viernes, 20 de mayo de 2011

DESDE MI TORRE: ¡YA ERA HORA!


Quienes critican ahora a esos jóvenes y no tan jóvenes, a esos hombres y mujeres que se han asentado en la Puerta del Sol madrileña para vocear que la cuestión política en España es caótica, con una ley electoral que sólo ampara el bipartidismo -la izquierda y la derecha-, que no deja la opción de las listas abiertas, que defienden la posibilidad del pacto entre partidos afines, o no, y que emplea la mal denominada ley D'Hont a su provecho, son los mismos que hasta conseguir el PODER siempre se jactaban en decir que ellos habían corrido, para que se instaurara la democracia, delante de los caballos de los "grises", la antigua Policía Armada. O bien había muchos caballos con sus caballeros grisáceos, o en verdad que eran bastantes menos los que corrieron delante de ellos cuando ya sabían de antemano que a Franco le quedaban dos suspiros. ¡La gran oportunidad! Fue entonces, en aquellos momentos del estertor, cuando se quemaron las camisas azules con yugos y flechas y los comerciantes vendieron más chaquetas de panas que nunca y más camisas de moda leñadora.

Si un día España se había acostado monárquica y se había levantado republicana, también un buen día España se acostó falangista  y franquista hasta la médula y se levantó con una rosa en la mano, más socialista que Pablo Iglesias, mucho más, mire usted, faltaría más. Porque, "pa que engañarnos", la España de charanga y pandereta de don Antonio Machado -el más lúcido de este país- seguía y, por desgracia, sigue estando viva.

Viene esto a cuento de esa granada incendiada que le han puesto en las manos a los partidos políticos a pocos días de las elecciones. Los han dejado fuera de juego y no lo ha pitado el árbitro. Y ahora esa patata caliente no la quiere nadie y empiezan a ponerle adjetivos.  Dicen que son activistas, que están mandados por algún partido, que quieren romper el "espíritu" de la democracia, que son unos flojos que van a hacer bulto, que han atacado a las fuerzas policiales y a las nuevas fuerzas del "divismo" periodístico... Nada más lejos de la verdad.

El momento del esperado grito, del ¡ay! terrible de la seguiriya del pueblo, esa veta colérica que nos decía Caballero Bonald, ha sucedido en mayo, como no podía ser de otra forma. En mayo fue cuando jóvenes como yo, ahora de 62 años, supimos que era legítimo enfrentarse al Poder cuanto éste te avasallaba en nombre de la dictadura. París nos dejó la partitura en mayo de 1968 y nosotros, los jóvenes, la aprendimos de memoria con la ambiciosa letra de la Libertad. Y ahora los políticos, que se hicieron mamando de aquellas ubres, bebiendo de aquel suero, se ponen malos cuando la juventud se levanta, porque, indudablemente, ellos ya no representan a la rebelión contra el sistema, sino que son el sistema mismo. ¡ Y, ay la cartera, el coche oficial, la Visa Oro, el Hugo Boss, las prebendas...!

¡Qué mal les ha sentado a todos ellos: a los nuevos salvadores de la "patria"! ¡Qué mal trago, pobrecitos ellos que se desviven por nosotros!... Porque, además, como les ha cogido tan desprevenidos, no hay "negros oficiales" que hayan tenido tiempo de escribirles el discurso, y así se han empantanado personajes y personajillos del PSOE, del PP, de eso que dicen que se llama IU y de todo el patronaje político... ¡Pobrecicos míos, como dirían en tierras de Granada y Almería!

¡Y esos medios de comunicación de izquierdas, de derecha y de donde no se sabe, intentando explicar lo inexplicable! ¡Y esos tertulianos radiofónicos que lo mismo hablan y quieren saber de los asuntos del corazón de la duquesa de Alba, que de economía, de política, de toros, de fútbol o de la segunda guerra mundial...! ¡Qué pena! Y encima no quieren que la juventud se manifieste libremente, que le diga al Poder -aunque votado en las urnas con el engaño de los apaños-  que no son sus representantes, porque ninguno de ellos: Zapatero, Rajoy, Cayo Lara, etc., ha hecho nada por mejorar su situación. Quienes ahora tienen miedo son, lo dije antes, los que se les llena la boca de eso de correr delante de los caballos, cual si viniera detrás el infalible Lester.

La juventud de España ha tardado, pero se ha dado cuenta, por fin, de que el ambiente es insostenible, de que unos padres no pueden alimentar a unos hijos hasta los cuarenta años, o más; de que "no están cotizando". ¿Qué futuro les espera para el mañana? Si el problema de sus bisabuelos fue malo en la guerra, el de sus abuelos peor durante ella, y el de sus padres fatal levantando con mucho trabajo a este país, ¿qué porvenir tienen ellos sin trabajo, sin cotización y con unos padres a los que se les está diluyendo entres sus manos el pequeño patrimonio?

¿Por qué no tienen valentía todos los partidos para decir que este invento de la globalización es un movimiento para que los ricos sean más ricos y los pobres más pobres con más descaro que en la Edad Media? ¿Por qué no dicen que nos están robando por la cara porque así lo manda el FMI o el llamado Club Bilderberg? ¿Por qué no se atreven a decirle a esa juventud que todos los trabajadores han perdido absolutamente todos los derechos que tanto esfuerzo le costó conseguir a la clase trabajadora? 

¿Y ahora se ponen blancos porque la juventud se moviliza? ¿Ahora se aflojan sus esfínteres porque las elecciones llaman a las puertas? ¿Ahora quieren denigrar a miles y miles de jóvenes porque piden al Poder los  derechos que tiene amparados por la Constitución? ¿Ahora van a pedirle de rodillas a tantos como no han querido echarle cuenta jamás que respeten la jornada de reflexión?  Aquí no hay más reflexión que la que arde, la que piden millones de españoles: que valga el voto en blanco para eliminar escaños, que las listas sean abiertas, que esté prohibido el pacto entre partidos cuando uno de ellos haya conseguido la mayoría simple, que se cuente con el "no voto" de la abstención..., y, por supuesto, que los políticos sean totalmente honrados y no quieran llegar al Poder para medrar y enriquecerse y enriquecer a su vez a amigos y familiares, que es lo que ha venido ocurriendo hasta nuestros días.

¡Coño, ya era hora!


12 comentarios:

  1. ME PARECE CORRECTO QUE LA JUVENTUD SE MANIFIESTE, PERO AHORA, JUSTO ANTES DE UNAS ELECCIONES, cASUALIDAD?, NO CREO. LOS PARADOS LLEVAN MUCHOS AÑOS Y LOS PROBLEMAS ECONOMICOS TAMBIEN. DONDE ESTABAN TODOS ELLOS EN LA RECIENTE HUELGA GENERAL. NO LOS VI. MENOS SENTADAS Y MAS INICIATIVAS.

    ResponderEliminar
  2. Estupendo comentario, Emilio; efectivamente, ya era hora y nunca es tarde. En Sevilla se palpa en el ambiente el aire de libertad y justicia de este movimiento que ya es imparable. Lo que queda por venir será de una extraordinaria importancia para la vida del ser humano, y no será sólo en España.
    Los poderes harán esfuerzos sobrehumanos para desprestigiar a estos jóvenes y menos jóvenes y veremos hasta dónde son capaces de llegar. Lo peor que puede ocurrir en las próximas horas es que la policía intente desalojar las plazas, romper las concentraciones a porrazos... lo que pueda ocurrir después es imprevisible.

    ResponderEliminar
  3. Juan Luis Franco Pelayo20 de mayo de 2011, 20:58

    ¡Excelente comentario! Lo suscribo desde la primera hasta la ultima frase. Ya era hora que soplara un poco de aire fresco en esta Sociedad tan permisiva y "pasota". Tocaba decir: ¡Basta ya! ante tal grado de corrupción y desmanes. Alguien dijo y dijo bien que: "Quien no acarició de joven a la hermosa dama de la utopía nunca supo lo que era ser joven". ¿Como terminará esta necesaria aventura? Imprevisible. Los Partidos tratarán -ya lo están haciendo- de instrumentalizar este Movimiento que, si bien es verdad, lo componen jóvenes mayoritariamente, también hay adultos y personas mayores unidas al justo eco de sus protestas. Creo que, afortunadamente,a partir de ahora las cosas van a cambiar. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Una juventud sin trabajo no es juventud.
    Existen numerosos motivos, independientemente que uno sea de izquierdas, centro o de derecha para manifestarse en éste país.
    Ya era hora para despertar.

    Y no tener que seguir escuchando comentarios como el que me dijo una señora de 70 años: "Ahora los padres hacemos más falta que nunca a nuestros hijos".

    ResponderEliminar
  5. Emilio Jiménez Díaz20 de mayo de 2011, 21:47

    Para "Anónimo":
    Me da un coraje soberano que la gente firme anónimamente, porque entiendo que es una forma de taparse la cara. Dicho en claro: un atisbo de miedo o cobardía. Pero claro está que le asiste el derecho de no dar la cara.
    Yo no cuento quiénes van o no van a una manifestación, a una huelga general o a un partido de fútbol. Esto ha sido espontáneo, ni lo sé ni lo justifico ni sé si obedecen a siglas. Sé lo que digo al final de mi comentario: ¡Coño, ya era hora!
    ¿Dónde se esconden los "anónimos"? Porque, en ese caso, a usted tampoco le he visto por este blog.

    ResponderEliminar
  6. Emilio Jiménez Díaz20 de mayo de 2011, 21:52

    Para Ángel Vela:
    No va a pasar nada de eso, Ángel. Los políticos saben muy bien cuidar de sus carteras y eso no lo van a permitir porque se les volvería en su contra. Pero algo está cambiando. Y ya era hora. O trabajan para el pueblo y lo demuestran, o se tienen que ir todos a la puta calle.
    La ley electoral hay que cambiarla de principio a fin. También la Constitución. Lo que dijo el señor Moriña el pasado 17 es para que estuviese preso en cualquier estado democrático, pero aquí la democracia es una falacia que siempre hemos preferido, afortunadamente, ante cuestiones del pasado próximo.

    ResponderEliminar
  7. Emilio Jiménez Díaz20 de mayo de 2011, 22:00

    Para Juan Luis Franco:
    ¡Que ya está bien, Juan Luis, de que se nos esté robando, esquilmando nuestras libertades, poniéndonos el yugo de la esclavitud en una sociedad moderna! Ahí no hay sólo jóvenes, y si sólo fuesen ellos mejor que mejor. Ahí hay pobres que ha creado una sociedad política que se está enriqueciendo sin saber hacer nada. Ahí, en esas plazas emblemáticas de as grandes ciudades, hay hombres y mujeres a los que les han robado el porvenir por la llamada globalización. Ahí hay seres humanos que ya no dejan pasar ni una. ¡Ya basta! Ahí hay ancianos a los que se les está mandando al matadero. Y son todos los partidos políticos los que tienen la culpa: el PSOE -treinta años de robo y de lujo para ellos-. El PP -treinta años mareando la perdiz-. IU -treinta años con una hoz que no siega y con un martillo que no da golpe, y que encima defiende que un imputado como Torrijos entre en las listas-. Y así todos, hasta los partidos que pactan para seguir en el pesebre de la mamela fácil.
    Estos son nuestros políticos, nuestros gobernantes, los que se están dejando el pellejo para salvar sus prebendas. ¿Nos gustaría tener unos padres así?

    ResponderEliminar
  8. Emilio Jiménez Díaz20 de mayo de 2011, 22:04

    Para Paco León:
    Yo he trabajado mucho, muchísimo, Paco, pero tenía trabajo desde los 16 años. Conozco el caso de muchos amigos -no uno ni dos- que tienen hijos con 38 años viviendo en el hogar paterno. Pero, al parecer de nuestros políticos, España siempre va bien. ¡Claro que sí: para ellos, que encima son corruptos la mayoría! Y no lo digo yo, lo dicen los innumerables casos judiciales que nos salpican todos los días en los medios informativos.
    ¿Reconocerá alguien a España dentro de 30 años después de haber perdido su más valiosa juventud? Hay tanto que hablar de este tema que sólo los "anónimos" no lo comprende.

    ResponderEliminar
  9. Pues si el "anónimo" iba en la manifestación ¿quién lo vio? Vamos a quitarnos la máscara, hombre... que nos veamos las caras y podamos hablar civilizadamente, democráticamente. Hay que mejorar el mundo, ¿o no?

    ResponderEliminar
  10. Emilio Jiménez Díaz21 de mayo de 2011, 20:44

    No me gustan los que firman como "anónimos". Paso de estas personas.

    ResponderEliminar
  11. A.Fernández de Cachero M.25 de mayo de 2011, 10:02

    Emilio, si estos indignados no están dirigidos por ningún pavero -ya sabes, como los que iban con la varita por el puente de Triana llevando la piarapavos para venderla en los corralillos esquina Paseocolón-Reyescatólico- yo soy uno más, pero tengo mis dudas. El tiempo nos lo dirá. Los anónimos no son nada, un cero a la izquierda, pero por lo menos te leen.

    ResponderEliminar
  12. Creo que ha venido muy bien esta llamada de atención. Espero no equivocarme.
    En cuanto a los "anónimos" es que no puedo entenderlo en tiempos de libertades.

    ResponderEliminar