lunes, 14 de noviembre de 2011

¿SE ATREVE A PONERLE UN COMENTARIO? (6)


9 comentarios:

  1. Pues esas son las 3 salidas, Paco, con la cantidad de jóvenes preparados que hay en España...

    ResponderEliminar
  2. Una auténtica lástima que gente joven muy cualificada, que se han batido el cobre junto con el esfuerzo de sus padres para sacar adelante una carrera, esté abandonando el país y preparándose para abandonarlo de forma masiva.

    Seguramente cuando comprueben las condiciones laborales y económicas en otros lares, sólo vuelvan a España de vacaciones, y aporten su sapiencia y profesionalidad en dichos países.

    ¡ Una auténtica lástima y vergüenza a la vez !

    ResponderEliminar
  3. Ya pasó en su día. Los hijos de algunos amigos míos se fueron y ya no han vuelto más, tan sólo para breves visitas a sus padres, pero cada vez más distanciadas. ¡Es una auténtica lástima!, como bien dices.

    ResponderEliminar
  4. Que gran verdad. Hasta el pobre Iñaki, el hijo político del Rey, se tuvo que marchar a Estados Unidos porque aquí en España no tenía oportunidad de negocios. Y este hombre ha tenido que ser “tela” de listo porque si hasta el año 2000 estuvo jugando profesionalmente al baloncesto; o sea que no tenía otra experiencia profesional, y dos años después se lo rifaban en las mejores empresas de España para que ocupara un puesto directivo de alto nivel, es que debe tener “manitas de plata”. Aunque parece que esta semana ha vuelto de America por algún ajuste de cuentas que parece que no le cuadra al Grupo de Delincuencia Económica de la Policía Nacional, pero seguro que su excelencia aclarará el asunto en cuestión.

    ResponderEliminar
  5. He querido decir que Iñaki jugaba al balonmano. Lo importante es que el asunto en cuestión está relacionado con las manos.

    ResponderEliminar
  6. Aquí meten la mano hasta los mancos. Acuérdate de uno muy célebre que tenía apellidos y títulos muy rimbombante.
    Aquí meten la mano hasta los que juegan al trompo (peonza, para los que no entiendan la palabreja de mi niñez).

    ResponderEliminar
  7. Hay otra salida... olvidarla.

    ResponderEliminar