viernes, 6 de abril de 2012

TIEMPO DE PASIÓN: JESÚS NAZARENO


JESÚS NAZARENO

¡Qué triste vas, Padre mío,
Nuestro Jesús Nazareno,
por un barrio que quisiera
quitar de tu hombro el madero.
Por un barrio que es poeta,
prosa de amor, verso eterno,
al que le duelen las cruces
del dolor, de los inviernos
sobre la piel malherida,
y en el que Tú, Jesús, eres
igual que un hermano nuestro
de un corral que sólo tiene
lágrima y hambre por techo.

Tu Triana es como Tú,
silencioso Nazareno,
una Triana que lleva
su cruz, como Tú, en silencio.
Barrio de gitanos pobres
que a nuestros hombros se unieron,
barrio de luz marinera
por donde entraba tu cielo,
ceramistas que llevaban
tu cruz al dintel de un templo
o hasta el corazón de un patio,
con una higuera en el centro,
para saber que tu Cruz
era nuestra, Nazareno.

Nunca solo, Jesús mío,
por este barrio sediento
de tu mirada bendita,
de tu fuerza, vida, aliento.
Nunca solo, que Triana
para el costal, costalero;
para tu cruz, cirinea;
para tu llanto, pañuelo;
para llevarte las penas,
las fuerzas de nuestro cuerpo;
y para decirte ¡ole!,
Padre Jesús Nazareno,
nunca habrá labios mejores
que los de este barrio bueno.

Emilio Jiménez Díaz
"Pregón de la Semana Santa de Triana"
1994

No hay comentarios:

Publicar un comentario