miércoles, 6 de febrero de 2013

DESDE MI TORRE: CÁDIZ, EL MÁS VALIENTE MEDIO DE COMUNICACIÓN SOCIAL


Uno de los cursos intensivos que debieran darse en las diversas Facultades de Ciencias de la Información de nuestro país, es un paseo de diez días por la Gran Facultad del Teatro Falla de Cádiz, al objeto de que los aspirantes a periodistas aprendan a tener libres sus lenguas y a opinar con la misma sinceridad que lo hacen cuartetos, coros, chirigotas y comparsas gaditanas. Ya quisieran para sí los más nombrados columnistas y los mejores pagados líderes radiofónicos y de televisión, tener la agilidad mental para cantar las cuarenta a los políticos, a los jueces, a los corruptos, a los que están esquilmando a nuestro país, y hasta a la propia Corona. No son payasos, ni gente divertida, ni personal que nos hacen pasar unos ratos agradables: son gente con una sabiduría gigantesca, con una rapidez mental extraordinaria, con un sentido musical nato, con un compás envidiable, pero, sobre todo, con una lengua que no se calla ante las injusticias, que nadie ha podido hacer callar..., hasta ahora, y que pone los puntos sobre las "íes" sobre todos los problemas que estamos viviendo.

Quizás se me pudiese apostillar que lo hacen a nivel colectivo. Pero detrás de estos tangos, pasodobles, cuplés y popurrís, tras estas letras valientes que dicen las verdades del barquero, "o del banquero", hay nombres y apellidos que han escrito y siguen escribiendo la Historia de Oro de la Libertad en la tierra de la Primera Constitución Española. ¡Vivan esos cojones! El Concurso del Carnaval gaditano es una Ciencia que debería haber sido premiada con el Premio "Príncipe de Asturias". No entiendo si son mejores unos coros u otros, unas chirigotas u otras, y apenas entiendo las comparsas -reinas, al parecer, del Carnaval-, recordándome mucho los cuartetos a la "Murga de Manolín", sin duda copiada de ellos, de los gaditanos. Pero cada año, sin importarme los disfraces, las puestas en escenas, la calidad de los forillos y la calidad de la música, estoy pendiente del mensaje de los textos. Ni "El País", ni "El Mundo", ni "ABC", ni "La Razón", ni los demás diarios en prensa existentes; ni "Onda Cero, "La COPE", "La SER", "Radio Nacional"..., ni todas las cadenas de televisión que tienen cabida en nuestra triste España, tienen la calidad de informar, y tan objetivamente, como el Carnaval de Cádiz, de nuestros problemas cotidianos, y de hacerlo con tanta valentía, nadando y sin guardar la ropa, que es lo que hacen, diariamente, la mayoría de esos periodistas, de prensa, de radio y televisión que quieren alelarnos con cuatro comentarios vacíos y más que consensuados con la dirección de sus medios, que, a la vez, obedecen a grandes empresas políticas y de Poder.

Aunque sólo fuese por eso, por la lección que Cádiz le da gratis a todos los medios de comunicación: ¡Viva Cádiz, picha!


13 comentarios:

  1. En efecto. Las murgas sevillanas, los Bernal, los Rondán, Los bohemios sevillanos, Manolín, Carabolso, Escalera... fueron todas herederas de Cádiz (Vía Rodríguez y vía Paco de Llames, ambos avencindados en Sevilla -ambos en la Alameda de Hércules, uno gasista, el otro pintor-) Fue una preciosa huella de su provincia hermana que luego se extinguió, como por desgracia también pereció el Carnaval de Sevilla, de mucha fama en el siglo XIX. Hay tres ciudades en las que Cádiz dejó huella indeleble de sus murgas: Montevideo, Santa Cruz de Tenerife y Sevilla. Las dos primeras lo evidencian en sus respectivos carnavales; la tercera, la vieja Hispalis, lo hace a través de los autores sevillanos que en la actualidad triunfan.
    A fin de cuentas, también en la Alameda de Hércules, vivió la gaditana Señá Gabriela, la madre de los Gallos y descendiente de la dinastía de los Ortega de Cádiz, que asombra por sus artistas antepasados (El Cuco, El Lillo, Barrambín, El Gordo Ciejo, El Gordo...) y muy cerquita, en la calle Corredurías (Doctor Letamendi) vivió otra gaditana, Rosario Monge La Mejorana (entroncada con Las Cachucheras de la Viña) madre de Pastora Imperio.
    Un saludo,

    Javier Osuna
    http://losfardos.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comentario valiosísimo, riguroso y amplio que todos los que queremos y admiramos a ésa bonita y noble ciudad que agradecemos mucho. Sí señor "El Tío de la Tiza", el inolvidable y destacadísimo creador que fue Manuel Rodríguez (al que desde mi modestito blog homenajeé, con motivo del centenario de su muerte, el año pasado, etiquetas: "Carnaval Gaditano", "Andalucía" y "Personajes Célebres".
      Llegó a Sevilla destinado en su trabajo, vivió y murió en la calle Correduría, muy cerca de donde yo nací. (La calle Feria). En 1905 sale con "Los Duros Antiguos", que ha quedado como Himno vox populis de los carnavales gaditanos.
      Soy sevillana visceral, también enamorada de mi querida Tacita de Plata, muy unida a ella por motivos familiares y vivencias, pues después de Sevilla donde he pasado y disfrutado más tiempo es en Cái. Me intereesa, apoyo, y amo a Cádiz desde la cuna.

      Visitaré gustosa tu blog.

      Desde Sevilla a Cádiz, un abrazo.

      Eliminar
    2. Gracias por tu comentario, Mari Carmen. Da gusto conversar con tan ilustre apellido. Ya leí tu entrada sobre él en tu blog. Por cierto, hay alguna información que no se corresponde con la realidad (y te lo refiero con cariño). Hay mucha literatura errónea subida en red, producto de la repetición de errores de su primera y muy desafortunada biografía. Realmente murió en la plaza del Duque, la muerte le sobrevino en la vía pública (de ahí que la prensa sevillana recogiera el suceso, pero no por su nombradía). La última vivienda que habitó de la calle Corredurías, tuve la suerte de entrar, conocerla y fotografiarla en el año 2001, conservando ésta, todavía buena parte de la azulejería y mobiliario de la época.
      Para reescribir su biografía, reuní mucha documentación de su rastro por Sevilla, ciudad en la que Antonio (no Manuel) se instala por "algo más" que por un motivo laboral.
      Consulté de primera mano, libros de padrones, certificados de defunción (Viapol) y los libros de enterramientos del Cementerio de San Fernando (en donde está enterrado), y en donde también descansa tu antepasado Silverio, curiosamente la persona que va a buscarlo personalmente a Cádiz para contratarle en su café, en 1889, con su comparsa "Viejos cooperativos" ("los cuáles cantan difíciles tangos" decía literalmente la prensa sevillana).

      Desde Cádiz a Sevilla ("como personas de diplomacia", como se cantó en el Café Novedades de La Campana) te devuelvo el abrazo.

      Eliminar
    3. Es especialmente gratificante encontrar a personas como tú ofreciendo una labor valiosísima al conjunto de la sociedad y que yo admiro y agradezco muchísimo por su enriquecimiento, sobre todo, al compartir el cariño por nuestro Cái.

      Javier, en mi homenaje a "El Tío de la Tiza, me pareció de justicia y merecidamente citarte como su biografo, pues conozco la dedicación que le llevas entregada a la causa de éste genial autor, "padre" de los Coros Gaditanos universalmente famosos gracias a él, en su origen, la chispa, genialidad y gracia gaditana más grande que pueda existir.

      Curiosamente, creí que al documentarme en fuentes gaditanas, mayormente, podría encontra meyor rigurosidad en ella. Procuro hacer las cosas lo más dignas y rigurosas posible, así que, si no es mucho pedir, te ruego me envies por correo dónde está la fuente errónea de las diversas que declaro al final del escrito. Te aseguro la máxima discrección, ya que mi correo lo tengo controlado y sólo publico lo que creo conveniente. Previamente, me aseguraré que tu correo está controlado también, pues con mi segundo apellido me han dado demasiada lata y es de un tostonazo inmenso, ya he pasado por eso.

      Por cierto, permíteme, que te recuerde, amistosamente, que te has dejado en el "tintero"al murgista sevillano: Regaera:

      "El ilustre Regaera
      nació en el pueblo de Verdún,
      en una fabricación
      de cisco de carbón
      y cajas de betún"...

      Desde Sevilla a Cádiz:

      ¡Viava nuestra Tierra!

      Un abrazo.


      ...

      Eliminar
    4. Gracias, Maricarmen. En correo privado te mando lo que me pides. Me he dejado algunos más, también a Pujales y a Pavón (ambos gaditanos y ambos anteriores a Regaera).
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Fe de "rata":
    Donde digo: 'Ciejo'
    quise decir: 'Viejo'

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier disculpa, he tenido un enorme lapsus. Ciertamente, se trataba de Antonio, tal y como lo tengo en diversos escritos sobre el Carnaval Gaditano y no Manuel, en fin, una a veces tiene esas cosas. Gracias por la rectificación, acabo de verlo.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Excelente y enjundioso su comentario. Se nota que sabe de carnavales y que está al día de ellos. Gracias por el enlace.

    ResponderEliminar
  4. Al final de estos sabrosos comentarios, sólo nos queda decir a voz en grito que ¡Viva Cái!
    Recuerdo, aunque no sé quiénes la cantaron, ni en qué año, más de 20, por supuesto, aquella letra "erótica" que tengo recogida en mis fichas sobre el tema.

    Bañándose una pureta
    con su novio en Cortadura,
    verán ustedes lo que pasó:
    mientras los dos se bañaban
    "aquello" se le empinaba
    como la vara de un picaor.
    -Procura que se te baje
    (le suplicaba Luisa)
    y en medio del oleaje
    le decía el novio, muerto de risa,
    cómo quieres que se abaje
    si tengo un corcho puesto en la picha.

    ¡Geniaql!

    O aquella otra de la visita del Papa Juan Pablo II a Sevilla, aunque tampoco sé del autor ni de quiénes la cantaron, pero la letra sí que me la sé de memoria:

    Con la visita del Papa
    vaya polémica que se armó,
    por lo cara que costó
    y por el tiempo que se llevaba el tío
    en televisón.
    Cuarenta millones en guardaespaldas.
    ¡Qué de dinero cobran los ángeles de la guarda!
    Se llevaron nueve diítas
    papeando los capillitas...
    Por eso no me extraña
    que hubiera gente en el aeropuerto
    con una pancarta que decía:
    -Te despedimos... con TOTUS TUUS.

    Cádiz, siempre Cádiz para el ingenio del Sur. Si los gaditanos tuviesen trabajo, Alemania estaría recogiendo cartones de las calles.

    ResponderEliminar
  5. Ja, ja, ja, oportunísimo comentario, Emilio.

    Sí, yo también recuerdo eso. Si no conoces Cái, killo, ¿a qué esperas? Siempre es estupendo visitarla, pero en Carnaval, es la repera...

    ¡¡¡VIVA CÁI, EL CARNAVAL Y SUS GENTE!!!


    ResponderEliminar
  6. Visto y leídos todos los comentarios. Todo muy interesante y con sinceridades admirables. Todo leído con muchísimo gusto. Abrazos.


    Guillermo

    ResponderEliminar