miércoles, 16 de mayo de 2012

DESDE MI TORRE: UN 15-M CON GASEOSA


Qué duda cabe que cuando se habla de este movimiento, llamado 15-M o "Movimiento de los indignados", con el lema de "¡Democracia real, YA!", que surgió casi espontáneamente hace un año justo, hay que hacerlo con cierta frialdad para verlo en su justa medida, y no con el sentido, ciertamente mediático y partidista, con que abordan el tema los diversos medios de comunicación, a los que se les ve el pelo de la dehesa empresarial -de centro, izquierda o derecha- nada más leer un comentario o escuchar una opinión. Nada nace porque sí, y menos un movimiento al que algunos tachan que está formado por desocupados y niñatos camorristas, pero que arrastró y arrastra a miles y miles de ciudadanos de todas las edades y condiciones sociales que están muy lejos de merecer esa adjetivación despectiva.

Si atendemos a su lema en la petición de democracia real, no sé de qué se tienen que quejar los que no están de acuerdo con él. Nada es más verdad que en nuestro país no existe esa democracia. Es más, ni siquiera existió esa transición "modélica" que nos quisieron vender tras la muerte de Franco, porque lo que existió en realidad fue un traspaso de poderes para el que no se le pidió su opinión al pueblo español, que ni ha pintado nunca en materia política, ni pintará, y al que sólo se acude cuando llegan las elecciones y para secar las escuálidas ubres de sus famélicas nóminas. Tuvimos rey sí o sí, sin ofrecernos la posibilidad de votar una república, e hicieron una Constitución, que jamás se ha cumplido ni se cumple ni cumplirá, hecha a la medida de las bases gobernantes, una Constitución que bien merece un buen repaso borrándole los muchos puntos anacrónicos.

No puede haber una democracia real cuando las cárceles están llenas de pobres tironeros y yonquis y las calles de todas nuestras ciudades están plagadas de gente que han robado por la cara millones de las arcas públicas. No puede haber democracia real con una justicia tan lenta en cuyas manos prescriben los más sangrantes delitos. No hay democracia real cuando los españoles no somos, en principio, iguales ante la ley, ante todas las leyes. Por lo tanto, no creo que deba objetarse nada ante esta petición que me parece de lo más acertada. ¿Movimiento de los indignados? Que salgan a la calle los políticos, que se disfracen de personas normales y que pongan el oído para saber qué se dice de ellos en todos los lugares. Jamás en España la política aparcó al fútbol a un segundo lugar. ¿Quién no está indignado? ¡Todos! En este país se nos está robando, así como suena, han conseguido acabar con la clase media, raro es el día en el que no nos enteramos de un nuevo caso de corrupción. ¿No es para estar indignados...? 


Este señor del sombrero, el alemán de ascendencia judía Stéphane Hessel, que fue uno de los redactores de la Declaración Universal de Derechos Humanos, que creo que no se cumple desde su firma en 1948, un año antes de yo nacer, venía a decir en su libro "Indignaos" que la amenaza del fascismo no ha desaparecido, y que habría que crear una verdadera insurrección pacífica contra aquellos que sólo nos proponen un consumo de masas, muestran su desprecio hacia los más débiles y gozan de una amnesia generalizada. Ni más ni menos que lo que él propagaba es la base de este movimiento al que a Rubalcaba le interesó amparar el pasado año y al que Rajoy quiere quitar de las plazas de nuestras ciudades como si fuese el cáncer mayor de nuestro país, sin darse cuenta, o sí, que es un movimiento natural en contra de la oligarquía que nos gobierna con él a la cabeza, la Corona, la presidenta de la Comunidad de Madrid, su alcaldesa -el llamado "Clan de los Madriles"-, y todos los presidentes autonómicos, muchos de ellos empantanados en procesos judiciales que jamás llegarán a un fin. La democracia es, en teoría simple, el poder de todos, pero al estar concentrado en tan pocas manos, y ciertamente fácticas, no deja de ser una dictadura encubierta, la "dictablanda" como la llamaban en tiempos de Dámaso Berenguer en 1930. ¿Lucha entonces este movimiento por lo que cree que es justo? Creo, sinceramente, que sí. ¿Eso es malo, o es bueno? A eso sí que deben contestar los medios de comunicación antes de tantas descalificaciones contra un colectivo casual.


Los puntos principales de este movimiento no pueden ser más sensatos ni más plausibles. A saber, y por este orden: Cambio de la Ley Electoral para que las listas sean abiertas. ¿Algo que objetar? En segundo lugar, petición del derecho a una vivienda digna, recogida en la Constitución, sanidad pública y gratuita -que ya vamos a empezar a pagar-, libre circulación de personas y educación pública y laica. ¿Hay algo anormal en este punto? Sigamos: Reforma fiscal favorable para los más desprotegidos y supresión de los paraísos fiscales... Les recomiendo, efusivamente, la lectura del libro "El Club de los pringaos", de Daniel Montero, publicado por La Esfera de los Libros el pasado mes de abril. Me lo van a agradecer, aunque van a coger un cabreo de espanto con las denuncias de lo que ustedes desconocen. Otros puntos: Reforma de las condiciones laborales de la clase política para la abolición de sueldos vitalicios; rechazo y condena de la corrupción; medidas con respecto a la banca y los mercados financieros; democracia participativa y directa; recuperación de las empresas públicas privatizadas; separación de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial; total transparencia de las cuentas y de la financiación de los partidos políticos... ¿Algo malo en ello?

Pues bien, casi todos los medios, pagados por un empresariado potente y evasor, hablan y escriben en su mayoría de estos indignados, entre los que me encuentro, como de unos alborotadores, niñatos, desocupados -¿es que hay trabajo?- y comunistas. El sempiterno complot judeo-masónico del dictador. ¿Dónde la diferencia? ¿Y qué ha hecho el gobierno este año? Pues lo mismo que hacía Franco: mandar a los nuevos "grises" a la caza y captura de los alborotadores y, para que en el exterior vean que en España hay democracia, poner un horario a las protestas: "Hasta las diez de la noche podéis insultarnos, y a partir de esa hora os machacamos a porrazos..." ¡Gila redivivo! -¡Oiga, ¿es Rajoy? ¿No nos podéis dejar media horita más de huelga, que es que hace muy buena temperatura y estamos aquí mu agustito...?

El gobierno, nuestro gobierno, jamás moverá un dedo para contentar al pueblo que depositó su voto en las urnas. Ayer, por ejemplo, Griñán, el presidente andaluz, sin dar la cara, dice que subirá el IRPF autonómico. ¿No es para estar indignado? Pues no, nada de indignarse, nada de protestar. Hay que darles las gracias a todos porque todavía no nos han fusilado, no nos han llevado al paredón en albas llenas de sangre, como hacían en tiempos para olvidar cuando uno no estaba contento con el régimen. ¡Este gobierno, hombre, es bastante más permisivo y sólo te quita la cartera, pero no la vida...!


6 comentarios:

  1. No estar indignado es una irresponsabilidad o vivir en otro mundo. Quiérase o no, es nuestra única -y, quizás, última- esperanza. A los Maya se lo están poniendo los políticos y banqueros como a Felipe II; no va a ser el fin del mundo, pero si el fin del poder de los que lo están haciendo irrespirable o, al menos, el principio del fin.
    ¿Cómo no se dan cuenta...?

    ResponderEliminar
  2. Gracias, gracias estimado vecino de barrio, una entrada acertadísima que desgrana de lleno las peticiones que nuestro Movimiento espera alcanzar algún día, como decimos "vamos despacio, porque el camino es largo".Desgraciadamente todavía hay muchos que siguen como los burritos con la zanahoria delante, creyendo a pie juntillas lo que al mercado y a nuestra miserable clase política le interesa que crean: que los recortes , que estas sangrantes medidas son por nuestro bien.(No hay nada más que leer algunos de los comentarios de los "lectores" de la prensa digital cuando se trata de algo sobre el 15M).Perdone la extensión, de nuevo le felicito y le agradezco la entrada. NO SOMOS MERCANCIAS EN MANOS DE POLÍTICOS Y MERCADOS.NO NOS REPRESENTAN.DEMOCARACÍA REAL YA!, 15-M

    ResponderEliminar
  3. He escrito lo que siento, como suelo hacer siempre. Este movimiento del 15-M debería ser perpetuo.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por estas palabras, éste ha sido un año de mucho trabajo, muchas reuniones, muchas alegrías y muchos sinsabores. Parece mentira todo lo que ha dado de si este año, desde el 15 de mayo, todo un mes acampados en las setas, la andadura en los barrios, la asamblea de Triana goza de una envidiable salud y funciona como el mecanismo de un reloj, la marcha a Madrid andando, 20 días en pleno mes de julio con una rutina de levantarse a las 5 o 6 de la mañana y andar hasta la 1 o 2 de la tarde, una media de 30-35 kilómetros al día, comer, sesteo, asamblea interna, asamblea con la gente del pueblo, muchas veces se hacía un teatro o perfomance, me recordaba a los veranos de la Barraca de Lorca, la llegada a Madrid con toda la gente que se iba uniendo por el camino, desde Cádiz llegaron 15 a las setas donde se le unieron otros 15, a Madrid llegamos en nuestra columna mas de 200 personas, maravillosas todas por cierto. Una vez terminada la marcha y a principio de agosto nos fuimos a Cádiz a echar una mano en la recuperación de Valcárcel, ese colegio a los pies de la Caleta, en pleno barrio de la viña, abandonado por la especulación sin escrúpulos, que fue ocupado y recuperado por y para el pueblo, hoy desalojado y cerrado para que nadie pueda utilizarlo, y pensar que durante seis meses se han desarrollado actividades de todo tipo, para que se desalojara vilmente, con nocturnidad y alevosía, que coraje me da. En fin, este ha sido un año muy movidito, con muchas alegrías y muchos sin sabores. La ocupación del mercado provisional de la Encarnación, más de tres meses de durísimo trabajo codo con codo con personas maravillosas, para que desalojaran a las seis de la mañana para derribarlo y dejar un solar baldío. Reuniones estatales en diferentes puntos de España, las constituyentes en Cádiz...Todo un año lleno de experiencias, gente maravillosa, e ideales, y todo ello para pedir DEMOCRACIA, para pedir que cambie esta estafa. Esperemos que la semilla plantada en en este año germine más temprano que tarde y vivamos en una sociedad más justa. Un abrazo Emilio, de un vecino del Tardón.

    Diego Cruz.

    ResponderEliminar
  5. Ya sabes dónde me tenéis. Si valgo para algo, allí estaré con vosotros, de verdad, de corazón. Tengo 63 tacos de almanaque pero la misma fuerza que un pura sangre ante las injusticias que quieren tumbarnos.
    Te dejo mi correo electrónico: emiliojd@gmail.com
    Y mi número de teléfono, en el que me tendrás disponible siempre: 649-840315.
    Yo tuve que aguantar la dictadura desde que nací en 1949 hasta el feliz 1975. No hagáis lo mismo. Si yo luché por unos ideales que siempre creía posibles, hacedlo también vosotros, sin desmayo alguno. Digo yo que algunas veces hay que ajustarle las cuentas al Gran Capitán.

    Gracias por tu correo, y os felicito por vuestro esfuerzo, que no se acaban con los miedos de la Puerta del Sol.

    ResponderEliminar
  6. Esta letra resume bastante bien gran parte de lo que está pasando...

    http://youtu.be/yvqMkipOuzY

    ResponderEliminar