jueves, 29 de abril de 2010

CÓRDOBA EN FIESTAS: LAS CRUCES DE MAYO

Hoy empieza oficialmente la celebración de las Cruces de Mayo en Córdoba, algunas tan hermosas como esta situada en el patio principal del Palacio de Viana. Hay cruces hermosísimas por todos los rincones de la ciudad, aunque verdaderamente son más hermosas las situadas en algunos patios populares o en los atractivos rincones históricos que plagan la ciudad intramuros.

El ayuntamiento celebra estos días un concurso para premiar aquellas mejor adornadas y con el recinto más cuidado, dividiéndolo en tres modalidades: las situadas en zonas histórico-artísticas, las de las zonas modernas y la de los recintos cerrados, oscilando los premios en 1.165 euros para la que quede en primer lugar, según el jurado, y los 665 para la tercera.

Normalmente, salvo sitios tan singulares como el de la fotografía, alrededor de la Cruz, siempre organizada por asociaciones, peñas, hermandades o grupos de vecinos, se montan unos mostradores para vender bebidas y tapas, y se bailan "sevillanas" en un horario que se estira desde las 12 de la mañana hasta las 2 de la madrugada. La juventud, que es la que más asiste a las cruces, se lo pasa a lo grande charlando, bebiendo y bailando en esta miniferia que dura sólo cuatro días, hasta el domingo 2 de mayo.

Paralelamente a esta manifestación popular, se celebra en la célebre Plaza de las Tendillas, que es el corazón de la ciudad, el Concurso de Academias de Baile, que alcanza este año su XIX edición, rematándose el domingo con un pasacalles de academias por el bulevar del Gran Capitán.

Es el precalentamiento para la multitudinaria Cata de Vino, cuya inauguración será el próximo día 5, para el refresco del Concurso de Patios, y para la espera ansiada de la larga Feria. Las cruces de Córdoba bien merecen una visita tranquila por el casco histórico para sorprendernos con tan bellos lugares, recoletos, cuajados de flores. Un placer para la vista y un remanso de tranquilidad para los nervios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada