domingo, 8 de mayo de 2011

LA HERMOSURA DE LOS PATIOS CORDOBESES


Pocas hermosuras en el mundo valen tan poco contemplar como la de los patios cordobeses en este Mayo florido. Es el principal atractivo de la ciudad en estos días anteriores a la larga, cómoda y luminosa Feria de la Salud, orilla del río. Los patios del casco antiguo, y muy especialmente los de las callejas del barrio de San Basilio, se abren a los visitantes mostrándoles una explosión de colores, olores y frescura que ponen en alerta gozosa los sentidos.

El próximo jueves, acompañando a dos grandes amigos sevillanos que vendrán a visitarlos, Antonio Villamor Sogo y Manuel Cepero Molina, presidente de la Fundación Machado, tendré de nuevo la gran oportunidad de dar rienda suelta a mis ojos para la dichosa contemplación. No me canso de animar a todos mis amigos, y a todos los seguidores de este blog, a que vengan a Córdoba aunque sea sólo para unas horas. Hoy, con el lanzadera Avant, cómodo, rápido y muy económico, en cuarenta minutos se encajan de Sevilla aquí. Un paseo por la Juderia servirá de aperitivo a la visita, acompañándose de un "Amargoso" en la típica "Bodegas Guzmán". Una tapita de salmorejo y otra de exquisito jamón de Los Pedroches, en "La Almudaina", nos dará el tono suficiente para adentrarnos de lleno en el mundo de las sensaciones, en esos humildes patios convertidos en auténticos jardines por las manos milagrosas de sus ancianos habitantes. Tras la visita, que jamás se les va a olvidar, el saludo a un gran flamenco y tabernero como es Juan Peña, que tiene su santuario del mejor beber y yantar muy cerca de donde las flores se desangran en un manantial de pétalos multicolores.

Si la prisa no es muy apremiante, se puede escuchar buen flamenco en el llamado Festival de los Patios, que se celebra en tres marcos impresionantes: en la explanada de la torre islámica de la Calahorra, junto al Puente Romano, en los jardines del Alcázar de los Reyes Cristianos y en la Plaza de la Corredera, la gran plaza mayor de Andalucía. Junto a los artistas cordobeses, que son muchos y muy buenos, tendrán la ocasión de escuchar a "El Cabrero", si es que hace tiempo que no lo ha escuchado por ahí.

Para reponer fuerzas, y aunque crean que han probado la mejor tortilla del mundo en cualquier lugar, es necesario acudir a "Casa Santos", junto a la Mezquita, con fama internacional en las más diversas y sabrosas tortillas del orbe.

¿Que no se animan? Pues, en verdad que no saben lo que se pierden. La visita, bien merece la pena.


2 comentarios:

  1. Siento una enorme envidia de Córdoba cuando es el mes de sus patios. ¿No se pudo hacer algo con los de Triana cuando todavía restaban muestras suficientes y además de toda la tipología? Qué pena de Triana y qué crimen cometieron dejándolos en manos de los especuladores. Y queremos vivir del turismo.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que los cuidan mucho y el ayuntamiento da bastante dinero para ello. Date cuenta que los patios cordobeses es la mayor atracción turística en el mes de mayo. Goza, además, de visitas nocturnas, con grupos que cantan, efectos multimedia, etc.

    ResponderEliminar