jueves, 15 de noviembre de 2012

LIBROS CON POESÍA: VIGILIA DEL JAZMÍN


Este libro del poeta sevillano, Rafael Laffón, se publicó por primera vez en Valencia el año 1952, siendo la edición que manejamos la publicada por la Colección Aldebarán en 1973, con presentación del poeta José Luis Núñez. Su primer libro fue "Cráter" (1921), al que le siguieron "El sol desaparecido" (1922-1924), "Signo +" (1927), "Identidad" (1934), "Romances y madrigales" (1949), "Adviento de la angustia" (1948), "La cicatriz y el reino" (1964) y "A dos aguas" (1962), entre otros. Para esta ocasión, he elegido como ilustración el poema que abre este volumen de "Vigilia del Jazmín".


PARA MORIR ES BUENA CUALQUIER HORA

Para morir es buena cualquier hora,
pues detrás de la espalda, a cada paso,
dejamos en el aire este vacío
de la ansiedad de una matriz frustrada.
Alguien vendrá a este hueco que nos pone
frío en los huesos,
que más pesados nos deja los huesos.
Porque ahí queda el vacío conformado
por los recuerdos que dejamos irse
-que se fueron volviendo la cabeza-;
y por el grito sofocado
con negra voluntad de infanticidio;
por esa mano que imploró tendida,
pulsando su armonía estupefacta;
por la ternura que no pudo
ablandarnos el rostro;
por los nudos deshechos con mordedura de ira;
por las horas baldías como lunas
a que una vez cerramos la ventana.

A la espalda este hueco... Donde llevan
sus alas los arcángeles,
llevamos este hueco sordamente,
zumbando sordamente.
Si una palabra allí os cayera, amigos,
guardaos bien de sus ecos
que en un instante el corazón destrozan.

Para morir es buena cualquier hora.

Para morir es buena cualquier hora,
porque si un día, si un buen día,
el pie desnudo toca en tierra,
hasta nuestra garganta, enjuta y ronca,
la tierra reptará con vientre verde.
Y ésta la sangre turbia de las venas,
y éstas las quemaduras de los ojos,
y éstas cenizas de cabellos áridos
sabrán entonces que en la tierra
existe una delicia húmeda y blanda.

Nos amenazará la fuga, entonces,
del más profundo sorbo.
Guardaos si en sueños, en la noche,
pasais, quizás, por un jardín regado...
El filo de la luna os mondará los huesos.

Para morir es buena cualquier hora,
porque el tiempo se para mientras crece
la hierba o si se espera
un golpe sin remedio en el costado.
Porque se abre del tiempo la hendidura
de un vértigo a las doce...
Sin ser mañana todavía,
de un sonámbulo ayer se amputa el alma.

Cuando el cuerpo en el sol no tiene sombra,
cuando el compás nos desampara
súbitamente de una música,
cuando nos despeñamos en un sueño,
o, lúcidos, sabemos que nos busca
la claridad de un astro ya extinguido...

Si un momento, siquiera,
nos es Dios lo posible,
no bullid, no ajustéis su cuenta al pulso.
Al intentarlo palpareis sólo aire.

Para  morir es buena cualquier hora.


Autor: Rafael Laffón
Edita: Aldebarán
Ciudad: Sevilla-1973
Páginas: 48
ISBN: 84-400-6131-5
Depósito Legal: SE-187-1973

No hay comentarios:

Publicar un comentario