viernes, 7 de octubre de 2011

LIBROS CON POESÍA: DESDE SEVILLA EL LATIDO


Este fue el primer libro de poemas del poeta sevillano Manuel Lozano Hernández, libro que el autor subtitula como "Del tiempo y del hombre". La mayoría de los poemas son un claro homenaje a hombres y mujeres que de alguna forma incidieron en su vida, desde Antonio Machado a Blas Infante. Sevilla siempre ha sido, y sigue siendo, una constante en la trayectoria vital de este amigo poeta, que más tarde siempre se ha volcado con ella en sus poemarios. Como ilustración para la ficha de este libro, he elegido el soneto que dedica a la memoria del torero Juan Belmonte, al que he acompañado con una ilustración del pintor y escultor de Alcalá de los Gazules, Jesús Cuesta Arana, también amigo.


A JUAN BELMONTE

Como dando una negra rebolera
-molde fiel de la muerte sorprendida-
con un temblor de tarde anochecida,
qué gran salto le diste a la barrera.

Te saltaste la vida a la torera
y el mugido lloró en la yerba herida.
Quedó cambiado el tercio de tu vida
como escombro de plaza en primavera.

El duende que tenías y callabas,
entre un peso mortal y un ansia en vuelo,
sostenía la gloria que llevabas.

¡Qué montera de pena sorprendida
se fundó con la gloria de tu nombre,
cuando se fue tu vida de la Vida!


Autor: Manuel Lozano Hernández
Edita: ECESA
Ciudad: Sevilla-1977
Páginas: 106
ISBN: 84-85057-98-8
Depósito Legal: SE-520-1977

5 comentarios:

  1. Buen poeta nuestro admirado amigo Manolo Lozano, que ha hecho posible tantos encuentros poético-navideños en el Círculo Rociero de Triana. No sé cuántas docenas de libros tiene publicados, todos de poesía. Se trata, junto a Manuel Garrido, también octogenario, entre otros, de un olvidado por los que deciden el pregonero de la Semana Santa de Sevilla.

    ResponderEliminar
  2. Se han ido muchos, y lo hemos hablado en muchas ocasiones. ¿Cómo hubiese sido el pregón de mi padre, o de Ramón Charlo, de Manuel Garrido o de Lozano...? Pues un auténtico pregón: ni una clase de Teología, ni una clase de converso.
    Sevilla y el oscuro mundo de las hermandades se lo han perdido.
    Tenemos que volver a esos encuentros poéticos de la Navidad. Me parece que dije en este mismo blog, que siendo Santa Ana la madre de María y abuela del Niño, ¿por qué no un pregón de la Navidad en Sant'Ana?
    Manolo Lozano fue una amistad de mi padre, y yo continué con esa amistad, y continuaré siempre. Bien lo sabes.

    ResponderEliminar
  3. He citado a los dos amigos que suelen acompañarnos en Navidad; claro que hemos hablado de estos olvidos. También hablamos de celebrar este año ese encuentro en la iglesia de Santa Ana. Lo del pregón me parece idóneo, dado el sitio y la santa. Tendremos que comentarlo con Lozano.

    ResponderEliminar
  4. Sería interesante hacerlo. El barrio esta vacío de actos culturales.

    ResponderEliminar
  5. Por venturosa coincidencia, el destino literario del nombre Manuel Lozano le fue dado a dos poetas: un argentino y un español -que es del que trata esta entrada en el blog-. Quiero invitarles a conocer un poco de la poesía del poeta de Córdoba, leído por Borges poco antes de morir. Saludos desde Colombia.

    http://vquijano.blogspot.com/2013/05/la-poesia-de-manuel-lozano-entre-la.html

    ResponderEliminar