sábado, 14 de enero de 2012

OFICIOS PERDIDOS, COSAS Y COSTUMBRES DEL AYER (14)


EL BOYERO

En esta postal de principios del siglo XX -ya que no se ve en la fotografía la célebre Capillita del Carmen de Anibal González y sí la llamada torre del reloj-, vemos subiendo desde El Altozano al Puente de Triana dos carros tirados por bueyes, cargados, al parecer, por alpacas de pajas. Es una imagen que, hasta la aparición de isocarros y furgonetas, hemos podido disfrutar por nuestras calles hasta principios de los años sesenta. El buey, animal que por su fortaleza siempre se ha empleado para el tiro del arado y para la llevada de cargas pesadas, está casi obsoleto en el campo, y totalmente desaparecido de nuestras ciudades. Sólo vemos su empleo, una vez al año, en la llamada romería del Rocío, arrastrando con lentitud, pero con fuerza y seguridad, las carretas que conforman estas hermandades.

Sin embargo, en minifundios  de Cantabria, Asturias, Galicia y parte del País Vasco, aún se siguen utilizando como "tiro" y para transporte de materiales, aunque con la ilusión de que un tractor ocupe su lugar en cuanto se tenga un poco de dinero. 

El tiempo se ha encargado de eliminar poco a poco al gran símbolo de los egipcios, de los griegos y de la India, donde tienen religioso respeto por ellos. Pasaron las ofrendas romanas de bueyes a Júpiter, y se ha ido perdiendo lentamente como el máximo símbolo de la Agricultura. Animal que tanto dio al hombre y al que ayudó en gran parte de su vida, en sus afanes y labores, se ve hoy, claramente, abocado a su extinción. Por el puente trianero ya jamás se repetirá esta imagen que hoy recuperamos para la nostalgia. Pero en nuestra visión infantil, el buey, aparte de la imagen que nos ofrece en el nacimiento de Jesús, siempre será ese animal noble y cansino que algún día llegamos a ver pasar por nuestras calles.


No hay comentarios:

Publicar un comentario