sábado, 11 de febrero de 2012

LAS SOLEARES NUESTRAS DE CADA DÍA (1)


Yo ya he perdío las tres:
la caridad, la esperanza
y mucho antes la fe.

Calle de la Libertad
quiero llamarle a mi vida.
¿Quién me la rotulará?

El hombre que yo mantengo
por fuera se está matando
y ya está muerto por dentro.

Para vivir como vivo
es mejor poner un punto
final, y no suspensivo.

Tanto decirme borracho
cuando sólo pruebo el vino
amargo que dan tus labios.


Emilio Jiménez Díaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario