sábado, 2 de abril de 2011

YA HUELE A SEMANA SANTA: EMILIO JIMÉNEZ DÍAZ (2)



EXPIRACIÓN ETERNA

Temblaba el escultor cuando la mano
se enfrentaba a aquel trozo de madera
por el temor a que su gubia hiriera
cualquier vena de aquel hombre gitano.

Lloraba de dolor el utrerano
porque Cristo expiraba allí a su vera
con la muerte encendida en primavera
en cada golpe de latido humano.

Y cuanto más ahondaba, más salía
la muerte por su cuerpo, y más se hería
ese cedro, ya Cristo en la mañana.

Mientras el escultor seguía temblando,
su Cachorro siguió siempre expirando
para quedarse vivo por Triana.


Emilio Jiménez Díaz
"Sonetario de Triana"
(Inédito)

1 comentario:

  1. Pues sí, tienes razón Emilio. Creo que estos días es la función principal del septenario de la Esperanza de Triana, según me dijo mi amigo y compañero el catedrático Rodríguez Bernal, que es de la hermandad.

    ResponderEliminar