viernes, 10 de junio de 2011

PÁRESE, POR FAVOR, A PENSAR (5)


Holgado es un genio del objetivo filosofal, de saber darnos una imagen para que cada uno la interprete a su manera. De tal genio, fotografías tan geniales como la que hoy nos ofrece, a la que puede darse innumerables interpretaciones. Todas válidas, por supuesto. Me coge a un mestizo sentado en la puerta de una tienda a la que, al parecer, la crisis ha echado sus persianas de vinilo con un gran reclamo: DISPONIBLE. 954 089 510. Ante ella ha sentado sus reales sin anorexia este músico callejero que, por lo que se aprecia en la imagen, aparte de acompañarse de la guitarra, es capaz de ser un experto malabarista con los bolos circenses, y quién sabe si, ahondando en sus macutos, inteligente prestidigitador de un mundo que le planta cara a la tristeza.

Cara de bonachón gasta este hombre que sólo quiere poner una sonrisa en nuestras vidas, esa que nos están robando desde la Alemania de la señora Merkel y desde el sibarita Club Bilderberg, del que forman parte todos los grandes millonarios que por el mundo son. Todos, si Dios no lo remedia, terminaremos así: José Manuel haciendo retratos ficticios con un telón de fondo, como aquellas viejas y sepiadas fotos feriales; yo, escribiendo sonetos por un euro a quien me lo quiera dar en la puerta de unos grandes almacenes; tú, que estás leyendo estas líneas, que te has parado a pensar unos momentos, haciéndote el tullido en las puertas de una iglesia. si es que queda sitio libre.

Pienso que ¿para qué quieren tanto dinero los que ya lo tienen en abundancia? ¿no habrá un día en que se cambiarán los papeles? ¿jamás veremos a un ministro tocando la guitarra esperando que en el ataúd de su funda caigan unas monedas de caridad? La utopía siempre es un sueño, nunca una realidad. Hasta el Dios que nos gobierna parece estar siempre al lado de los poderosos. Y, sin embargo, creo en él, en su justicia infinita, aunque sea tan lenta como la que distribuyen los jueces españoles.

En la izquierda de la imagen aparece un folio con tiritas telefónicas de alguien que ofrece a los demás su servicio. Posiblemente, se diga en él: Médico titulado se ofrece para recoger basuras a domicilio de personas impedidas", o "Mujer casada, decente, con tres hijos, ofrece sus servicios de relax para hombres que lo precisen"...

Mientras, los políticos dicen que vivimos en el estado del bienestar, que España está tremenda y es ejemplo del mundo. Llamen, llamen al número de la fotografía, porque yo ya no sé si el que está disponible es el local o este músico-malabarista con cara de buena gente.


Fotografía: José Manuel Holgado Brenes
Texto: Emilio Jiménez Díaz

2 comentarios:

  1. José Manuel Holgado Brenes11 de junio de 2011, 18:27

    No Emilio, no, tu no terminarás "vendiendo sonetos por un euro", porque el Señor te ha dotado con suficientes talentos y los estás haciendo fructificar como Él manda.

    ResponderEliminar
  2. Tú tampoco vas a terminar haciendo fotografías en la feria. Bien sabes que es un recurso de los poetas para expresar que este mundo va muy mal. Menos mal que los creyentes lo llevamos yodo un poquito mejor.

    ResponderEliminar