martes, 26 de julio de 2011

DESDE MI TORRE: ¡VA POR USTED, DON ÁNGEL!


Hoy es uno de tus muchos días grandes, Ángel. Esta noche, cuando Triana está engalanada para el inicio de otra noche de Velá, día grande de la Señá Sant'Ana, a la que con tanto mimo cuida Manuel Azcárate, das a la vida la emoción de un nuevo libro que vendrá a engrosar una parte importantísima de la historia de nuestro arrabal. Recuerdo con emoción cuando, también en julio, en los prolegómenos de nuestra fiesta más cabal, allá por 1992, poníamos de largo a mi "Triana en labios de la copla". Hoy toca el bautizo a ese maravilloso ejemplar que has ido gestando después de muchos años de trabajo, de esfuerzo y, por qué no decirlo, también de dinero y vicisitudes, libro que he tenido la emoción de releer varias veces en su borrador y del que me has concedido el honor inmerecido de su prólogo.

Todas tus palabras han sido siempre para el barrio de nuestra nacencia, y todas tus sonrisas, y todos tus mosqueos cuando los politicos de turno no cumplen sus deberes con la liturgia que Triana merece. Lo digo ahí, en ese hermoso ejemplar que hoy presentáis, y lo digo siempre: tras Ariño, Justino Matute y Manuel Macías, tú eres el gran historiador de una Triana que se ha quedado por descubrir en muchas de sus parcelas. Si ayer le tocó a sus personajes, a sus calles, a sus rincones, hoy pones ese cronicón de la Velá para aquellos que quieran saber con exactitud la añeja hermosura de esta fiesta del verano que abre sus galas al río y a Sevilla. Nadie podrá saber de tanta historia de esta fiesta entrañable si no se empapa de este libro tuyo, fehaciente de fechas y anécdotas, diccionario vivo de la Triana festiva en torno a quien convoca toda la fe del arrabal, sudada edición de quien ha cotejado miles de datos, de quien ha arañado en las hemerotecas, de quien, por el amor a su barrio, ha sabido descubrirnos, en una prosa amable y en cientos de imágenes añejas, los secretos más íntimos y cercanos de esta celebración anual.

Sabes cuánto siento no poder estar ahí, compartiendo contigo y con los muchos amigos que van a asistir a la presentación el nuevo fruto de tu trabajo. Bien sabes los motivos personales que me lo impiden. Pero quiero que sepas que estoy con vosotros en el espíritu del gozo que vais a compartir. Miraré ese reloj fatídico que siempre nos acompaña, y me asomaré a la Plaza de Chapina para daros un abrazo y charlar de tantas y tantas cosas como tenemos pendientes.

Triana, siempre tan olvidadiza como Sevilla, debe alguna vez grabar tu nombre en su alma con los reflejos metálicos de Ramos Rejano, y debe dar las gracias a la Señora Santa Ana porque en su terruño salgan muchos hombres como tú, que siempre la has llevado en volandas en tu corazón y en tus libros.

¡Vaya por usted, don Ángel Vela Nieto!

Un abrazo:
Emilio Jiménez Díaz

8 comentarios:

  1. Yo también me adhiero a tu extraordinario brindis a Ángel y como tú con tu espiritu, si no lo impide nada, yo estaré fisicamente en el acto y, como no, también con mi espiritu y mis cinco sentidos abierto de par en par. Que la Sta. Virgen de la Estrella ilumine el evento.¿Que mejor candelería?.

    ResponderEliminar
  2. La mejor candelería para el pasopalio de Ángel son sus amigso. Hoy, una vez más, estamos con él: unos, como tú, físicamente, y otros, como yo, rabiando por poder estar, en espíritu, alma y devoción.
    Que lo paséis bien.

    ResponderEliminar
  3. Claro que estuviste, Emilio, como has estado desde que nos siente desde Córdoba. Ayer formaste parte del regalo de la amistad que fue el acto y nuestros amigos -de antes, de ahora, de siempre- disfrutaron de tu presencia.

    ResponderEliminar
  4. ... y Antonio, (FerCa), puede decírtelo como yo.
    Nada ilumina ni abriga como el dulce rescoldo de la amistad.

    ResponderEliminar
  5. Emilio Jiménez Díaz27 de julio de 2011, 23:11

    Me he alegrado muchísimo al leer la prensa de la cantidad de amigos que te rodearon. Yo también estaba entre ellos. No dejé de pensar ni un segundo, desde Isla Cristina, en todos vosotros, y muy particularmente en ti. Parece que las cosas en Triana han vuelto por el cauce de las benditas celebraciones que nos legó Alberto.
    Nuevamente, felicidades.

    ResponderEliminar
  6. Gracias de nuevo, Emilio. Si, creo que hay lugar para la esperanza, y espero que el nuevo delegado consiga, sobrado de méritos, el título de honor y sentimental de "alcalde de Triana". De momento es un aspirante con "buena pinta".

    ResponderEliminar
  7. Pues si, no tengo nada que añadir. Felicitar a Ángel desde aquí aunque ayer y hoy lo he felicitado y además hemos tomado una copa juntos, no sé porqué sabía que me lo iba a encontrar. También decir que efectivamente se ha notado y bastante, incluso con la premura, el cambio de personal en la Velá propiamente dicha y en el entorno. Mucha presencia policial de uniforme y de paisano han espantado las molestias y se ha ganado en calidad. Muchísima juventud sana y con ganas de divertirse, bailando sevillanas casi por toda la calle Betis. Notamos mucho tu ausencia, Emilio, faltaba sin tí media Triana. Ángel con su clásica sencillez lo bordó.

    ResponderEliminar
  8. ¡Bien sabéis cuanto me alegro! Ojalá Triana tenga una nueva oportunidad con este delegado al que estoy deseando conocer.

    ResponderEliminar