martes, 8 de noviembre de 2011

DESDE MI TORRE: UN MES SIN RUTH Y SIN JOSÉ


Queremos creer que estos hermosos hermanos de seis y cuatro años de edad, Ruth y José Bretón, aún están vivos, que nadie ha podido empuñar una mano asesina sobre ellos, y aún menos del entorno más cercano. Queremos creer, y creemos, que este embrollo del hipotético secuestro que defiende el padre se va a aclarar pronto, y que estas sonrisas infantiles van a volver a brillar para tranquilidad de todos sus familiares y, además, de toda la ciudad de Córdoba, que desde el pasado día 8 de octubre, hoy hace un mes, sigue preguntándose en las calles, mercados y bares cómo es posible que un tema, aparentemente sencillo para la policía y los estamentos judiciales, se esté dilatando tanto en el tiempo. 

Ayer por la tarde, con mi amigo José Luis y su hija Elena, estuve allí donde dice el padre que ocurrió todo: gran parque que acoge a la "Ciudad de los Niños", frente por frente al deportivo y senderista llamado de Cruz Conde. Sobre la marcha le estuve explicando a mi amigo los lugares de la desaparición, y coincidimos en que es prácticamente imposible que allí desaparezcan dos criaturas, y al mismo tiempo, con la cantidad de gente que se mueve en ese entorno y con las cámaras vigilantes del territorio infantil. Córdoba entera se hace cábalas, se crea sus propias conjeturas, está triste, tristísima desde aquel fatídico día. Todos sospechan del padre, desde los investigadores a la judicatura. Por eso está en prisión preventiva. Pero los días pasan y cunde el desánimo en todos, y nada se aclara, y los niños no aparecen... Siempre son los niños los inocentes pagaches de las broncas y separaciones de sus padres. Siempre se erigen en víctimas y en moneda de cambio.

Principalmente, por el bien de estas dos criaturitas, y para que una ciudad tan tranquila como Córdoba recupere su sonrisa, anhelamos que los niños aparezcan de un momento a otro, que nos den esa sorpresa, que sigan conservando el candor de sus sonrisas y que, al fin, como si nada hubiese sucedido, los niños sigan siendo esos niños a los que nadie les debe alejar del supremo y hermoso derecho a la libertad.

4 comentarios:

  1. no solo cordoba yo desde aqui (Valencia) espero que estas criaturitas vuelvan corriendo a los brazos de su madre que pueda comerselos a besos, y volver a la vida que le han quitado. Espero, deseo y creo que estas dos inocentes preciosidades velvan y todo quede en un mal sueño y desde luego el responsable (sea quien sea )pague. Un beso desde Valencia, todos estamos con esta familia.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Carol. El peor de los asesinatos es robarle una sonrisa a un niño, que es de las pocas cosas que nos ofrecen alegría en esta vida. Yo no paro de estar al momento escuchando noticias, leyendo las de última hora, preguntándome y preocupándome. Tengo cuatro nietos hermosísimos..., y eso te da mucho que pensar.
    Me alegra saber que también estás tan preocupada como nosotros.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Sólo te puedo decir, Emilio, que me es imposible mirar las caritas de estos niños...

    ResponderEliminar
  4. Yo las veo todos los días en mi portal, en las calles, supermercados, negocios (?) y bares. Miro a estos niños y no me dejan un segundo de aliento. Parece que fuesen míos. Córdoba, como he dicho, está triste, muy triste. La mirada de estos niños por todos los rincones, nos desangra el corazón.

    ResponderEliminar