cinco brutos sin escrúpulos: ¿no sabe interpretar la Justicia si es abuso o violación a estas alturas de la vida? Pues que se metan a fontaneros y dejen la toga. Dicen, cuando sucede una cuestión tan grave como la que han protagonizado estos niñatos, paisanos míos para mayor inri, que el Código Penal está obsoleto y que hay que cambiar de él algunos puntos. ¿Ahora lo dice el ministro Catalá representando al PP y echándose encima a toda la judicatura? ¿Sólo se cambia algo en España cuando el pueblo se tira a la calle y grita, llenando todos los huecos de las ciudades, que ya está bien de tantas humillaciones? Pues la verdad es que parece el mejor sistema: echarse a la calle y gritar, y que nos escuche la monarquía, y el gobierno, y sus jueces, y los gobiernos de Europa y de todos los pueblos del mundo. Ya está bien de tantas bondades como adjudican estos políticos a un país que no ha dejado de ser tercermundista desde hace muchas décadas. Y ya está bien del miedo que ha tenido el pueblo. Hora es de gritar y de que no nos impongan más vergonzosos silencios.

José Ángel Prenda Martínez, "El Prenda" por apellido y por nombre de jefe de estos desalmados; Ángel Boza; Jesús Escudero, peluquero en mi arrabal trianero; Antonio Guerrero, miembro de la Guardia Civil; y Alfonso Jesús Cabezuelo, militar, con edades que oscilan de los 26 añitos a las 30, han escrito, y sin rubor, una de las páginas negras más tristes de la historia de España. Menos mal que la sociedad ya está cansada de tanta inoperancia de nuestros políticos y se ha convertido en voceadora eficaz de tantas ofensas y en peticionaria de unas penas acordes para estos delitos.

Pero, desgraciadamente, existen muchas más manadas en todos los países. En el nuestro, no olvidemos la compuesta por muchos miembros de la Curia, no todos por fortuna: pederastas, agresivos con sus alumnos en épocas no muy lejanas, amantes y cobijadores del franquismo y, algunos, altos prebostes, hasta defensores de ETA, la banda más sanguinaria de España durante décadas de horrores y asesinatos.


También existieron y aún siguen existiendo manadas políticas: no hay que olvidarse de los GAL del PSOE y de cuando el PP quiso continuar en el Gobierno acusando a quienes no eran autores de la masacre, la más terrible en la historia de nuestro país, de los trenes de cercanía en Madrid, ocurrida el 11 de marzo de 2004 con el resultado toral de 193 muertos y cientos de heridos, sabiendo, desde el primer momento del vil atentado, que había sido cometido por una célula yihadista. El gobierno y la oposición no dieron la cara, meses más tarde, ante la Comisión en donde Pilar Manjón, entre lágrimas, los llamaba cobardes. Fue una de las páginas más vergonzosas de nuestra historia. Y hasta hoy.


Y manadas policiales. Y manadas de todos los signos y colores. Hacía falta la manada de las violaciones sexuales a las mujeres. Y ya está aquí, al parecer porque la cosa tiene gracia y una parte de la juventud tiene que divertirse a costa del dolor de sus víctimas. Aparte de la acción puntual de estos asesinos sexuales, es que es raro el día que una mujer no muere a manos de sus compañeros de cama, de los del trabajo, o de los amigos accidentales de una noche de copas que se presumía feliz.

Ricardo Javier González es un juez que ha emitido un voto discrepante con una sentencia "tan fuerte a la manada", pidiendo la libre absolución de los cinco golfos. A toda España, a toda Europa, a todo el mundo le ha parecido una auténtica aberración esta opinión personal dictada desde su corazón y desde su oficio de legislador. No sé qué entiende por justicia este hombre que ha estudiado muchísimo para aplicarla. No sé si está casado y si tiene hijas. Ignoro, ante su opinión, qué haría si en vez de esta chica, María, tuviese que juzgar, o dar su parecer como jurista, si fuese su propia hija la que cayese en manos de estos vándalos. Tendríamos que recordar lo del gran aserto antiguo: "Justicia, señor, pero, por mi casa, no".



Manadas hay muchas, como ésta por la que se encuentran divididos jueces y fiscales por un desacertado comentario del Ministro de Justicia. Pero, desgraciadamente, no hay un Gobierno, ni una Justicia, ni  un Jefe del Estado, ni unos medios de comunicación libres que persigan con honestidad, y la mirada limpia, todos los delitos que se cometen en este triste país que se llama España. Ellos, como casi siempre: "A vivir, que son dos días".


lunes, 30 de abril de 2018

DESDE MI TORRE: OTRA VUELTA A LA CENSURA


Creíamos que la censura en nuestro país murió cuando lo hizo Franco, pero aún existe Franco, la censura más atroz y el silencio, cuando no el aplauso, de aquellos que aún siguen viviendo con el odio en los labios amparados por la siglas de los partidos más vergonzosos. Es una pena vivir en un país en el que no prevalece la Justicia para todos, y sólo para los que empuñan los valores de una España rancia que ya tenía que haber desaparecido. El gobierno apoya a la llamada Fundación "Francisco Franco", se ufana de la bandera fascista del aguilucho y ataca con dureza extrema cualquier discrepancia con la voz única y el único pensamiento. Fue una gran mentira la que, con lágrimas en los ojos, pronunció Carlos Arias Navarro en la TVE el día 20 de noviembre de 1975: "Españoles, Franco ha muerto". ¿Muerto? ¿Nos lo creemos? Está más vivo que nunca tras 43 años de Democracia que apenas si han servido para borrar su memoria. 

Antes, en tiempos que nos tocó vivir a los que ya vamos por los setenta tacos de almanaque, el sistema dictatorial, los jueces y los grises sentaban a los discrepantes en el injusto banquillo del Tribunal de Orden Público (el temidoTOP) por considerar que algunas conductas, aunque fuesen sólo de pensamiento, eran delitos públicos y, como tales, debía caer sobre ellos el peso de una ley tan injusta como arbitraria. Esta Ley, nominada como 154/1963, duró hasta dos años después de haber muerto el dictador, pero es que, si nos atenemos a las condenas que hoy se están produciendo, esa maldita ley sigue existiendo, enviando a la cárcel a raperos, artistas, escritores y librepensantes que critican a una monarquía impuesta, y jamás votada, y a un gobierno lleno de chorizos, cuyos miembros intentan forrarse obligando al pueblo a un silencio injusto y totalmente anticonstitucional.

Pero al pueblo llano y trabajador ya no lo calla nadie. Ningún político es capaz de ponerle mordazas: y ahí están los casos de las múltiples manifestaciones en todas las ciudades del país. Unas luchan por el robo de las pensiones; otras por la defensa de la igualdad de las mujeres; los médicos por sus derechos y el declive de la sanidad pública; jueces y fiscales por la mejoría y agilidad de una justicia obsoleta; ancianos/as por conseguir, de una vez por todas, el cumplimiento de la tan cacareada ley de dependencia, jamás cumplida; los jóvenes, la generación mejor formada de nuestra historia, por conseguir puestos de trabajo dignos y no verse en la necesidad de emigrar a otros países; los enseñantes por la miseria de sus sueldos y la precariedad del sistema educativo; la propia policía y cuerpos de seguridad del Estado por sus condiciones tercermundistas de trabajo; los periodistas porque sus directores no les obliguen a contar mentiras...

Desde Ayamonte hasta el Cabo de Gata, desde Almería a Finisterre, desde aquí hasta el de Creus, España, ese país en el que todavía creemos, está gritando a voces que no nos merecemos este trato, como si no dependiéramos de Europa y fuésemos la punta hiriente de África.

La censura en los grandes encuentros de fútbol es totalmente demencial. Nuestros gobernantes -y más si el que juega una final es el Barcelona -por cierto Campeón de la liga 2018-, son los que incendian el estadio del encuentro requisando camisetas amarillas, banderolas, esteladas y gorras. Pero no es censura, ya que al equipo de la Ciudad Condal, a esos cabrones, debe eliminarlo -según ellos- hasta El Alcoyano. Este PP de nuestros pecados electorales lo está pasando putas en este tramo: por los casos de corrupciones masivas; por la falta de hombres y mujeres que puedan salvar al partido de esta hecatombe política que se avecina; por el tema Cifuentes -el del máster y el de las cremas-; por el enfrentamiento de Montoro con el juez Llarena; por el "ahora no hay dinero" y el sucumbir con el PNV, de la noche a la mañana, a igualar las pensiones con el IPC. ¡Panda de inútiles! Aunque a lo peor, por esto que digo, tengan la desvergüenza de dinamitar mi Torre, como hizo Franco con el edificio del diario Madrid el 23 de abril de 1973, hace ya 45 años.

¿Que no hay censura? La misma mentira que pronunció Carlos Arias en 1975 se repite hoy. Quien se crea que esto es una Democracia, miente como él. No estamos en un Estado de Derecho. Por desgracia, y con la guerra incivil que siempre nos recuerdan estos gobernantes para meternos miedo, nos encontramos en un Estado de Sitio.


viernes, 27 de abril de 2018

DESDE MI TORRE: LA INDEFENSIÓN DE LAS MUJERES

(Del Diario.es. 27 de abril de 2018)



viernes, 20 de abril de 2018

LA MENTIRA TIENE LAS PATAS MUY CORTAS EN LA CORRUPCIÓN


Esta es una imagen de quid pro quo, cuando el actual rector de la URJC, Javier Ramos, se une con Cristina Cifuentes en el acto de posesión del rectorado. Quid pro quo, una expresión latina con mil variantes según los países en los que suele emplearse, pero que no varía mucho en su intencionalidad: Doy para que me des; hoy por ti, mañana por mí; cambiamos una cosa por otra, etc.

Su acostumbrado uso, sobretodo cuando lo utilizan los políticos en su beneficio, ha llevado a España a producir numerosos y muy importantes casos de corrupción de toda índole y en todos los estamentos del Estado. La espantosa corrupción española ha minado los campos de las obras públicas, la sanidad, las cuestiones laborales, la vivienda, la libertad de expresión -y de impresión-, la de la educación primaria, secundaria y universitaria... Todo está corrupto a nivel de las instituciones. Ni una sola se salva. Los ciudadanos sólo servimos como pagaches de un gobierno que está en quiebra por los malos usos y que nos está arrastrando a la pobreza y, lo que es peor, a una humillación vergonzante como personas. 

Lo de Cristina Cifuentes es casi lo mínimo que suele pasar en nuestro país día a día, aún siendo muy importante este tema de falsificación, continuas mentiras y chabacana soberbia política. Ya se va a cumplir un mes desde el que un profesor de la URJC, Salvador Perelló, abogando por la limpieza en la Universidad en la que ejerce, dio el pitido de salida de este tema -que ya huele por la resistencia-, de la Presidenta de la Comunidad de Madrid, más mentirosa y nariguda que el Pinocho creado por el carpintero Geppeto en la célebre y universal obra de Carlo Collodi.

Esto ha servido para destapar parte de la gran corrupción que habita en nuestro país, y en el que se ven implicados el propio gobierno con muchos de sus ministros y altos cargos, constructores, empresarios de todo tipo, jueces, rectores universitarios, policías y adláteres de todos los gremios. Es una pena el hecho de la corrupción generalizada, y un auténtico desastre el no poder hablar de este tema, y de otros más candentes y vergonzosos, con tus propios amigos y compañeros, ya que en España, desgraciadamente, y por miedo, por temor a una ley mordaza injustificable en cualquier país democrático -que conste que España no lo es- todos callan y asienten con la pérdida de los derechos, con la censura impuesta, pasando los ojos por esta degeneración sin querer ver ni oír. Tenemos lo que nos merecemos: una generación de viejos que siguen dando el callo pidiendo a gritos lo que les pertenece, unos políticos a los que les llega la mierda al cuello, y una juventud sindi: sin dinero, sin trabajo, sin ambiciones y sin vergüenza, y que se salve el que pueda.

El tema Cifuentes ha servido para tirar de la manta y sacar las miserias de los contrarios. Desde Luis Roldán hasta nuestros días, nombres y más nombres, siglas y más siglas, se superponen en una espiral de engaños a los hombres y mujeres a los que siempre han dicho que iban a defender en sus proclamas políticas de las elecciones. Se me quedarán muchos políticos con másters falsos en la lista de uno y otro bando: Juan Manuel Moreno Bonilla (PP) -el eterno presidenciable para la Junta de Andalucía-; Elena Valenciano (PSOE); el falso médico Tomás Burgos (PP); Joaquín Ramírez (PP); el propio M.Rajoy (PP); Alfredo Pérez Rubalcaba (PSOE); Fátima Báñez (PP); Pablo Iglesias (PODEMOS); Albert Rivera (CIUDADANOS); Artur Mas (CIU); Ana Mato (PP); Pilar Rahola; César Zafra (CIUDADANOS); Juan Carlos Monedero; Leyre Pajín (PSOE); Patxi López (PSOE); Gregorio Rojo (PSOE); Trinidad Jiménez (PSOE); José Montilla (PSOE); José Luis Corcuera (PSOE)..., y sigan añadiendo nombres a esta larga y vergonzante lista de CV de politicastros de nuestro país. Quien sea demócrata tiene que sentir una tremenda vergüenza de esta España en la que habitamos, cuya imagen manchan sin pudor alguno aquellos a quienes votamos.

Ha bastado lo de la Presidenta de la Comunidad de Madrid para sacar parte de la miseria de los demás partidos. Toda la legislatura se llevan tirándose los trastos a la cabeza voceando aquello de: ¡Y tú más! ¿Eso es gobernar, señores?

Hoy, por estas y otras circunstancias propiciadas por los políticos, al menos a mí me da vergüenza de ser y sentirme español. La mayoría de los que nos gobiernan van a lo suyo: a forrarse y a forrar a los que después les abrirán las puertas giratorias de las grandes empresas y les propiciarán un lugar de lujo en sus consejos de administración. ¿Y el pueblo? Pues pasándolas canutas para ver cómo puede llegar a fin de mes.

La mentira, que según acepción de la RAE es una expresión contraria a la verdad, y es una declaración falsa o parcial realizada por alguien cuyo objetivo principal es que se le crean, tiene las patas muy cortas, pero aún más en casos de clara corrupción. Pero, ojo, que aquí nadie dimite por engañar o intentar engañar al pueblo. Lo que se lleva políticamente es defender la inocencia (?) aún a costa del más sangrante ridículo. Es lo que tenemos. Es una pena, una ignominia, un fraude a toda escala que se enfrenta a la nobleza y sinceridad del voto de cada uno que ejerce su derecho.

Está en la nebulosa el tema Cifuentes y nos aparece por el tétrico horizonte político español el tema del ministro Montoro con el juez Llarena. O nos volvemos locos los españoles o dejamos de votar. Es la única fórmula que se me ocurre antes de sentirme engañado y humillado una vez más.

martes, 10 de abril de 2018

DESDE MI TORRE: EL CACHONDEO DE LA CIFUENTES Y EL PP


Después de todos los desastres políticos que están ocurriendo en nuestro país últimamente, los muy patrioteros del PP, los que viven de la mamela, los aplaudidores, los abrepuertas, los recogecosas, los abrazafarolas y los conmilitones de los distintos partidos -que más parecen partidas de las que perseguía Julián de Zugasti por Sierra Morena y por la de Ronda-, se cabrean cuando a España la descalifican constantemente en los medios internacionales. Es que es lo que hay, señores: ministros/as, medalla cofradiera al pecho, cantando que son el novio de la muerte en la Semana Santa de Málaga, aún a pesar de que, tal como indica el artículo 16, punto 3, de nuestra Constitución, ninguna confesión tendrá carácter estatal; ministros y diputados y personal de alto standing -amparados por el propio Presidente- haciendo lo que les da la gana e intentando convencer al país que sin ellos en el Poder esto sería un auténtico desastre; una clase política que miente constantemente a todos los españoles creyendo firmemente que todos somos tontos y que nos tragamos, además con muy buena fe, todas la barbaridades que nos cuentan. Esto es lo que hay, señores. Y lo malo es que este coche político no tiene rueda de repuesto. El partido que podría actuar como verdadera oposición, Ciudadanos, y que según las encuestas puede arrancarle el gobierno a los peperos, es un calco del que ocupa el banco azul del Congreso y duda más que un bizco en un cruce a la hora de pronunciarse en cualquier tema que pueda comprometerle.

Para colmo de males al tema alemán de Puidegmon, al de los presupuestos generales en el aire, al de las calles llenas de manifestaciones, con la advertencia de una posible huelga general, se une la más que demostrada mentira -aunque quieran convencernos de todo lo contrario- del máster de la señora Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid. El tema, después de muchos vaivenes de la Universidad Rey Juan Carlos, que está gozando de menos prestigio que un betunero en Marbella, y de la más que demostrada soberbia de Cifuentes defendiendo lo indefendible, mientras se ríe de todos, está ocupando todos los espacios de prensa, radio y televisión y, como el de las dos reinas, también ha cruzado nuestras fronteras para ser criticado en todo el mundo. Esto es lo que hay, señores.

La convención del PP en Sevilla el pasado fin de semana para dar auge al Partido ha sido un desastre y ha logrado lo contrario de lo que se pretendía. Doña Cristina ha sido la gran protagonista con una verborrea imposible de aguantar y con unas poses más dignas de un programa televisivo morrallero que de una persona que es presidenta de una comunidad autonómica. Le faltó besar al director del hotel -que aún no lo sé-, pero ninguno de los asistentes se quedó sin su beso, mucho menos el presidente Rajoy, que la defiende a capa y espada sabiendo de principio a fin que el tema del máster de su pupila de partido es un auténtico montaje en clara connivencia con la degradada Universidad.


El caso, al parecer, fue destapado por el muy cualificado profesor de la Universidad, Salvador Perelló, combatidor, desde hace mucho tiempo, de las injusticias que en ella se cometen. El acta de su máster lleva varias firmas falsas, así como se falsificó el acta completa propiciada por el rectorado. Pero ni aparece el acta ni aquí dimite nadie. La desvergüenza de una y otra parte campa a sus anchas. Y no passsssssa nada. A eso es a lo que nos tiene acostumbrados el PP de nuestras miserias. Qué fácil es, y en un solo día, saber la verdad: SÍ o NO. Pero ellos, unos y otros: Gobierno, Universidad y Cifuentes, continúan mareando la perdiz y poniendo de los nervios a todos los españoles que no piensan como ellos.

Hasta para combatir la mentira la política anda de por medio. Lástima. Y más lástima que no se arregle un tema tan  fácil como el de Cifuentes en un tiempo mínimo. Sólo el PSOE, apoyado por Podemos, ha pedido una moción de censura para Cristina Cifuentes. Ciudadanos, al que siempre le gusta nadar guardando la ropa, ha demostrado una vez más su cobardía para combatir la corrupción. Para ellos todo se basa en números de rentabilidad política. Y ahora, como siempre dice su patrón Rajoy, ahora no toca. Pues nada, señores, a esperar, que para eso estamos. Es lo que hay mientras los votantes se inclinen siempre en las urnas a dar sus sufragios al mal hacer y a una corrupción inmensa que llena de mierda a todas las instituciones. Y que se salven las pocas que hayan decentes. Nos sobrarán los dedos de una mano.

No hay otra cosa, señores.


lunes, 9 de abril de 2018

DESDE MI TORRE: MARCHANDO UNA DE REINAS


Esta fotografía, y otras del mismo tono, tomada al finalizar el Domingo de Resurrección la misa de Pascua, en la catedral de Palma de Mallorca, ha dado la vuelta al mundo para vergüenza de propios y extraños. Como estábamos aburridos en estas fechas de Semana Santa con los temas de Cifuentes, Puidegmón, el juicio de los EREs, la Gurtel, las manifestaciones de funcionarios, jueces y fiscales, las de la Sanidad, la del soterramiento de las vías del AVE en Murcia y la petición de los granaínos pidiendo que el tren llegue a la ciudad, una de las más turísticas de nuestro país, después de tres años y dos días desconectada de este medio de locomoción, las de los pensionistas, las de las mujeres, etc., pues la señora Letizia Ortiz Rocasolano, reina de España por la gracia de Dios, que no por el sufragio de los votos, la lía de gordo saliéndole con este gesto el pelo de la dehesa.

He dejado pasar un poco el tiempo para este breve comentario por aquello de la superabundancia de información de todo tipo en los medios de comunicación: prensa, radio y televisión y, por supuesto, en los cientos de cachondos memes ridiculizantes, las conversaciones callejeras, las de los centros de trabajo y bares y hasta en el seno de las propias familias.

Aunque conocía el libro que sobre ella escribió su primo hermano, David Rocasolano, publicado el año 2013 por Ediciones Akal, titulado "Adiós, Princesa" (ISBN: 978-84-96797-61-1), no había tenido el placer de leerlo, ya que creía derivaría en una publicación rosa tan al uso en nuestros tiempos. Pero me animé, lo compré y Amazon me lo puso en casa al día siguiente. Me lo bebí de pitón a rabo en una sola jornada y releí algunos pasajes que no tienen desperdicio. Esta Letizia: divorciada, reuntada y abortista -que no es mi Reina ni la de muchos españoles-, según su primo, que la sacó de muchos apuros durante toda su vida, y aún más ante el acercamiento a la Casa Real, haciendo desaparecer de la clínica Dator de Madrid la documentación de un aborto que tuvo su prima, fruto de las relaciones con un compañero periodista del que el escritor ofrece nombre y apellido, la califica de soberbia, dictatorial, orgullosa y paranoica. Y, en verdad, de paranoica se puede tildar el gesto de esta borde Reina, sin apenas vasallos, a la salida de la misa de Pascua en Mallorca. Lo malo de este nefasto ejemplo es que parece lo está copiando la futura Reina: la infanta Leonor, quien no se cortó un pelo para quitar de mala forma de su hombro derecho la mano de su abuela, la Reina emérita Sofía.

Lo dicho: el pelo de la dehesa. A la plebeya -como así la denomina el experto en casas reales: Jaime Peñafiel- hay que atiborrarla de clases de educación si no quiere que la monarquía fracase. Mucho le va a costar a la Casa Real remontar este incidente provocado por esta maleducada que no cae nada de bien a casi toda España. La monarquía siempre pende de un hilo, y Letizia, con sus gestos, puede romperlo en un segundo.

Por la cara brusca de Felipe VI, por la de Juan Carlos, y hasta por la de los propios guardaespaldas, amén de la de la Reina emérita, se podía intuir la inmensa bronca que se armaría al llegar a la Zarzuela. No es para menos. Ayer domingo, ante la visita familiar a Juan Carlos a la clínica donde le han operado de la rodilla, parece que todo era normal, una estampa idílica familiar. De una semana a otra todo ha quedado en el olvido. No hay mentira más grande. Hay que considerar que con las sonrisas obligadas de cara a la galería ellos se ganan el sueldo y tienen que disimular todo el odio acumulado contra esta advenediza a la realeza que durante mucho tiempo de su vida se jactaba de ser antimonárquica. Todo el falso esfuerzo que hizo para conquistar el corazón de Felipe, hasta tener la inmensa suerte de llegar a Reina de España, de esta España de charanga y pandereta, la ha tirado por la borda en un gesto que ha dado la vuelta al mundo, aunque no es el único que ha protagonizado desde que era una simple periodista hasta llegar a la Zarzuela.

No soy monárquico, pero sí soy un hombre educado que respeta a las instituciones. Falta le hace a esta arribista Reina de pacotilla unas buenas lecciones de educación y aprender a respetar a su marido que, entre otras cosas, es el Jefe del Estado. Ha tardado, pero al fin se le ha visto el pelo de la dehesa: ese que suele salir a flote más tarde o más temprano. ¡Cosas!


viernes, 23 de marzo de 2018

DESDE MI TORRE: MI VIERNES DE DOLORES



MI VIERNES DE DOLORES

No coinciden las fechas por tu santo:
unas veces abril y otras por marzo,
pero intento engarzar y siempre engarzo
lo mucho  que te amé. Y hoy viene el llanto

de nuevo a visitarme con tu encanto.
Aquí me tienes, como es fuerte el cuarzo;
pero, débil sin ti, marzo no es marzo,
ni abril será ya abril sin que tu manto

me proteja, me cuide y se me arrope
a mi cuerpo de niño, siempre al lado
del tuyo, que eran límites muy sabios.

Me dejaste aquí,  y voy excavando
mi corazón sin besos por buscarte
el bendito horizonte de tus labios.

martes, 20 de marzo de 2018

DESDE MI TORRE: SEVILLA ESTRENA SU PRIMAVERA


A Sevilla no le van bien las sombras del otoño ni los edredones del invierno. Se aguantan los chaparrones de los termómetros veraniegos, pero cuando Sevilla se enseñorea -aunque siempre ha sido y es señora para ejemplo del Mundo- es cuando arranca su Primavera. No la primavera que arropa a todos los países. No, no, qué va, Sevilla vacila de una Primavera única cuando se convierte en colores, en hiedras matizadas, en las enamoradas del muro que cubren sus fachadas, en el azahar que brota de sus naranjos y limoneros, en los romeros de sus arriates, en las altas damas de noche perfumadas de sus patios, y en las buganvillas que asoman por sus almenas y por sus altas tapias, en sus jazmines olorosos y perennes, en el variopinto caleidoscopio de sus geranios y gitanillas que se vuelcan en sus balcones, en la enredadera natural de sus claveles perpetuos, en sus azaleas y begonias...

Sevilla es la luz de todo el mundo, el cielo azul que se santigua al ver pasar a su Estrella camino del puente mientras la piropean por San Jacinto. Sevilla huele a Semana Santa, pero no es así: Sevilla, a pesar de la Pasión que se conmemora en un sola semana, es la reina de la alegría, el gozo, la diversidad, la copa de manzanilla y la tapa en un gastado mostrador mientras la conversación de los amigos se derrama con este derroche de vida. Sevilla resucita, curiosamente, un Viernes de Dolores, se viste de gala un Domingo de Ramos y se llena de dorado albero en una Resurrección en la patena maestrante.

Mueren sus Cristos y lloran sus vírgenes mientras el azahar perfuma todos sus quicios y perfiles, pero goza el sevillano con la Pasión, con el esplendor que marca con incienso en el calendario, con el regocijo de la túnica planchada sobre la butaca mimbreña del salón. Enmudecen sus calles ante la pisada silenciosa de su Gran Poder, revive en sus Esperanzas, se sacrifica para seguir viviendo en su Cachorro, y espera, paciente, que llegue ese domingo de gloria en el que voltean a júbilo todas las campanas de sus espadañas y la Giralda, señora y señorona del paisaje, desde al Aljarafe a la Vega, hace cimbrear su cuerpo de alta espiga para añadirse a la alegría de sus hijos.

Sevilla ha resucitado y se ha llenado de colores. Tras ese silencio que ha impuesto su Semana de Pasión, Sevilla se disfraza y transforma de nuevo en otra alegría singular. Se almidonan trajes y volantes, se limpian sombreros y zahones, se acicalan mujeres y hombres y niños, y niñas que ya mueven sus brazos al son de unas "sevillanas" que nunca olvidarán y que, días andando, también enseñarán a su prole. ¡Primavera de Sevilla! La luz cae sobre el espacio como un chorro de oro cálido que hay que disfrutar. El goce mayor está metido en una copa de vino fino, en el aro de una charla sin prisas, en el baile entrelazado, en los ojos húmedos de vivencias...

Cuando el Real ya ha apagado sus últimas luces, Sevilla se viste de Pentecostés y pone verdes a su vida soñando caminos de marismas cercanas para reverenciar a su Madre del Rocío...

Sevilla, un año más, estrena Primavera y se moja, enterita, de todas las bendiciones con las que quiso dotarla el Hacedor.


lunes, 19 de marzo de 2018

DESDE MI TORRE: LOS GOBERNANTES SUELEN PERPETUARSE


El éxito de las votaciones que nuevamente han nombrado a Vladímir Putin como Presidente, con el 76% de los votos, es indudable. Probablemente es que a los pueblos les caen muy bien los que mandan, aunque los que deben mandar sobre los diversos gobiernos son los pueblos. Putin se va a perpetuar más que Stalin y Franco, más que la Colonia Añeja y aún más que el restaurante madrileño de Botín. ¿Qué droga es el Poder para que nadie quiera dejarlo? Sin duda tiene que ser más fuerte que la heroína, la coca y la marihuana, y todos aquellos opiáceos de los que andan por el mundo.

Pues nada, ahí tienen al hombre, que es más frío que una nevera de playa y fija más los ojos que un azor en su presa, siempre tieso como el nazareno que lleva la Cruz de Guía de El Calvario, más callado que un gitano en los juzgados y más serio que el que porta el farol del Santo Entierro. ¡Pero ahí está el tío!

El incienso de nuestras procesiones no mata lo que el gas "Sarín" o el nuevo "Novichok". Más mata en nuestro país el "Butano", por los precios que tienen que pagar los pensionistas. La extinta Unión Soviética quiere recuperar a la antigua Rusia: la del Poder, la del caviar, las bellas mujeres y el vodka, y la de la dictadura, la de la nueva Guerra Fría, la del enfrentamiento eterno con Estados unidos. ¡Faltaría más! Pues buenos se han unido: Trump y Putin: dos excelentes personas, dos maravillosos estadistas, dos excelentes hombres a los que Dios puso en el mundo para lograr la paz del mismo. ¡Qué excelentes genios mundiales: el Alfa y el Omega!!

Y no digo lo contrario para cubrirme. No vaya a ser que mañana reciba otra carta letal de Fátima Báñez, que me deje muerto con otro 0'25, una de Trump con gas mostaza , o una de Putin, con olor a vodka rojo llena de "Novichok". ¡Benditos, que sois unos benditos! Que os quiero a todos, ¿vale?

domingo, 18 de marzo de 2018

DESDE MI TORRE: SEÑOR M.RAJOY, UNA IMAGEN VALE MÁS QUE MIL PALABRAS


Ante los grandes problemas del país, nuestro Presidente del Gobierno siempre se ríe de nosotros e intenta desviar la atención hacia otros temas que sólo saca en los momentos justos, como está pasando con la prisión permanente revisable, que evidentemente hay que discutir con atención pero con mucha serenidad. M.Rajoy no puede querer aprovecharse de ciertas coyunturas tristísimas para toda España, muy dolorosas, para, como un gran ilusionista, hacernos que dirijamos las miradas hacia otro lado, al que a él y a los suyos les interesa. No le ha dado importancia alguna, al menos para el exterior, a las protestas feministas, que han sido todo un éxito elogiado por casi todos los medios mundiales. Ante los bofetones, se esconde. Es lo que ha hecho siempre.

Ayer, ante otra de las grandes lecciones del pueblo que no sabe presidir, los pensionistas le dimos otro bofetón de los gordos, a pesar de que él y su portavoz Rafael Hernando se hayan llevado semanas rezando y poniendo velas a Dios para que viniera otro diluvio universal y tuviese que suspenderse la manifestación. Pero los viejos, defendiendo nuestra dignidad, hemos tenido la ocasión, una vez más, de demostrar que tenemos más cojones que el caballo de "El Espartero", aquel don Baldomero en cuya escultura ecuestre madrileña (1886) su autor, el escultor de Tarragona Pablo Gilbert, dotó de más atributos a su caballo que al propio general.

¿Que nos dirá ahora, señor M.Rajoy? Estas manifestaciones, como a mí me gusta, nos están organizadas por los sindicatos ni, afortunadamente, las banderas de C.C.O.O. y UGT se mezclan con el pueblo. Ayer sólo los paraguas amparaban a miles y miles de personas que pusieron sus voces claras a sus velas petitorias. Cayó la mundial -agua muy necesaria para los pantanos y acuíferos-, y la mundial de pérdida de votos para los arrogantes. Estas manifestaciones  están levantadas desde el propio pueblo por la insolidaridad de su gobierno, por el robo sistemático a aquellos que levantamos a la España que usted preside, llamada generación de héroes.

Como dicen que una imagen vale más que mil palabras, aquí lleva más de diez mil palabras en fotos diferentes que he tomado prestadas de los importantes medios impresos de comunicación del país, aunque estoy seguro de ya tendrá un dossier sobre su mesa del que puede reírse, aunque presiento que está temblando por sus consecuencias. Una vez que tome usted una decisión valiente sobre el tema, ya hablaremos de la prisión permanente renovable y de otras cosas urgentes, siempre que se recojan en la Constitución. Y por cierto: ¿Entrará, por fin, Urdangarín en prisión? A lo peor, para usted, como la huelga feminista, ahora no toca.











¿Hay algo más en lo que le pueda ayudar, señor M.Rajoy? De nada.

viernes, 16 de marzo de 2018

DESDE MI TORRE: EN LUCHA POR LAS PENSIONES


No hay que bajar la guardia ante este robo del Gobierno a los jubilados. Sus representantes nos han robado el dinero y la dignidad, y encima se ríen de nosotros después de habernos dicho durante  décadas que todo lo que estábamos cotizando a la Seguridad (inseguridad) Social conformarían nuestras pagas de jubilados. Cuando doblas la esquina, te encuentras con un desfalco, a los que ya nos tienen acostumbrados a lo largo de nuestras vidas. Hemos pagado el IRPF durante muchos años y, ahora, nos lo vuelven a cobrar. Nos juraron y perjuraron que nuestras pensiones subirían de acuerdo con el IPC, y ahora nos dan el tocomocho del 0'25, además anunciado a bombo y platillo con una carta sarcástica de la ministra Fátima Báñez.

Como decía "El Guerra", el segundo gran califa cordobés: "Lo que no pué ser no pué ser, y además es imposible". Pues esto no puede ser porque es un atraco a mano armada. Y me parece que este delito a tantos millones de personas está penado, o debería. Y, además, es imposible que nos maten a tantos viejos por defender nuestros derechos: bien de hambre o de frío.

He dicho en estas páginas miles de veces que no pertenezco a ningún partido político, pero yo me quito mi sombrero -ya que soy de los que los usan cada día- ante Julio Anguita -al que llamaban "El Califa Rojo"- porque ha demostrado haber sido el político más honrado de España y el único, en toda la democracia española, que renunció por escrito a la paga vitalicia de pensión máxima, con la argumentación de que tenía bastante con la pensión de su ejercicio de profesor. 1848 euros es la pensión del que ha sido el político más honesto de este país de sinvergüenzas. Posee un coche modesto, un Seat León, un piso medio muy cercano a mi casa, y un ordenador para propagar sus ideas, sus escritos y sus lecciones magistrales.

Deberían escuchar qué dice este hombre -que, entre otras cosas, fue el mejor alcalde que tuvo Córdoba- sobre el tema de las pensiones. No sé cómo se hace esto de la informática para trasladar un archivo de vídeo, pero les dejo el contacto en el que pueden verlo y escucharlo. No tiene desperdicio. La mente de este hombre es totalmente clarividente: https:/www.facebook.com/SpanishRevolution/.../160088659666680

El Gobierno ha rescatado a los bancos -y cómo no si esas son sus puertas giratorias-; ha rescatado a varias autopistas deficitarias -otras puertas giratorias para sus jubilaciones millonarias- y que, curiosamente, está formada por una sociedad concesionaria con Ferrovial, Sacyr y Kutxabank. La última, me parece que es la tercera, la AP-36, la que va de Ocaña hasta La Roda. Miles y miles de millones de euros para salvar a los ricos, para salvarse ellos, para salvar lo salvable donde ellos tienen sus intereses.

¿Esto es vergüenza? ¿Nos quiere dar Rajoy lecciones de dignidad?

Mañana no tiene más remedio que tragarse el chaparrón. Y es gordo. Los viejos no nos vamos a conformar con el 0'25 hasta que Rajoy y su compaña -Alibabá con 50.000 ladrones- tengan la misma subida que nosotros y, como máximo, por ser politicastros, 3.000 euros de sueldo. ¡Que ya está bien!


miércoles, 14 de marzo de 2018

DESDE MI TORRE: UNA SOLUCIÓN CACHONDA PARA LAS PENSIONES



No, que no ha habido un terremoto en el Congreso ni Tejero ha entrado de nuevo. Es que sus "señorías" estaban en la cafetería, poniéndose del diez por menos de dos euros: esos a los que no han llegado la mayoría de los jubilados con la enorme subida del 0'25 de Fátima Báñez, ministra del PP nombrada por M.Rajoy. En el Congreso, los diputados/as hacen la semana americana: que van cuando les da la gana.

El gallego, como Franco, siempre se cree que está en posesión de la razón -aunque para razón, razón, aunque muy de derechas, ya está Paco Marhuenda, que sí que acude a todos los debates de la tele para trincar un poquito más cada día, decir que la huelga feminista es de pijas y que los pensionistas no tenemos derecho a protestar. ¡Faltaría más, don Francisco!

Bien apoyado está en muchos flancos el señor M.Rajoy, el que se lleva dos horas hablando y hablando sin dejar en claro absolutamente nada.

Qué buen artista es usted
que nada y guarda la ropa,
siempre dice que va a proa
cuando navega hacia popa
ayer, hoy, y anteayer.

El número uno es 
de mentiroso impulsivo,
un Caudillo renovado,
un Caudillo redivivo.

Que hay que hablar del feminismo:
dice que no puede ser
hablar hoy de la mujer.
Mas dan todas el coñazo
y pronto se pone el lazo.

Ni nombrar a las pensiones,
¡harto estoy de tanto viejo!,
y después se va al Congreso
y dice que les da un beso,
aunque de subidas, nones.

No se da cuenta Mariano
que su presencia en España
es cual fístula en el ano.

Sólo aplauden al gallego
los golfos de la mamela,
los que se llevan la tela
y participan del juego.

Pues señor M.Rajoy,
yo le doy la solución
para que comience hoy:

Ustedes, los que nos mandan,
y se llevan la telanda:
tres mil euros como mucho,
sin prebendas ni lisonjas.
De millonarios a monjas.

Nada de oficiales coches,
de visas y mamandurrias
que a los viejos nos abruma.
Políticos de la tuna
de hotel a hotel con bandurrias.

Búsquense la vida, hombres
y mujeres del PP
como hacen todas y todos
cuando empieza a amanecer.

¿Que no puede ser así?
¿Que no se puede vivir
con tan poquito dinero?
-Pregúntele a los ancianos
que siempre estamos a cero.

A usted y a todo su equipo
le daba yo dos mojones,
porque estamos del PP,
y muy clarito, de usted:
hasta los mismos cojones.

DESDE MI TORRE: ¡QUÉ GRAN LECCIÓN, PATRICIA!


Has sufrido lo peor: la muerte por asesinato de un hijo, de tu único hijo. Pero te has merecido lo mejor: el reconocimiento y el amor de toda España y de gran parte del mundo. Tu entereza ha sido un ejemplo de sacrificio y bondad para todos nosotros. Nada de venganzas ni de odios, nada de peleas, como hacen nuestros políticos. Cierre a la puerta de un drama que, por mucho que compartamos, sólo te ha tocado vivir a ti, Patricia. Gabriel se ha quedado con sus pececitos y se ha acabado el mal sueño de la bruja. Y nosotros, todos, con la sonrisa contagiosa de ese niño al que jamás olvidaremos, y con tu clase y tu talante.

¡Qué sublime lección de honestidad, de sinceridad, de millones de lágrimas crecidas desde la verdad! ¡Qué grande y humilde tu palabra! Cuando todos nos distraemos y sufrimos por nimiedades, vienes tú como catedrática de la vida a poner orden a nuestras penas, a enseñarnos cómo deben vivirse las tragedias, a conquistar un "cum laude" de fe, esperanza y caridad.

Ahora todo ha pasado, Patricia, aunque te queda lo peor: el recuerdo, los quince días que has batallado por creer que Gabriel aún vivía en vuestras lindes; las sospechas claras de que era la bruja quien te lo había robado para siempre. Andalucía, tan gigantesca siempre en sus manifestaciones, en las alegría y los dolores, sabe que te mereces la medalla de oro de las antiguas minas de Rodalquilar, oro sacado de sus entrañas pulso a pulso y pico a pico, lágrima a lágrima: todas las que nos ha arrancado Gabriel con su muerte y tú con un ejemplo que será muy difícil de olvidar.

Un diez de nota se quedaría corto para premiar todos tus gestos. Sólo te animo a que te recuperes, a que sigas amando al mundo así, de esa manera tuya, a que concilies todo lo malo que te ha pasado con la bondad que nos has pregonado, a que no te derrumbes nunca, jamás, para que sigas siendo el faro de una vida que a todos se nos congeló cuando supimos de esta noticia que nunca quisimos conocer.

Un fuerte abrazo, Patricia, por la lección que nos has dado a todos en este mundo lleno de desesperanzas.