viernes, 7 de septiembre de 2012

LIBROS CON POESÍA: RUBAIYAT


Es, para mí, uno de los libros que debieran estar en las bibliotecas de los poetas y en las de los amantes de la Poesía. Creo que aún se pueden encontrar ejemplares en las librerías de viejo, e ignoro si se ha vuelto a reeditar desde que yo lo compré allá por 1969. Omar kheyyan, nacido en Naishapur a mediados del siglo XI, creó esta obra, una de las más interesantes de la literatura universal, a modo de rubaiyat, el rubäi, según el profesor José Gibert, que es el que pone el prólogo y nota a este volumen delicioso, con la colaboración de Diego Navarro, que es el que puso estos versos en castellano, consta de cuatro versos de igual metro, rimados el primero, el segundo y el cuarto, quedando libre el tercero. Como ejemplo, he elegido sus cuatro primeros rubaiyat. Todos son excelente y a algunos los escogí como entradillas de mi libro "Por entre copas y coplas".


1
Despertaos, despertaos, durmientes, que la aurora
arrojó ya la piedra al piélago nocturno
ahuyentando a los astros, y el Cazador de Sombras
prendió en un haz de luz la torre del silencio.

2
En la hora en que el alba asoma por Oriente
se oyen en la taberna unas voces que gritan:
"Levantaos, camaradas, y llenad vuestras copas,
pues ya se agita el dulce vino de la existencia."

3
Levántate y olvida este efímero mundo.
Alégrate; a provecha cada instante de gozo.
Si Natura, mujer al fin, fuese constante,
¿no te habría llegado de ser querido el turno?

4
En la taberna, el gallo lanzó su agudo canto.
Los que al umbral esperan exclaman impacientes:
"Abrid, que es breve el tiempo que nos queda, y el viaje
que aún hemos de emprender, jamás tiene retorno."


Autor: Omar Kheyyam
Edita: Plaza & Janés
Ciudad: Barcelona-1969
Páginas: 119
Depósito Legal: B. 28.364-1969

5 comentarios:

  1. De los libros que yo salvaría en la inoportuna pregunta de ¿un incendio?

    ResponderEliminar
  2. La sola portada del libro, con un inspirado dibujo que imita el estilo savafí, me recuerda esta magnifica versión de Plaza&Janés que leí siendo casi un niño hace varias décadas, por allá en Santiago de Chile. No podría exagerarse el mérito del trabajo de Gibert y Navarro: He visto muchas ediciones posteriores y aunque la sonoridad del poeta persa siempre se abre camino aún en las versiones más desafortunadas, nunca he encontrado la frescura e intensidad que hallé en este volumen. Gracias don Emilio.

    ResponderEliminar
  3. La sola portada del libro, con un inspirado dibujo que imita el estilo savafí, me recuerda esta magnifica versión de Plaza&Janés que leí siendo casi un niño hace varias décadas, por allá en Santiago de Chile. No podría exagerarse el mérito del trabajo de Gibert y Navarro: He visto muchas ediciones posteriores y aunque la sonoridad del poeta persa siempre se abre camino aún en las versiones más desafortunadas, nunca he encontrado la frescura e intensidad que hallé en este volumen. Gracias don Emilio.

    ResponderEliminar
  4. Creo que es una magnífica edición en su estudio y traducción.

    ResponderEliminar