martes, 15 de mayo de 2012

MIS MEMORIAS DEL FLAMENCO (5)

CHANO LOBATO CON EL ALCALDE MANUEL DEL VALLE
Siguiendo con mis memorias en el mundo flamenco, y para ir apurando las vivencias acumuladas como secretario de la Distinción "Compás del Cante", diré que en la tercera edición salió como ganador el artista gaditano Juan Miguel Ramírez Sarabria, más conocido como "Chano Lobato", un cantaor excepcional y una persona entrañable. La cena de entrega -de nuevo en el Alfonso XIII- se celebró el 30 de enero de 1987. Normalmente, aunque después ha ido cambiando con los años, el Jurado solía reunirse alrededor del 20 de noviembre, y las entregas entre enero y febrero. Tengo que decir que ha sido el único premiado, junto a Pilar López, que escribió una carta de agradecimiento a don Enrique Osborne por tantas atenciones recibidas, lo que le honra en un mundo flamenco un tanto desagradecido. El fin de fiesta de la cena fue memorable, uno de los que no se pueden olvidar en la agenda espiritual de los que saben degustar.




EL PASO A OTRAS MODALIDADES


PACO DE LUCÍA CON DON ENRIQUE OSBORNE
Con algunas modificaciones en los criterios del Jurado, que se realizaron en el año 1987, también podrían premiarse a artistas de la guitarra y al baile, y hubo la posibilidad de abrirse el tema al campo de la investigación, aunque no se llegó a un acuerdo general. Corregidas las bases iniciales, ese año se decidió el Jurado por premiar al mundo del toque y, una vez abiertas las papeletas y explicados los votos, no podía salir otro nombre que el de Francisco Sánchez Gómez, "Paco de Lucía". La cena de entrega de la Distinción se celebró el 29 de enero de 1988, confesando públicamente el tocaor algecireño que era tan tímido que le daba cierto pudor y vergüenza que esa noche todo girase en torno a él.

RECIBIENDO LA DISTINCIÓN DE MANOS DE DON IGNACIO YBARRA
La quinta edición fue una noche también inolvidable: una señora del baile, catedrática de maestras y maestros del baile y la danza, Pilar López Júlvez, recibía de don Ignacio Ybarra Mendaro la Distinción "Compás del Cante", la primera vez que se le otorgaba al baile. Fue en el desarrollo de una cena -también en el Alfonso-, en la que estuvo presente la flor y nata de la sociedad sevillana y un sin fin de amigos de la profesión. Esa noche mágica fue la del 20 de enero de 1989. Pilar estaba radiante, hermosísima, a pesar de su edad, como una vestal romana. Su hermosura, humana y artística, resplandecía por encima de las demás. Estábamos delante de una gran artista y de una gran señora, cosas difíciles de ser conciliadas. Su sencillez apagó a todas las bellezas femeninas que se dieron cita para la entrega de ese galardón. Estuvo la duquesa de Alba y Jesús Aguirre, Cristina Hoyos, Farruco, Manuel Marín, Ana María Bueno, Chano Lobato, Matilde Coral y su marido... ¡Yo qué sé! La lista sería interminable. Políticos, poetas, pintores y gente de distinta condición se dieron cita allí para aplaudirla, para demostrarle su sentido agradecimiento... El fin de fiesta fue apoteósico. Todos los grandes genios bailaron con ella...

A partir de ese día y hasta su muerte, ocurrida en 2008, nació y creció mi amistad con ella. Era una mujer con una sensibilidad suprema y con una generosidad sin límites, y con un cachondeo irremediable. Le gustaba la vida; era una vividora nata después de tantos sustos que tuvo que pasar con su hermana, "La Argentinita", en la guerra incivil y tras ella. Me tomó tan gran aprecio, y también a mi mujer, que ese tema monográfico de su amistad es mejor dejarlo para mañana.

PILAR LÓPEZ CON LA DISTINCIÓN
LOS MIEMBROS DEL JURADO CON PILAR LÓPEZ
RAFAEL "EL NEGRO". ¡TRIANA PURA!

CAYETANA DE ALBA Y PILAR LÓPEZ EN PLENO BAILE

4 comentarios:

  1. La carta de Chano, el rostro de Pilar y el desplante de Rafael... qué suerte vivir esos momentos y estar entre los que lo hicieron posible.

    ResponderEliminar
  2. La carta de Chano no tiene precio. La guardo en mis archivos con un cariño especial. Lástima que en Triana no haya un museo flamenco o un Ateneo para depositarla allí. Mi buen archivo flamemnco, sabes bien que desaparecerá conmigo y acabará en cualquier papelera de Córdoba. No se van a entretener mis hijos qué vale y qué no vale. Esa era mi ilusión allá por los años que tú conoces. ¡No ha podido ser, ni el PP, ahora en el Poder, se mueve por el empeño! ¡Qué gran museo podría tener Triana con las alacenas de sus hijos!

    He tenido la suerte de vivir grandes momentos y estar con ellos. Pilar da mucho de sí, y mañana tendrás una segunda entrega de estas memorias inolvidables.

    Gracias, Ángel.

    ResponderEliminar
  3. Delicioso todo lo que escribes de Pilar López. ¡Qué maravillosas experiencias! Tenías que contarlas.
    Efectivamente, no puso ser aquel Ateneo Flamenco que pretendíamos para Triana. Ya hace algún tiempo que estamos en la tarea de un museo taurino-flamenco en el hermoso edificio de la antigua Casa del Socorro, hoy infrautilizado. A ver si nuestra pesadez sirve para algo. Pero ya sabes, las cosas aquí, o van despacio o no van. No obstante, tengo ilusión en esta nueva etapa. Ya veremos.

    ResponderEliminar
  4. En nuestro barrio, querido Ángel, no se hará nada. Bien lo sabes. Mi archivo flamenco, creo que importante, quise dejarlo allí, así como mi amplia biblioteca y mi colección de cuadros. En Triana no se hará ni un museo taurino-flamenco, ni un ateneo, ni nada. Es, desgraciadamente, un barrio muerto culturalmente, con un resturante de fama, horrible en su arquitectura, que mira a Sevilla, la gran Ciudad.

    ¿Curro Pérez y el PP van a remontar la etapa de 40 años de dejadez manifiesta. ¡Desengáñate!

    ResponderEliminar