lunes, 19 de diciembre de 2011

ARCOS EN NAVIDAD: LOS BELENES DE ANTONIO BERNAL (1)


Entrar en Arcos de la Frontera en la casa de Antonio Bernal, es recibir una hermosa sorpresa desde cada rincón. No hay un hueco de su amplísimo estudio -planta baja y sótano- que no esté ocupado por dioramas navideños referentes a las diversas escenas bíblicas del Nuevo Testamento, o de las diferentes interpretaciones que de ellas hicieron los hombres que aún siguen manteniendo viva la llama del Belén.

A mí, que venero a los artesanos de todos los oficios, se me cayó literalmente la baba contemplando, sin prisas, las obras de este ejecutivo, hoy prejubilado, cuya afición belenística parece que lleve inyectada en la sangre. Unas escenas, como esta, son de su creación; otras, de amigos que tienen la misma amorosa afición; muchas de ellas, encargos que él ha hecho a artistas belenistas de postín que la han costado una pasta curiosa. No he visto a un hombre más enamorado de la Navidad. Vive y respira para ella durante todo el año. El increíble Belén que tiene montado la Asociación, en pleno centro antiguo de Arcos, es una joya que hay que visitar. En él se nota las manos de este hombre que me deslumbró por su sencillez y por su exquisito gusto. Con su permiso, y con algún que otro comentario por mi parte, quiero ir publicando estos días algunas de las escenas que fotografié en su casa. Una casa que es una caja llena de sorpresas y que tiene un recorrido intenso, habílmente diseñado para el disfrute y el gozo total.

 Cuando creía que todo lo habíamos visto y ya nos disponíamos a salir a la calle, nos dijo: -¿No se van a dar la vuelta? Y ante nuestros ojos se abrió un gigantesco diorama que representaba un Belén completo inspirado en la propia Arcos de la Frontera: con su Peña de Arriba, las siluetas de Santa María y San Pedro, los prados de la orilla izquierda del Guadalete, la niebla...

Arcos bien merece una visita por su conjunto monumental, por sus tradiciones y exquisitos manjares y tapas. Pero si deciden encaminarse un día hasta uno de los rincones más hermosos de los pueblos blancos gaditanos, no dejen de preguntar por él, díganles que van de mi parte, y que quieren sentir, como yo, esa emoción precisa y única que nos hace falta, entre tanta debacle, para sentirnos felices en este inimaginable recorrido de sueños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario