lunes, 3 de octubre de 2011

TRIANA EN LABIOS DE LA COPLA (y 122)

Y PUNTO FINAL...


Queridos blogueros y seguidores de esta página: Desde hace cuatro meses, concretamente desde el 4 del pasado mes de junio del presente año, hemos volcado a Triana en labios de la copla. Un número de 1.218 se han mostrado en un pequeño muestrario de lo que ha dado de sí Triana, nuestro barrio universal, inspirando a poetas, letristas y músicos. Digo que es una muestra, porque sería imposible recabar todas cuantas en el mundo del arte han sido. Triana tiene magia y sonoridad en su nombre. Triana sabe a río, como decíamos al inicio de estas páginas, a torería, a duendes escondidos por sus múltiples perfiles, a gitanos, a toreros, a cantaores por una y otra Cava, a las más legendarias seguiriyas y a las más ensoleradas soleares. Triana sabe a pueblo, y huele a terruño, a vegas fecundas y antiguas alquerías árabes. Triana sobresale por las labores de sus hombres en la marinería, en la fragua y en los alfares. Triana no es un nombre, sin más. Lo hemos podido contemplar en los poemas a ella dedicados, y a estos cientos de coplas que sólo han sabido arrimarnos al costado bendito de su nombre. Triana ha dado historiadores ilustres y teólogos de fama, pintores, poetas e ingenieros, y a muchos trianeros humanísimos en su historia popular. Triana es fe, ascensión y gloria fecunda. Triana, sólo su nombre, se derrite en los labios como la azúcar. Triana guarda  un perfil común, pero está llena de innumerables perfiles. Triana es telúrica, madre que te atrae a su centro de gestación: por eso es imposible apartarse de su cordón umbilical. 

Santa Ana es nuestra veleta de la fe. Su centro el Altozano. Sus arterias importantes, San Jacinto y las Cavas. Sus capilares, todas las calles que la conforman. Su corazón, el de todos los trianeros, con los que no pudo la horrible especulación de los años 60. Triana, aún en la diáspora, está más viva que nunca. Jamás un barrio se asimiló tanto al espíritu de una Ciudad, como hemos podido ver y sentir en estos renglones.

Espero que estas páginas hayan llenado un espacio de vuestras vidas. Para vosotros las recolecté pacientemente. Para todos los trianeros, se hizo este libro, que espero sepan compartir con aquellos que os pregunten, tal vez despistados, qué es y significa TRIANA.

Un abrazo para todos:
Emilio Jiménez Díaz


6 comentarios:

  1. Enhorabuena, Emilio. Un logro más en pro de nuestro querido barrio.

    ResponderEliminar
  2. Tú sabes que lo hago todo por Triana. Lástima que después le den el nombramiento de Trianero de Honor a los destructores del caserío.

    ResponderEliminar
  3. Tu libro "Triana en Labios de la Copla" ocupa un lugar privilegiado en mis casas de Triana y de Morón. Siempre están a la vista para que su lectura sea frecuente. El primero que compré se lo regalé a mi padre y el segundo fue un regalo a Elisa con una preciosa dedicatoria tuya.
    No olvidaré nunca dicho nombramiento; cuando le estaban entregando el galardón en el Hotel Triana se me vino a la memoria la imagen del solar de nuestro corral de la calle Torrijos, acababa de pasar la piqueta y todavía se apreciaban algunos restos reconocibles del mismo. Malditos aquellos trianeros que, por acción u omisión, permitieron que fuese Trianero de Honor quien durante muchos años ha especulado y sigue especulando con Triana.

    ResponderEliminar
  4. Te agradezco de veras que "Triana en labios de la copla" ocupe un puesto de prioridad en tu casa. Recuerdo que a un traumatólogo de Córdoba, que me hizo un gran favor, se lo regalé. Y el hombre se compró un atril y lo puso en la entrada de su consulta particular -que era su domicilio- para leer una página al día y para que pudieran leerlo sus clientes.
    Lo del nombramiento de este hombre, de Juan Silverio, no tiene nombre. El primer gran patinazo de la Comisión de la Velá. Yo no espero nada de mi barrio, sino vuestra amistad. Pero, hombre, no hay un día en el que en mi blog no salga el nombre de Triana por algún sitio, y no hay una conferencia, pregón o acto cultural en el que no me busque las maneras para meter su nombre con alguna excusa. Pues nada, el galardón de "TRIANERO DE HONOR" se lo dan a un hombre que no ha tenido pudor alguno para cargarse a media Triana, entre estas caídas las de nuestro corral de nacencia. ¡Cosas!

    ResponderEliminar
  5. Cosas, si querido Emilio...

    Me deseaste que a través de las páginas de tu libro, pudiera conocer Triana como en un paseo por sus calles. Recuerdo aquel momento, y recuerdo aquellos días... (tu sabes) y aprovecho para darte las gracias por... la dedicatoria y por un paseo bajo la lluvia ( que este año al parecer se hará esperar ya que el sol y el calor se resisten a dejarnos) que nunca olvidaré.

    Al entrar en nuestra casa en Triana, lo primero con lo que te encuentras es con un recibidor con una mesita pequeña que sostiene a "Triana en Labios de la Copla".

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Me acuerdo perfectamente de aquel hermoso día de la dedicatoria y de la lluvia...
    Me siento muy honrado con que el libro ocupe un lugar privilegiado en vuestra casa, al igual que espero que Triana siempre ocupe un sitio en vuestros corazones.

    ResponderEliminar