martes, 21 de febrero de 2012

LAS SOLEARES NUESTRAS DE CADA DÍA (11)


No me preguntes qué tengo
que no sé de dónde viene
la pena que llevo dentro.

Las cosas que a mí me pasan
me las callo y no las cuento,
porque no debo contarlas.

Por detrás de cada puerta
hay hombres que están llorando
por cosas que no se cuentan.

¡Caballitos de la mar!
¡Como son tan pequeñitos
nadie los puede montar!

Que no me lo dijo nadie,
que yo solo me di cuenta
nada más que con mirarte.

Julio Porlán

No hay comentarios:

Publicar un comentario