domingo, 16 de octubre de 2011

GALERÍA DE PERSONAJES POPULARES DE SEVILLA: "EL MARQUÉS DE LAS CABRIOLAS"

Pocas personas con más gracia y sentido del humor han existido en nuestra ciudad como el inolvidable Luis Martínez Vice, apócrifo "Marqués de las Cabriolas", Presidente de la Peña "Er 77" y Director de su Manicomio desde su fundación en el ya lejano año de 1927. Pero, inclusive al margen de la "gloriosa entidad" que presidió, este tenía un sentido del humor tan increíble como surrealista, que demostró incluso -dicen los que le conocieron a fondo- poco antes de entrar en el quirófano para una operación que lo llevaría a la muerte. Cuentan que al ver las caras descompuestas de sus familiares y más cercanos amigos, les dijo: -No quiero ver más caras tristes, eh, así que llevadme al quirófano cantando el pasodoble "Gallito". ¡Genial!

Nació en la calle San Eloy el 29 de agosto de 1891, y fue un hombre que recorrió mucho mundo. Era alto, agraciado, tenía don de gente y una "parla" insuperable, de ahí que dejase un buen sabor de boca entre sus compañeros de "El Bazar Sevillano" y, más tarde, con el gusanillo de los toros en su cuerpo, atravesando el charco para exhibirse en Argentina con el nombre de "El Niño del Bazar" y en otras tierras hispanoamericanas, hasta llegar a ser banderillero del excéntrico matador malagueño, casi tan loco como él, Matías Lara "Larita". Ya de vuelta de su bohemia taurina, pudo colocarse en Sevilla en la célebre Previsión Española como agente comercial, siempre andando de domicilio en domicilio con su carterilla de recibos debajo del brazo. A este oficio también Luis Martínez Vice le sacó su parte humorística cuando decía: -A mí me querían mucho los clientes. Cuando iba a sus casas, casi todos me decían que volviera mañana otra vez...¡Impagable sentido del humor!

El Manicomio de "Er 77" -con reuniones que hicieron historia-se situó en su nuevo domicilio de recién inaugurado barrio de Nervión, recién urbanizado, donde vivió en la calle Cardenal Lluch, número 16. Unos dicen que fue allí, en unas fiestas que se hacían por la festividad de San José, cuando invitaron a nuestro personaje a una cabalgata, en la que apareció disfrazado a la "Federica", donde los vecinos le pusieron el título, para la eternidad, de "Marques de las Cabriolas", aunque, al parecer, el título lo logró varios años antes en Uruguay en el transcurso de una fiesta de disfraces. Jamás se pudo desprender de este título hasta su muerte, ocurrida el 10 de enero de 1959, ni después de ella, porque basta mencionarlo para que toda Sevilla se acuerde de quién se trata.


Luis Martínez Vice, que aparte de su humorismo tenía silueta de "marqués", como puede verse en la ilustración anterior, era amigo cabal de sus amigos, y hasta tuvo su secretario "particular", desde 1941, en la  persona del jefe de obrador de Confitería La Campana, José Martínez López, también apócrifo "Conde de las Natillas"; su pintor de cámara, Braulio Ruiz Sánchez "Caballete"; y hasta su gran poeta particular, Hilario Gutiérrez Gil, aparte de una corte más que suficiente de plumíferos de alto cuño y dibujantes excelentes, Entre los que no faltaron los Álvarez Quintero Jacinto Benavente, Rafael Belmonte y el genial Waldasua. Tal fue el caso de Andrés Camino, poniendo en labios de su "marqués" este soneto esdrújulo con el título de "Prolegómeno" en el libro-programa de la entidad de 1946:

En un soneto esdrújulo y fonético
y en rima bien patente, aunque lacónica,
expresaré de forma categórica
el amor que le tengo a lo profético.

Triunfará este programa por poético;
por su gracia y su sal, tal vez histriónica;
mas no será la risa tan sardónica
que nos haga pensar en lo patético.

Este libro editó, como un apólogo,
quien por beber "moyate" paga cédula
y en cambia no la paga por psicólogo.

Para gente que beba y no sea indrédula,
este soneto mando como prólogo...
convencido del triunfo, hasta la médula.


Genial fue el homenaje, cuya idea nació en el "Manicomio" de Nervión, de rendir homenaje a "Babieca", el caballo del Cid Campeador, por haber sido excluído en la Semana del Caballo de Jerez de la Frontera. Cualquier excusa valía para formar un sarao y sacar unos duros para las obras asistenciales de los Hermanos de San Juan de Dios. ¿En qué consistió este homenaje? Pues en un desfile por delante de la estatua del Cid de todos los burros que "quisieran asociarse" al acto, los cuales serían obsequiados con medio kilo de cebada de los Almacenes de Cereales de don Manuel Espinosa, de calle Adriano, 16; y a sus dueños o arrieros a unas copas de vino español de las casas del Real Tesoro de Jerez, Manzanilla "Cásica" de Florido Hermanos de Sanlúcar de Barrameda. Y, como final, Coñac Terry "Centenario"..., y nada más. El día previsto, y después de dos días sin comer los burros presentes, los situaron en círculo alrededor del monumento, y claro, cuando sacaron los exquisitos cereales de Espinosa, los burros hicieron una reverencia hasta la comida qué para qué contarles. ¡Genialidades de estos genios del humor capitaneados por el "Marqués"! En el programa de mano se decía que el caballo de la estatua sería rifado por el Cupón de los Ciegos del día 24, y que el agraciado podrá dejar allí el caballo, pero que ya sabe que es suyo y que nunca caduca el premio. Esto ocurrió en mayo de 1954.


El año antes, también en beneficio de la Orden de San Juan de Dios, desde el "Manicomio" de la calle Cardenal Lluch, 16, se trasladó un piano de la marca "Herald" hasta Los Remedios a hombros de los componentes de la Peña "Er 77" y con el costo de dos pesetas cada vez que se metía el hombro. Cada dos minutos se hacía un descanso para tomar unas copitas de vino y reponer fuerzas. En los sitios más estratégicos- rezaba la convocatoria- parará la comitiva, dándose un concierto de Sevillanas, para lo cual se han ofrecido varios señores profesores de piano y distinguidas señoritas de la localidad. Esto se realizó el 19 de Septiembre de 1953, comenzando a las 6 de la tarde y con el siguiente recorrido: Cardenal Lluch, Eduardo Dato, Puerta de la Carne, Menéndez Pelayo, Pasarela, San Fernando, Puerta de Jerez, Paseo de Cristina, Puente de San Telmo, Los Remedios y calle Ánimas, 1, domicilio de su propietario, Manuel Méndez-Núñez. Como colofón, se decía en la convocatoria: En este recorrido de 3 kilómetros y medio a 4, calculamos que llegaremos al final de las 5 a las 6 de la mañana del domingo día 20. ¿Hay quién de más?


Inolvidable Luis Martínez Vice, vendedor en "El Bazar Sevillano", maletilla, banderillero, cobrador de seguros de La Previsión Española, cabal, querido, moyatoso, artista de los pies a la cabeza, creador de las legendarias "Bienales de Arte y Ciencia", del "Ratonódromo", de la pitonisa "Tekalau Bakalau", del "Curdímetro", de la "Primera Exposición Mundial de Mierdas", de la "Máquina para fabricar huevos", de los célebres decálogos: "Odia al agua, no la alabes, no la bebas, no te laves"... Genial hombre sevillano, uno de sus personajes populares, e ilustres, al que cantó de esta guisa exacta su buen amigo Braulio:

La esplendidez y el rumbo por solera,
la sal y la pimienta en la ironía,
a la perenne luz de su alegría
une siempre la luz de su cartera.

Para nade la estorba su cojera:
cabriolea, lidia, baila, se alía
a toda juvenil algarabía
y al mundo se lo pone por montera.

Filósofo sutil del optimismo,
al mal tiempo le pone buena cara,
y al bueno, de "moyate" un sinapismo.

Y dinámico, activo, lo acapara
todo: trabajo y "juerga". Da lo mismo.
¡Más ay si esa gran copa se secara!


9 comentarios:

  1. Magnífica esta serie, la caseta "El 77" sigue existiendo en la Feria de Sevilla, creo que en la calle Joselito el Gallo. No debería olvidar en esta remembranza a los oficios ancestrales, el sillero, el latero, el paragüero, etc. y las figuras inolvidables del ditero, los mariquitas que vendían la colonia en los corrales, a los que rifaban sandías en los veladores al corte de una baraja de cartas... hay una buen venero de dónde tirar, hasta el tío que iba en la bicicleta con un naipe cogido con un palillo de la ropa haciendo ruido en los radios, y si retrocedemos más, a los puestos de agua o a los que iban con las mulas por las calles vendiendo su leche, ordeñándolas allí mismito, a la vista del consumidor. ¡Qué tiempos! Saludos y enhorabuena, Emilio. José Luis Tirado Fernández.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por los piropos. La verdad es que todas esas imágenes están en mis recuerdos. Los viví. Pero me falta información fotográfica. De algunos, tengo, pero de otros muchos, no. ¿Habrá algún amante de este blog que quiera ayudarnos?

    ResponderEliminar
  3. José Manuel Holgado Brenes16 de octubre de 2011, 18:28

    Sí, querido Emilio, yo tengo muchas fotos de profesiones antiguas, inclusive tengo abierta una carpeta así llamada. Unas son de Sevilla, otras no, unas son hechas por mí,y otras no.
    Por e-mail te mandaré poco a poco, porque pesan bastante, una serie de ellas. Ya nuestros seguidores conocen la que tu comentaste, del fotógrafo de los jardines de Murillo.

    ResponderEliminar
  4. Que por cierto, fue buenísima, con esas tripas en las que guardaba de todo. Pus ya sabes, verla intercalando con las otras. Yo tengo varias, pero no como para hacer un capítulo de ellas. Espero los envíos que me debes.

    ResponderEliminar
  5. En recuerdo a este personaje el desfile principal del carnaval en Montevideo (Uruguay) es encabezado entre otros por "El Marques de las Cabriolas" .......era un actor comico Roberto Capablanca quien le daba vida en los ultimos desfiles recientemente fallecido

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por tan grata información, amigo.

    ResponderEliminar
  7. Enhorabuena, señor Jiménez Díaz, por tan documentada información sobre el inefable Marqués. Tengo entendido que tanto él como el Conde eran sevillistas. ¿Es así? Reciba un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  8. Estimado D., Emilio. Soy nieto de uno de los locos "der 77", y cada vez que puedo leer sobre esta "honorable institución" sevillana, disfruto como si mi abuelo fuese el que me contase todos los detalles de cada una de las "ocurrencias" que tanto en el manicomio, como en la caseta se daban. Entonces, donde se puede conseguir mayor información sobre estas genialidades, o de los miembros que componían este regalo para sevillanía; recuerdo que el ABC, publicó una hoja coleccionable sobre estos reinventores del buen vivir sevillano -era yo muy pequeño y no conservé ni una-, y que a título de coleccionista se comercia con la publicación periódica de este instituto ... pero, existe una memoria escrita por los propios miembros? y si la hubiese como se puede acceder a ella u obtener copia de esta.
    Quedo a la espera de su contestación y ojalá podamos compartir un buen vaso del pozo que se colocaba el la caseta para todos los beodos que por allí pasaban.
    Mil gracias!

    ResponderEliminar
  9. Estimado amigo: yo tuve la suerte de saber de estos "locos" gracias a que mi padre era uno más, y desde niño se me abrían los ojos en la Feria del Prado ante tanta originalidad de humor de esta pléyade de artistas. Tengo muchas cosas de "Er 77", entre otras sus "libros-programa" de cada año, en los que llegaron a colaborar desde los Álvarez Quintero hasta don Jacinto Benavente. Tengo las páginas que indica de ABC..., pero me faltan aún muchas cosas que estarán desperdigadas por algunos hogares sevillanos. No creo que exista memoria escrita de sus miembros, todo lo dejaban en los libros-programas anuales.
    Yo también deseo que podamos compartir una copa de manzanilla por la memoria de tan grandes genios.

    ResponderEliminar