sábado, 7 de abril de 2012

DELICIAS DEL EROTISMO: MARÍA SANZ


ALBORADA

Tristes mis ojos, triste la alborada,
triste porque mi cuerpo se despoja
del tuyo, despertar donde se aloja
toda la soledad inexplicada.

Muerte del corazón, luz agotada,
tu aliento entre mi pecho, y esa hoja
marchita en su dolor, porque se moja
con lágrimas de todo en esta nada.

Horas lentas, hirientes del abrazo
llevando su transcurso hasta mi pena.
Tú junto a mí otra vez, mientras respiro

sin alma casi, sin romper el lazo
que nos anuda vena contra vena,
y calmo este morir con un suspiro.

María Sanz

2 comentarios:

  1. Gracias por incluirme en estas "delicias" que vas colgando en tu blog, todas muy acertadas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Tu soneto es una gozada. Lástima que muchos ñoños/as aún quieran lavarse con el agua bendita de la hipocresía.
    Gracias a ti, María, por tener poemas para todas las circunstancias de la vida.

    ResponderEliminar