lunes, 16 de abril de 2012

DELICIAS DEL EROTISMO: EMILIO JIMÉNEZ DÍAZ


EL MONTACARGAS

La conocí en un montacargas, era
rubia como la miel y de achinados
ojos que me miraban encantados
cual si naciese en flor la Primavera.

Sus pezones lucían en la higuera
de una blusa plena en tornasolados,
y en tonos blancos y aterciopelados
una falda cubría su trinchera.

Jugamos a mirar, cogió mi mano,
la rozó por sus pechos bien erguidos,
y se la llevó abajo, hacia la manta

de endrinas ramas cuajadas de rocío.
Me dio un beso y me dijo en desafío:
-¡Lástima que me quede en esta planta!


Emilio Jiménez Díaz
"Pecados veniales. Coñografías"
1999

No hay comentarios:

Publicar un comentario