domingo, 2 de septiembre de 2012

DELICIAS DEL EROTISMO: ANÓNIMO DEL SIGLO DE ORO


Estaba un mayordomo enamorado
y tan perdido por su mesma ama,
que fácilmente lo entendió la dama,
y nada le pesó de su cuidado;

porque era gentil hombre y avisado,
cortés, de buena vida y mejor fama;
y aun daba de sí indicio que en la cama
no faltaba por corto o por atado.

Sacóle a un huerto, tiempo le ofreciendo
y la ocasión; más él, indigno della,
helóse, y ella al fin díjole recio:

"Limpiadme estas espaldas". T él diciendo
que limpias las tenía, dijo ella:
"Eso será por ser vos un gran necio".

No hay comentarios:

Publicar un comentario