domingo, 19 de febrero de 2012

LAS SOLEARES NUESTRAS DE CADA DÍA (9)


Me habían prevenío de ti,
pero desprecié el aviso
y en tus redes me metí.

Un viacrucis de amargura,
con más de treinta estaciones,
sufro yo cuando vigilo
los pasitos que tú corres.

Hombre malino no duerme,
que por las noches prepara
los males del día siguiente.

Debajo de tu balcón
he pasao tantas noches
que la luna y las estrellas
de vista ya me conocen.

Pena mu grande me da
viendo que, de lo que eras,
no queda ni la mitá.


Ginés Jorquera

No hay comentarios:

Publicar un comentario