martes, 26 de julio de 2011

MI PALABRA: EL RELOJ (15)


RELOJ DE LA INFANCIA

Nace un niño. El reloj ya le acompaña
cuando abandona el vientre y llega el grito
que lo lanza a la vida, a este maldito
valle de tanta lágrima. A la hazaña

de ese llanto primero, ya se ensaña
con su vida el tic-tac. Parece escrito
que desde la nacencia al infinito
siempre vaya con él, cual cosa extraña.

Va la infancia del cero hasta la Nada
mecida entre los mimos y los besos
desde el Poniente a una nueva mañana.

Sólo un reloj lo hace feliz en cada
sorbo materno diario de los pechos
de su madre cantándole una nana.

Emilio Jiménez Díaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario