sábado, 24 de julio de 2010

AMOR ENTRE MAR Y PIEDRA: CALLE DEL AGUA

CALLE DEL AGUA
Pasé por la calle Agua
y me sonaban tus pasos
sobre la acera empedrada.

Había una luz
amarilla en sus fachadas
y un geranio desangrando
rojos en una ventana.

Yo contigo siempre en Arcos,
y tú, conmigo, lejana.
Seca la fuente del beso
por la Calleja del Agua.

8 comentarios:

  1. Jacinto Benavente tiene una frase que dice: "En la vida lo más triste no es ser del todo desgraciados, es que falte muy poco para ser felices y no podamos conseguirlo".

    Si esta frase la extrapolamos (por cierto, que palabra más horrible extrapolar...)al mundo del amor, vendría a decirnos más o menos que en el amor lo más triste no es estar físicamente lejos del ser amado, sino tenerlo al lado y sentirte a mil kilómetros de distancia... más o menos.

    Amar, amar, amar... creo que lo único que realmente tenemos en común todoslos seres humanos del mundo es nuestra necesidad de amar y ser amados.

    La necesidad de abrir los ojos y que nuestra mirada se tropiece con otros ojos que nos miran al amanecer.

    Entonces, no decir nada... y hacer el amor mientras el sol termina de convertirse en el rey de nuestro cielo...

    Estos poemas de "Amor entre mar y piedra" gozan de una prodigiosa sencillez y una profunda ternura contagiada de unas gotas de pasión "el geranio desangrando rojo en la ventana". Aunque seguro que la pasión crece conforme avanza el libro, los seguiré de cerca...

    Me gustan, reconozco que más que los temas de la serie "erótico-humorística", creo que eso ratifica mi "heterosexualidad", jajaja... uhí otra palabra horrible... tendré que prestar más atención a ese "diccionario alternativo" de la nueva serie porque el de nuestra Real Academía comienza a ser un poco "desaborido" para mi gusto.

    Un abrazo

    Elisa

    ResponderEliminar
  2. Emilio Jiménez Díaz24 de julio de 2010, 15:34

    Son poemas de hace más de cuarenta años. Ante la poesía culta, tan complicada a veces, yo quería exponer un tema con notable sencillez. La persona amada en la lejanía era un justo motivo para el recuerdo.
    En cuanto a la serie de erotismo y humor, sólo pretende actuar como potencial de una risa que cada día se está perdiendo por culpa de los malos tiempos que corren. Nadie se va a escandalizar por vocablos que todos conocemos. Es, simplemente, un repaso al cancionero de este tipo. Sí te puedo decir que lleva detrás muchas horas de apuntes e investigación.
    Tienes que hacer el libro de Lora. Me uno a la petición del poeta Juan Cervera.

    ResponderEliminar
  3. No conocía estos poemas tuyos dedicados a Arcos, o al menos no los recordaba. Imagino que tu buen amigo Antonio Murciano los conocerá. Si es así, él, como poeta y arcense, estará orgulloso de estos versos tuyos y el amor que profesas a su pueblo.

    ResponderEliminar
  4. Creo que sí los tienes. Además, salieron publicados, gracias al tesón de mi buen amigo Antonio Murciano, a doble página, muy bien ilustrados, en la revista poética de Arcos. A mí meda mucho rubor publicarlos libremente, pero creo que tampoco pueden quedarse escondidos en el cajón.

    ResponderEliminar
  5. Tienes muchos versos que repartir...

    ResponderEliminar
  6. Bueno, pues allá van, aunque he sido siempre muy temeroso en estas materias. De verdad que creía que tenías este librillo.

    ResponderEliminar
  7. Me diste el dedicado a Isla Cristina, que en hermosura no le va a saga a este...

    ResponderEliminar
  8. Emilio Jiménez Díaz26 de julio de 2010, 6:49

    A "Cuadernos de Isla Cristina" le tengo mucho cariño. Es probable que yo estuviese confundido y no te diese éste.

    ResponderEliminar