jueves, 3 de mayo de 2012

DESDE MI TORRE: ¡PERDONAD POR EL PARÓN!


Queridos amigos: Perdonadme, de verdad, por este parón que, hasta que Dios quiera, vamos a tener en este blog dictado desde mi torre cobalto de Santa Ana. De todas formas, podéis seguir entrando, disfrutando, criticando y compartiendo las 3.533 entradas que llevamos hasta hoy. Puede ser un buen tiempo para repasar páginas perdidas, versos olvidados, vivencias inconclusas, canciones de ayer y de hoy y de siempre, opiniones de cómo va la cosa, tercios flamencos, soleares definitivas y seguiriyas de muerte. Tiempo para gozar de la revisión de un erotismo que a todos nos atrapa, de repasar la obra de los grandes poetas que por aquí pasaron, de templarnos en una lectura más sosegada.

Cuando me encuentre con más ánimo, volveremos a subirnos a esta torre de mi nacencia para compartir, desde su hermoso mirador, el paisaje de la vida que se detiene o pasa a nuestro alrededor. Estoy embarcado en un proyecto que tendré que mostrar en Valladolid el próximo 7 de Junio; quiero terminar un librillo que tengo en mi mesa; quiero analizarme un poco desde la soledad impuesta. Es imposible, por tanto, entregarme a vosotros con la sinceridad que siempre me ha caracterizado. A mi vera jamás puede haber tristezas -que ya nos ofrece bastante la historia que vivimos-, y, como tampoco me encuentro con fuerzas para dejaros alegrías, lo mejor de lo mejor es hacer un parón -espero que Dios quiera que mínimo- para reencontrarme con todos vosotros a la vuelta de la esquina, una esquina de la nueva primavera que me gustaría llena de color y del olor fragante de la amistad.

¡Hasta pronto!


Un abrazo de vuestro cabal amigo:
Emilio Jiménez Díaz

11 comentarios:

  1. Bueno, te echaremos de menos.

    Pero como bien dices haremos un repaso a los artículos, noticias, poemas y comentarios anteriores.

    Qué vayan bien los nuevos proyectos, los descansos...

    Y muchas gracias por todo.
    Un saludo.

    Ia

    Ia

    ResponderEliminar
  2. Ánimo, y mucha suerte en tus nuevos proyectos, disfrutaremos mientras tanto de todo lo escrito, un abrazo de un vecino de El Tardón.

    Diego Cruz.

    ResponderEliminar
  3. Querido Emilio, hay ocasiones en las que es bueno tomarse un respiro, hacer parada y fonda. Ojalá y que sea por esos empeños y proyectos que cuentas y no por esa soledad y esa tristeza de las que a veces has hablado en los últimos meses. Suerte con ellos y un fuerte abrazo, que todos tus lectores y amigos aguardaremos tu regreso.

    ResponderEliminar
  4. José Manuel Holgado Brenes3 de mayo de 2012, 19:20

    Querido Emilio, ya sabes que a ésto los iberoamericanos le llaman un receso y viene bien hacerlo de vez en cuando y tomarse un descensito, pero lo que sí te pido es que sigas contando conmigo y con todos los amigos, claro, pero en mi caso concreto y por este medio o por sms directo, me pidas fotos de mi gran cosecha para incorporarles tus maravillosos comentarios que creo que a la gente les están gustando mucho.
    Pero se me olvidaba y la verdad es que debería haberlo puesto el primero, porque es eso el número uno con el que tienes que contar, por que Él lo puede todo, tu Señor del Cachorro y ¿como no? para que Ella se lo pida, tu Virgen de la O, del Patrocinio y sobre todo, de la Esperanza y ya verás como Ellos te ayudan en todo.
    Siempre unidos,
    José Manuel

    ResponderEliminar
  5. Claro que echaremos de menos tus cosas, Emilio. Avisanos para estar al tanto de lo de Valladolid. un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias a todos y de todo corazón. Sé muy bien cuánto me queréis, sin apenas merecerlo. Vuestra generosa dadivosidad es bastante mayor que los pocos méritos que yo haya podido entregar a vosotros.
    No estoy "afinao", como dicen los cantaores en una mala noche. ¡Un bajón lo tiene cualquiera, aunque el mío sea demasiado profundo y me esté siendo muy difícil salir de él!
    Sé que os tengo a vosotros detrás, y espero que entre todos, con la ayuda de ese Cachorro mío que dice José Manuel, podáis sacarme del pozo.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Querido Emilio, tienes alguna duda que tus amigos estan contigo, y que tenemos mucho que agradecerte, por todos los buenos ratos que hemos pasado contigo, el Cahorro y la Virgen de Guadalupe como buen extremeño que soy, le pido todos los días por ti y por la gente que quiero y te quiere. Espero verte pronto. Un fuerte abrazo
    Joaquín

    ResponderEliminar
  8. Querido Joaquín: Sabes bien que te debo una visita, tantas veces prometida, pero no ignoras que no tengo ganas de nada. Voy a llevarme un tiempo haciendo lo que me pida el cuerpo. Entre otras cosas, he vuelto a retomar mi olvidada afición a la pintura. Llevas años pidiéndome un cuadro mío. Ahora puedes tener la oportunidad, mira por donde.
    Gracias por tus desvelos y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Emilio después de leerte a tí y los comentarios añadidos me he acordado de una sevillana, con la idea del que canta las penas espanta y creo que tú haciendo un esfuerzo grande como las penas del Carbonerillo deberías de no dejar de cantar.Dice así: Una pará en el camino/una guitarra y un cante/ dame un buchito de vino/ que se me quite esta ronquera/ que viá a cantarle un poquito/a esta Virgen tan rociera. Pues éso, Emilio, coge la guitarra, toma un buchito de vino y no dejes de rezar/cantar a la Virgen. ¡Un abrazo y te espero!.

    ResponderEliminar
  10. Querido Emilio: He entrado esta noche en tu blog buscando algún comentario sobre el nuevo gobierno de la Junta y me he encontrado con ese paréntesis que anuncias. Espero que sea corto y que, durante el tiempo que vayas a estar en la trastienda, hagas cosas que te satisfagan y te hagan pasar los días de forma llevadera. Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Espero que sea un paréntesis breve. No me encuentro con ningún ánimo, aunque el blog era casi una religión diaria para mí. No tengo ganas de hacer nada, sólo dejar pasar los días. Bien sé que en algún momento cambiará el signo de los vientos y con él mi veleta.

    Gracias, amiga Caty.

    ResponderEliminar