viernes, 9 de febrero de 2018

DESDE MI TORRE: ¿PUEDE DECIRNOS CÓMO PODEMOS AHORRAR, SEÑOR RAJOY?


Si se desahucian a miles y miles de familias en el país que usted gobierna por no poder pagar ni siquiera los alquileres; si hay cientos de ellas que sólo hacen una comida al día en esa España moderna de la recuperación que usted defiende; si la raquítica y vergonzosa pensión que usted le ha dejado a los abuelos casi no dan para paliar el hambre tremenda de sus hijos y nietos y no para disfrutar al final de la vida laboral, como hacen los alemanes que crecen como hongos en nuestras costas; si, aunque usted no lo sepa, o no quiera saberlo, muchísimos españoles se alimentan de bocatas de mortadela o chopped porque no tienen para otra cosa, y con un euro comen tres... ¿Cómo se atreve usted públicamente en los círculos de élite a pedirnos a los españoles que ahorremos para complementar nuestras pensiones, ayudar a la educación de nuestros hijos o aguantar cualquier revés que la vida nos puede traer?

Me llevé cotizando desde 1966 al año 2009. ¿Sabe usted contar? Ya creía que tenía mi plan de pensiones asegurado con la cantidad de dinero que ingresé por el IRPF años y años, que usted, su Gobierno, me sigue aplicando todavía, en contra de la opinión de la Comunidad Económica Europea, aunque tan malo es san Pablo como san Pedro. No se atreven a confesar que han dejado el arca de las pensiones, la célebre "hucha", totalmente esquilmada. Es decir -señor Presidente de quienes lo hayan votado-: nos han robado por la cara. Los bandoleros de Sierra Morena lo hacían mejor que usted y los suyos, ya que normalmente robaban a los ricos para distribuir parte del botín a las pobres. Usted, y el Gobierno que preside, hace al contrario: a golpes y más golpes de decretos  roban a los pobres para que los ricos vivan mejor y crezcan, como las malas hierbas, por todas las tierras de esta España que da pena y dolor, mucho dolor. Rescate a los bancos, sí; rescate a los pobres y a esa clase media que está desapareciendo, no. Que ahorren. ¿Pero de dónde si es que no se puede llegar a final de mes? 

Al utrerano Diego Corriente le llamaba el pueblo "El bandido generoso", adjetivación que también se decía de "El Pernales". Lo cantaba la copla popular:

Diego Corriente,
el ladrón de Andalucía,
el que a los ricos robaba
y a los pobres socorría.

Usted no, señor Rajoy. Usted, en una operación muy programada de los banqueros, salvó a la banca, no a quienes habían confiado sus depósitos en estas nefastas instituciones, arruinando a miles de inversores: Bankia, las Cajas de Ahorros -totalmente desaparecidas en manos de las autonomías-, el Popular...

Venga, hombre, menos palique y más actuaciones a favor de los españoles que estamos bajo su amparo o bajo su guillotina diaria. ¡Qué ganas tenemos los desfavorecidos de que se vaya del banco azul de ese Congreso que no vale para nada! Y más que nada por darle una pensión de mierda, a usted y a cuantos lo componen, nos expliquen cómo ahorrar en nuestras circunstancias, y verlos comer un bocata de chopped o mortadela. Y que después nos cuenten la experiencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario