miércoles, 25 de julio de 2012

DELICIAS DEL EROTISMO: EMILIO JIMÉNEZ DÍAZ

LA ABSOLUCIÓN

Fui a confesarme al cura de mi aldea
de que había hecho el amor a una paisana,
y el curato, ya viejo mente insana,
quería saber su nombre. -¿Usted bromea?

le dije, chamuscándole la idea
de enterarse quién era la aldeana.
-¡sí el pecado, mas nunca la cristiana
que me hizo tan feliz en la berrea!

-Niño, ¿fue Charo, Marta, Dolorcita,
Jesusa, Patrocinio, la Paquita,
la que habita el cortijo de "Altasvistas"...?

El párroco cogió un gran sofocón
y se negó a impartirme absolución,
mas, sin querer, me dio cientos de pistas.


Emilio Jiménez Díaz
"Pecados veniales. Coñografías"
1999

No hay comentarios:

Publicar un comentario