miércoles, 22 de febrero de 2012

DESDE MI TORRE: UN POQUITO DE CORDURA, POR FAVOR


Los sucesos de Valencia pueden tener, y tienen, varias lecturas, y todas ellas demasiado desagradables. Por una parte porque, con la desafortunada y exagerada intervención de la policía, todos podemos pensar que de nuevo ha vuelto la derecha más recalcitrante y nostálgica de la dictadura franquista, que todo lo arreglaba a palos, y, por otra, porque mucho me temo que estos estudiantes valencianos de institutos no se inspiraron solos para hacer frente al gobierno contra los recortes en la educación. Viendo esta fotografía del diario "El Mundo", nadie puede negar que la policía se pasó de la raya, pero tampoco que el herido ya ha pasado de sobra los años para pertenecer a estos ciclos educativos. 

España está que trina, y no es bueno echar más leña al fuego. A tan solo tres meses de las pasadas elecciones, y por mucho que nos quieran vender la burra de las urgentes leyes para atacar la crisis, la reforma laboral, que sólo favorece a los empresarios, y de qué forma, no ha caído nada bien en un país que esperaba un milagro del PP para que pasara lo contrario. No nos podemos quejar del resultado de las urnas, ya que votamos a ciegas. Nadie sabía, porque no lo dijo nunca, el programa electoral de Rajoy. Ahora lo sabemos, y son muchos los que se arrepienten, a tan sólo 90 días, de haber depositado su voto con su nombre. Para colmo, llegan estos incidentes de Valencia -propiciados por algún oscuro sector- que nos llevan de nuevo a las peores páginas de la España negra y a recordar aquella triste frase de Fraga -santo ideólogo del PP- de "la calle es mía". 

La batalla por Andalucía, tras estas dos pifias del partido en el Poder, va a ser determinante para el futuro inmediato. Los socialistas han demostrado, tras 30 años de gobierno andaluz, su ineficacia, su descaro y sus líos con el erario público, y tienen que salir y sentarse en el banquillo hasta otra próxima ocasión. Pero si gana el PP es poner en sus manos demasiado poder, y esto jamás es bueno  para una democracia. Se puede diversificar el voto, pero parece que aquí sólo gustan las mayorías y, por lo tanto, esto será siempre un bipartidismo que evidentemente es perjudicial. Aquí pasamos del PP al PSOE, y al contrario, como nuestros antepasados pasaban de la admiración por Joselito a Belmonte y de Belmonte a Joselito. Hay otras opciones, pero apenas si nadie les da el voto para que puedan hacer una oposición seria. Siempre perteneceremos a una de las dos Españas machadianas que nos helará el corazón.

Rajoy ha dejado a medio país fuera de juego porque no esperaba reforma tan atroz, y a otro medio país que se va a quedar en la calle por culpa de esta reforma que da todo el poder al que de siempre lo ha tenido en relación al obrero. Y las fuerzas del orden de Rajoy se han cebado con "el enemigo" -Jefe Superior de la Policía de Valencia, dixit- de unos estudiantes y, ciertamente, de algunos infiltrados, con una contundencia tan brutal como inadmisible, ni siquiera empleada, por ejemplo, en las manifestaciones a favor de ETA. ¿Me lo explican?

Mal se le pone el ojo a la yegua. Si en pocas semanas Rajoy ha pasado de ser el ganador en las elecciones del 20-N -que tiene guasa la fecha- a ser uno de los hombres más odiados y contradictorios de este país, es que algo está pasando y algo gordo puede pasar, porque cierto es que, como dice el refrán, en tiempos revueltos, ganancia de pescadores; y sólo hay que coger los manuales de historia para comprender que lo mismo que se está mascando estos días en el ambiente es lo que se masticaba antes de los años fatídicos que nadie quiere recordar y que muchos, afortunadamente, no llegamos a conocer.

La Prudencia y la Templanza son virtudes que debemos manejar con más frecuencia. Quien quiera liarla desde los bajos fondos de la política, debe ser controlado y contenido en sus afanes por los servicios secretos del Poder. Pero jamás debe cebarse la violencia en unos chavales -sin duda ingénuamente guiados por expertos interesados- que sólo se enfrentaban -quizás en la primera manifestación de sus vidas- a un gobierno político que en tantas cosas los ha dejado al pairo. Donde la juventud estalla, el Estado no puede ponerse nervioso ni extralimitarse en sus funciones.


5 comentarios:

  1. Por asuntos laborales he estado en Valencia esta semana, donde te puedes imaginar hasta que punto ha llegado la indignación. La situación es preocupante: policía dando palos a menores, comisarios de policía sacados de películas de otras épocas, ministro del interior que no sabe que decir, obispos venidos arriba pidiendo más poder para la Iglesia, empresarios de otros tiempos sacando pecho públicamente y riéndose de los parados, sindicatos de ultraderecha acusando a jueces......Mucho me temo que el nuevo Alcalde de Sevilla, el Sr Zoido, el que ha puesto un sueldo de 150.000 euros al nuevo Gerente de Fibes, reconstruya El Castillo de San Jorge de Triana y lo convierta de nuevo en la sede de la Inquisición.

    ResponderEliminar
  2. Con todas las variaciones posibles, mucho me temo que la cosa va a ir por ahí. La izquierda ha perdido una oportunidad gloriosa para haber hecho las cosas bien y erradicar a su contrario. Pero sus miembros sólo se han dedicado al amiguismo, a trincar impunemente, y a llevarnos a la ruina. ¿Entre unos y otros? Lo mejor es la conciencia. A mi edad ya no me van a engañar ni unos ni otros, pero siempre me sorprenden.
    Lo del caso de Zoido también es para echarse a llorar. ¿Se da cuenta el pueblo que no tiene de qué comer que son 150.000 euros más todas sus prebendas? Sólo me fiaré de los políticos cuando cobren al mes, como mucho, 2.500 euros y se tengan que pagar los taxis de sus bolsillos, que los interventores de gobiernos, juntas, ayuntamientos y diputaciones intervengan de verdad, y que todo sea normal y transparente. Por eso yo siempre voto, pero en blanco, defendiendo siempre que este voto debería servir para quitar de la poltrona a más de cuatro salteadores de caminos.
    Que se salve el que pueda -que para eso están los salvavidas de aforados y de abogados de prestigio-, pero a mí me parecen todos unos sinvergüenzas que sólo engañan a quienes se dejan engañar.

    ResponderEliminar
  3. uff!!!

    Hoy sin comentarios...no puedo más con la corrupción tanto de izquierdas como de derechas...pero bueno, si los que mandan son los de ultraderechas me dan miedo.

    Saludos. Pues la verdad que el voto en blanco es el voto a la sinceridad, no apetece votar a nadie.

    Ia

    ResponderEliminar
  4. Los ultras, tanto de un lado como de otro, dan miedo..., y pena. No existirían si existiesen gobiernos honrados.
    A mí no se me apetece votar a nadie, pero quiero que mi voto en blanco, tal como estamos pidiendo muchos cientos de miles de españoles desde hace varios años, sirva para quitar escaños del Congreso. ¡Ni cuenta, no les interesa!

    ResponderEliminar
  5. El voto en blanco para lo que sirve es para ponerles las cosas más difíciles a los partidos minoritarios y beneficiar a "PPSOE", ya que los votos en blanco se contabilizan como votos válidos y cuentan a la hora de repartir los escaños, es decir, hace falta más votos para conseguir un escaño. Aconsejo votar nulo ya que esto no afecta a los partidos minoritarios o bien la abstención desde casa. Lo suyo sería que el voto en blanco se viese reflejado en el Congreso de los diputados en forma de asientos vacíos, pero de momento eso no es posible...que lástima, lo más parecido que hay es votar a un partido político que se llama escaños en blanco que se comprometen si sacan escaños a no ocuparlos en el Congreso. Hasta la próxima, un abrazo a todxs.

    ResponderEliminar