miércoles, 24 de febrero de 2010

POEMARIO TRIANERO: FERNANDO PÉREZ CAMACHO

VIDA

El aire de la mañana
se viste de azul y oro
porque están jugando al toro
los chiquillos de Triana.
Con su mirada temprana
un muchacho los veía.
Aquel muchacho tenía
pájaros en la cabeza
y allí tuvo la certeza
de saber lo que quería.

MUERTE

Negro el toro de la vida
se igualó ante tu mirada
y la luz quedó, asombrada,
en tus ojos detenida.
¿Qué momento de tu historia
se detuvo en tu memoria?
No hubo reloj ni hubo gesto,
ni el aire anunció tu muerte:
se te puso el toro en suerte
y la rutina hizo el resto.


("El siglo de oro en la poesía taurina". Santander, 2010)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada