lunes, 20 de febrero de 2012

DESDE MI TORRE: CARNAVALES...


Ayer Córdoba era una auténtica fiesta con dos cabalgatas casi parejas: la trágica de la justa protesta a la reforma laboral con la que nos ha obsequiado el gobierno de Rajoy, y la muy alegre y divertida del domingo de Carnaval. Una era la cabalgata de la miseria, del paro y de la injusticia, la cabalgata de unos trabajadores que a la vuelta de la esquina han perdido todos sus derechos, esos que tanto esfuerzo, sudores y hasta sangre costaron conseguir; esos por los que se han visto años en las cárceles muchos sindicalistas auténticos de los que ya nadie se acuerda. Bien podría este gobierno haberle titulado a esta ley "El chollo del empresario", sin darle tantas vueltas para confesar la verdad de una derecha tan ciertamente inútil como la izquierda (?) que nos ha gobernado hasta hace poco. Para celebrarlo -y tal vez pagado por todos los empresarios a los que han vuelto a abrirles las puertas del paraíso- gran autobombo del PP en Sevilla -que vale para todas las ferias-, celebrando un Congreso: no sé si el del esperpento o el del mayor de los sarcasmo. ¡Carnaval, Carnaval...!

La otra, en la avenida paralela, era la de la celebración de Don Carnal, ese  día de asueto que todos los gobiernos conceden a los pobres para que suelten adrenalina y puedan cagarse en..., sin que les pegue la policía. No sabía por cuál decidirme. Por una parte, me hubiese incorporado a la manifestación en contra de la reforma laboral, pero al ver tantas banderas de UGT y de CCOO, con lo bien que viven muchos de sus dirigentes y lo que "trincan", desistí. Al final, en tiempos de tristezas profundas, me decidí por la alegría y allá que me fui para ver a mi hijo, darle un abrazo y desearle suerte en el recorrido, pero sin olvidarme jamás de esos miles y miles de mujeres y hombres, jóvenes y viejos, que reclamaban más igualitaria Justicia, esa que dicen que siempre lo es aunque sea una soberana mentira.


Las calles estaban a revienta calderas. Ya que no hay ni dinero para ir al cine, por lo menos que las calles sirvan de distracción gratuita para esa colectividad de un pueblo al que están robando, y por la cara (dura), hasta las cerillas de los oídos. Yo estaba un poco sensible en este día, porque siempre he acudido a la cabalgata de Carnaval a ver a mi hijo acompañado por mi mujer. Ya no puede ser posible. Y se me soltaron las lágrimas a caño cuando la comparsa en la que toca la guitarra mi hijo Emilio me dedicó un cuplé a pie de calle, tal como recoge la anterior fotografía, casi en la misma esquina de la célebre Plaza de las Tendillas.

Entre el recuerdo y la manifestación, volví a casa para enfrentarme de nuevo a la soledad, y mucho más triste que cuando encaré la mañana con la esperanza de pasarlo bien y divertirme un poco.


4 comentarios:

  1. Emilio, voy siguiendo el blog aunque no comente nada. No pude comentar nada sobre el artículo de muñecas porque ya me olvidé lo que quería decir. Como siempre van cambiando los temas...

    La primera vez que entré al blog de casualidad me gustó tanto como escribía el castellano. A mi sus artículos me suenan a música, es decir, bonito, natural, rico, pero no pomposo. Y por eso los leo. No entiendo y desconozco toda esta cultura andaluza y no la he vivido nunca. No sé nada de tauromaquia, ni flamenco...pero a veces veo un cuadro de pintura, una escultura, leo un artículo y oigo música, no sé porqué pero me gusta aunque no lo entiendo. Como el castellano no es mi idioma materno, es el catalán, me encanta el castellano bien hablado y escrito, me lo paso muy bien leyéndolo cuando me suena bonito.

    Le agradezco mucho que tenga el ánimo de continuar escribiendo aunque esté bajito de ánimos.

    Ia

    ResponderEliminar
  2. Me alegra mucho de que siga el blog y, por supuesto, que le esté gustando sus entradas. Gracias por los piropos a mi lenguaje en prosa. Escribo como hablo, sin tener que acudir al diccionario para buscar palabras rimbombantes. No hay que saber de las cosas para entusiasmarse con ella: esa es la sensibilidad, verdadero principio para entender la belleza en cualquiera de sus órdenes.
    Gracias, Ia.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, puede que sí, será algo de sensibilidad artística, no sé.
    Mi marido es compositor autodidacta y yo ceramista y pintora...así que puede que sí. Le envío un video con su música e imágenes de un viaje que hicimos desde Tortosa al Valle de Aran y con la música que él hace...

    http://www.youtube.com/watch?v=DgIv-ZDi08U

    ResponderEliminar
  4. Buenísimas las imágenes y maravillosa la música. Me ha gustado mucho y he disfrutado un buen rato.

    ResponderEliminar