lunes, 20 de febrero de 2012

LAS SOLEARES NUESTRAS DE CADA DÍA (10)


Estoy tan hecho a sufrir
que ya hasta quiero a mis penas
y ellas me quieren a mí.

Pena de corazón mío,
no poder aborrecer
a quien mucho se ha querío.

De noche en tu huerto entré
y lo que sembré en tu huerto
con mi llanto lo regué.

Mi vida entre dos mujeres,
me quiere la que no quiero,
la que quiero no me quiere.

Dicen que te vas el lunes,
¿por qué no te vas el martes?
que tiene mi corazón
muchas cosas que contarte.

Me gusta ser marinero
y navegar por los ojos
de la morena que quiero.

Escarmentando aprendí
a no fiarme de nadie,
pero me fié de ti.


Antonio Murciano

No hay comentarios:

Publicar un comentario