martes, 5 de junio de 2012

DESDE MI TORRE: ¡QUE NO HAY PARÓN!


Aunque me cueste un poco mantener el blog, no os creáis que estoy en un bache técnico, de esos que los médicos llaman depresión. Lo que pasa es que días atrás se ha celebrado la Feria de Córdoba, y no ha habido día en el que no hayan venido a arroparme mis amigos de Sevilla para sacarme de casa y llevarme a los terrenos de El Arenal, donde se concentra por metro cuadrado la mejor legión de mujeres guapas del mundo. Las cordobesas siempre se ganaron a pulso este piropo.

Me cuesta mucho trabajo arrancar, pero cuando lo hago soy como un "Vitorino" al que nadie sabe domesticar. Entre Feria y viajes previstos, no he tenido tiempo material para acudir a la cita con vosotros. No tenía ganas de días lúdicos y me han hartado. No quería ir a la Feria, no estaba dispuesto mi ánimo para ello, pero me han llevado a la fuerza. Por eso vinieron a buscarme estos viejos compañeros de trabajo y de la vida a sacarme del teclado: José Luis Torres y Carmelo Jiménez, José Luis Jiménez y su compañera Elisa. A pesar de la crisis, cayeron unas buenas raciones de gambas y de manzanilla de Sanlúcar por el paseo ferial y por la ciudad. Me vino ciertamente mejor que el Tranquimazín que me receta don Pedro, mi médico de familia. ¡Bendito sea Dios!

¿Creéis de verdad que con tanto ajetreo tiene uno tiempo para escribir? ¿Verdad que no? Pues eso: que parón no hay, pero en Córdoba, señores, ha sido la Feria de Mayo, y he tenido la suerte, hasta ahora, de no perdérmela y estar acompañado de algunos de mis buenos amigos de la nacencia y de la vida. La crisis se ha notado, claro que sí. Como decía Manuel Melado de la Feria de Sevilla, una cuña de tortilla y 40 tenedores. En los toros no ha habido nadie, a pesar de dos interesantes carteles. No me extraña que Chopera, su empresario, haya dicho que si te vi no me acuerdo y la haya dejado. Lo malo es quién se va a hacer cargo de ella el año que viene. Me parece que nadie. Entre la crisis y que el cordobés -salvo excepciones- es un poquito corto de codo, y se estira menos que el portero de un futbolín, la feria ha sido un desastre económico, y eso que los precios estaban bajos. José Luis Moreno, Morante de La Puebla y Manzanares no pudieron llenar ni media plaza, y en la de Enrique Ponce, El Juli y Jiménez Fortes sólo un cuartito benevolente. ¡Viva la Córdoba taurina!

Todo fue acabarse la Feria y me tuve que ir a Madrid para la cita de la Fundación "Tablao Cordobés", en el segundo encuentro de "Flamenco y Sociedad". Buenos amigos y buenos flamencos: Fosforito, Matilde Coral, Pepa Montes y Ricardo Miño, "Serranito", José el de la Tomasa, Nana Lorca, Cristina Hoyos y su marido, Pilar Távora, Susi, El Farru y El Carpeta, Manolete, Pastora Galván... Llegada y almuerzo en el "Café de Chinitas", donde se celebraron las primeras sesiones del encuentro después de un sabroso y contundente cocidito madrileño, al que le cantaba con lágrimas en los ojos Pepe Blanco. En la mesa, aparte de su organizador, Luis Adame, Fosforito, Juan Manuel Suárez Japón, Rafael Infante, Juan Antonio Esquivel, Manuel Martín, Gonzalo Rojo y un servidor, que dio lectura a un manifiesto breve de don Julio Cuesta, Presidente de la Fundación Cruzcampo, en cuyas instalaciones sevillanas se celebrará el próximo noviembre el tercer encuentro.


Por la tarde del día 30, y para descansar un poco del mucho flamenco digerido, paseo por la nueva ribera del Manzanares, frente por frente del hotel, y una cerveza para ver esa especie de milagro que a base de muchos millones de euros hizo el entonces alcalde Ruiz Gallardón. De nuevo autobús y tablao, en esta ocasión en uno que yo no conocía y que está en pleno centro de la ciudad, junto al elitista mercado de San Miguel: Las Carboneras, un lugar moderno y precioso pero con un "cuadro flamenco" que era un revival de la guerra del Vietnam. ¡Vaya cuadro! Hoy, desgraciadamente, bailaores y bailaoras, no saben bailar si no es metiendo los pies como una metralleta. ¿No han podido aprender de Rafael "El Negro", de Alejandro Vega...? Flamenco para turistas..., y así está el Flamenco en nuestros días.


El lugar de encuentro del día 31 fue en "Torres Bermejas", tablao madrileño por el que pasaron todos los artistas flamencos cuando iban a Madrid a buscarse la vida. Fosforito lo recordaba con nostalgia. Veinte años se llevó allí trabajando. Excelente la tarde flamenca, en la que los artistas sevillanos dejaron su claro sello de esplendor. Ya por la noche, e invitados por el Instituto Andaluz del Flamenco, tuvimos la suerte de asistir a la presentación del Ballet Flamenco de Andalucía en el Teatro Fernán Gómez (antiguo Teatro de la Villa), en la Plaza de Colón, donde Pastora Galván, la bailaora sevillana, nos ofreció una lección de maestría con la bata de cola.


Tres días hermosos conviviendo con parte de la gran familia flamenca. Tres días excelentes para el recuerdo, para anotarlos en la agenda de las buenas sensaciones. Llegada el viernes por la tarde y salida el sábado para Sevilla, para estar con mi nieta Irene en su fiesta de cumpleaños. 9 añitos. ¡Quién los pillara de nuevo..., pero con la sabiduría de ahora! Vuelta a la ciudad califal y, nuevamente, a preparar las maletas para llevar el nombre de mi barrio de Triana a la ciudad de Valladolid en sus jornadas flamencas. Me va a acompañar en el cante Manuel Márquez "El Zapatero", uno de los cantaores con quien empecé a divulgar las soleares alfareras junto a "El Teta" y Antonio "El Arenero". Ya les contaré cómo sale aquello, porque me he entretenido en preparar un visual sobre el barrio que creo puede gustarle a los pucelanos, tan amantes del flamenco.

¡Que no hay parón! ¿Lo ven? Hay mucha actividad y no me da tiempo a sentarme en el ordenador. Además, como estoy "single", soy yo quien tiene que limpiar, fregar y prepararse la comida, y es un trabajo añadido para quien jamás se ha dedicado a estos menesteres.


4 comentarios:

  1. Intensa agenda la de mayo, Emilio. El jueves, con Triana presente, tendremos la oportunidad de brindar en Valladolid. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. El mes de Mayo ha sido para no respirar, y Junio y Julio también vienen cargaditos, gracias a Dios que me echa una manita a la pensión.
    El jueves, tendremos la oportunidad de brindar en Valladolid con nuestros grandes amigos, tengo, además, una ilusión tremenda por volver cantar a Márquez "El Zapatero". Espero que todo salga bien.
    Triana queda bien en todos lados. Es un barrio universal que pocos desconocen.
    ¡Hasta el jueves con una copa de Ribera en la mano!

    ResponderEliminar
  3. No se pare, Emilio, sus seguidores se lo agradecemos. No sabe cómo le envidio, todo ese trajin y relacionado con nuestro arte... y yo aquí, fregando vasos. MEnos mal que de vez en cuando me llaman mis amigos flamencos y me "sacan". Ahora ando esperando la bienal como agua de mayo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Pues poco tiene que esperar por lo que me barrunto y está llegando a mis oídos. La bienal va a ser de convenencia. Tiempo al tiempo.

    Un abrazo, querido amigo.

    ResponderEliminar