martes, 20 de diciembre de 2011

DESDE MI TORRE: UN AÑITO DE "TRIANA CRÓNICA"


Se termina el año y lo que prometía ser tan sólo una aventura más en el barrio de Triana, en este caso periodística, ya es una realidad palpable que cumple sus once números con los lectores y casi su primer cumpleaños. El esfuerzo de Ana Díaz y Daniel Martínez, con su incansable equipo de apoyo y sus altruistas colaboradores -entre los que tengo el honor de encontrarme-, se ha visto colmado por el interés que la publicación ha despertado en al arrabal. Menos mal que una idea feliz ha cuajado en un barrio que, tras quedarse sin apenas trianeros, está huérfano de actividades culturales en todos los órdenes.

Estaba esperanzada Triana con el nombramiento de Curro Pérez como delegado de la alcaldía, pero los meses que han pasado desde su nombramiento, sin hacer nada que merezca la pena ser recordado y se nos venga a la memoria, me siguen dando la razón de que a Triana sólo pueden salvarla los trianeros, al menos en materia cultural. Por eso, y por el trabajo que conlleva sacar "Triana Crónica" a la calle, es digno de agradecer a este joven matrimonio que siga luchando mes a mes para acercarnos, con la palabra clara, la verdad de una Triana que, como su "Cachorro", sigue siempre expirando sin que nadie haga lo posible e imposible para reanimarla.

¿Dónde los trianeros de ahora, remedando un poco el poema de Alberti? ¿Dónde aquellos a quienes se les cae la baba diciendo que han nacido en Triana, pero que aún no han estrenado sus manos ni sus labios para hacer algo por ella? Desde esta diáspora en la que habito, cuando me llega puntualmente "Triana Crónica" parece que una lluvia suave y feliz me ha caído sobre la cara del alma. ¡Alguien, por fin, como Daniel y Ana, han dado la cara por Triana y se están jugando sus pertenencias en esta apuesta que, felizmente hasta ahora, está llegando a buen puerto! ¿Qué menos que felicitarlos por esta labor, y más cuando la crisis azota por todos los flancos?

Con una editorial sobre la Navidad como motor económico, que debe leerse y releerse por todos, pero muy preferiblemente en la propia Tenencia, se abre este número último del año, en el que junto a las secciones habituales de artículos de fondo, gastronomía, etcétera, cabe destacar la fina y estupenda entrevista que Ana Díaz realiza al articulista de ABC, nuestro buen amigo y valiente cantador de verdades Paco Robles; las centrales, en las que un reportaje de la propia Ana nos cuenta el mundo de los extranjeros que habitan en el arrabal. Lástima que en él no haya podido tener cabida uno de los más grandes estudiosos del Flamenco del mundo, nacido en Salzburgo y que habita en la calle Castilla. Me refiero a Gerhard Steingress. Genial, como siempre, la viñeta de "El Sieso", así como la diagramación, fotos e ilustraciones.

Comenzamos un nuevo año. En enero habrá que poner una velita a esta tarta de la ilusión. Hoy el niño, después de tanto cariño, cuidados y mimos, ya está empezando a corretear y a deletrear, junto a mamá y papá, el nombre de Triana, la bien amada por una vieja legión de trianeros..., la olvidada siempre por aquellos que rigen su destino desde un despacho de la Plaza Nueva.


4 comentarios:

  1. La década de los noventa echó el telón de lo que fue la Triana pura; en esos años fueron desapareciendo los últimos de esta Filipinas que es Triana. Quedó un resto, discípulos de aquéllos, que ven cómo muchos van desertando de las trabajaderas y así el paso anda como anda.
    Los capataces, gente extraña la mayoría, como vienen mandados por quienes no tienen ni ideas ni interés, no saben que hacer y suelen dejarlo en medio de la calle, abandonado. Así que hay que redoblar los esfuerzos para que vaya avanzando aunque sea lentamente.
    El periódico que alabas es un positivo ejemplo. Pero ya ves, tiene que ser fruto de particulares. La revista "Triana" espera, paciente, una contestación del delegado del distrito después de la reunión de hace ya demasiado tiempo. Y eso que sólo les cuesta la edición... y existe una imprenta municipal, ¿no?
    Así que suscribo todo lo que escribes, Emilio.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tus siempre alentadoras palabras, maestro. Sin vosotros esta aventura ni sería posible, ni merecería la pena. Un abrazo muy fuerte y Felices Fiestas tanto para ti como para Ángel Vela.

    ResponderEliminar
  3. Me imagino que el delegado de nuestro distrito, don Francisco Pérez, o Curro Pérez como le llamáis afectuosamente, se encuentre el viernes en la iglesia de Santa Ana para la lectura poética de la Navidad. Si así no fuese es para hacer huelga de versos caídos y que saliese en todos los periódicos del día siguiente. Tú tenías mucha fe en él, yo también por lo que me habíais contado. ¿Ha hecho algo? ¿Dónde, como bien dices, la revista "Triana" de la que aguantaron sus trabajaderas esos costaleros que ya no existen. tú, Paco Solís, Macías, Manolo Pacheco, Armando...?
    Los políticos -y más ahora del PP, en cuyo tablero va a haber muchos cambios de fichas, están pendientes de ascender desde el ayuntamiento a la Junta, desde ésta al poder central... ¡Son todos, ciertamente, iguales!
    Si queremos salvar hoy a Triana, tenemos que hacerlo desde el esfuerzo particular, como están haciendo Ana y Daniel. Olvídate de Pérez, de Alés y CÍA. La experiencia nos lo ha demostrado. ¿O no basta?

    ResponderEliminar
  4. Querido Daniel: Ten por seguro, para lo bueno o lo malo, que yo no digo nada que no me salga del alma. Quizás mi corazón vaya siempre por delante de mi cabeza. Pero a esta edad, ya nadie puede cambiarme.

    ResponderEliminar