martes, 10 de enero de 2012

OFICIOS PERDIDOS, COSAS Y COSTUMBRES DEL AYER (10)


EL LATERO

Aunque se conocían también como "lañadores", este oficio callejero, ya totalmente desaparecido de nuestras calles, fue uno de los más importantes en la época de nuestros padres. ¡Niñaaaaaaaaaaa el lateeeeeeeeero...! El hombre se sentaba en las aceras de las calles, y allí ponía su escueto y humilde taller: su fogón de carbón para calentar los soldadores, su martillo, sus barras de estaño, sus trapos y pocas cosas más. Su presencia en aquellos años nos daba idea de cómo se cuidaban los utensilios domésticos. Barreños como el de la fotografía, ollas y sartenes, y hasta las antigua latas de leche condensada convertidas en jarras para beber. ¡Qué enorme pobreza!

Hoy, en las cocinas de todos los hogares, que valen una millonada, no faltan las ollas exprés más sofisticadas, las planchas, los hornos, los microondas, las "senseos", las tostadoras... No hay para comer, pero tenemos todos los cacharros. Antiguamente no. No había para comer, pero tampoco el mínimo ajuar doméstico para cocinar. Por eso nuestras madres cuidaban de que las perolas y ollas no tuviesen un poro, que el lañador o latero nos arreglase con esmero el poco arsenal estropeado, que entre tanta humildad la sopa no se escapase de la escudilla de lata...

No le faltaba trabajo a este hombre que de semana en semana paseaba por nuestras calles: ¡El lateeeeeeero"! Sus manos artesanas apañaban el escaso menaje de una España de posguerra desde una acera siempre en sombras: ¡Niñaaaaaaas, el lañador / se arreglan lebrillos, / se arregla de tó. / El lañadooooor, cuanto más roto mejoooooor...!

Recuerdo aquellos años tristes en esa imagen que hoy traigo a la memoria, y se me vuelve a escapar el tiempo entre las manos. La chistografía popular, comentaba que un latero, mientras soldaba una vieja palangana, vio volar sobre su cabeza a un moderno avión. Se le quedó mirando serio y acertó a decir con total convencimiento: -¡Lo que hemos llegado a hacer los ingenieros metalúrgicos...!


No hay comentarios:

Publicar un comentario