domingo, 2 de octubre de 2011

EL POETA DE LA SEMANA: RAFAEL SÁNCHEZ SEGURA (2)


TAPIA

La Historia está preñada
de tapias y mojones,
y nosotros soñamos campo abierto.

Hay tapias
que a los ojos de los niños
se surten de cipreses,
teñidos de amapolas grises
en gritos de mil padres destrozados.

Las tapias carceleras
puro cemento y hierro,
tiene puesto un pellizco en cada mama
y tañen su gemido en los ocasos.

Hay una pirueta,
donde la desesperación se espina
porque le ponen tapias al cortijo,
al camino y al habla,
al grito y a la vista,
y al arado como se encauza el agua.

Yo tengo una piqueta
donde la desesperación se estira.

Ponerle un madroñal a mi caballo blanco,
que yo quiero saltar sobre la furia
para que besen otros el sendero
donde podamos detener al viento.

Yo declamo,
respiro y vocifero,
y lidio la tristeza,
y le beso la frente al optimismo,
y me pongo un clavel en la solapa
con el luto de los que ya murieron.

Rafael Sánchez Segura
"Del sudor y del viento"
(Inédito)

8 comentarios:

  1. Gran poeta Rafael Sánchez Segura, prueba viviente de que la poesía elige a sus hombres y no al revés.

    ResponderEliminar
  2. Un grandísimo poeta, mejor que pintor y cantaor de flamenco. Tengo la suerte, como dije, de que en la exposición realizada en la Peña "La Fragua" de Bellavista, él mismo me dijo que eligiese el cuadro que más me gustara. Le dije que me quedaba con su autorretrato. Aunque él desapareció de la vida de Loli -a quien tanto quería- y de la mía, al menos lo tenemos siempre en el recuerdo.
    ¡Magnífico poeta!

    ResponderEliminar
  3. Hemos comentado -con Triana por medio- las rarezas de Rafael; tú lo conoces bien. Hace tiempo que no me encuentro con él; antes lo veía mucho en mi paso por su barrio camino de los polígonos; también en Triana. Esperemos que se encuentre bien, porque ya tiene sus años, aunque no he visto hombre con mayor vitalidad.

    ResponderEliminar
  4. Yo tampoco sé nada de él. No he visto a un hombre -salvando a mi amigo Antonio Murciano- con tanta vitalidad como él, con tantas ganas de hacer cosas. Si tú no lo ves ya es más grave. ¿Por quién podemos enterarnos de cómo está?

    ResponderEliminar
  5. Te lo iba a decir en el otro comentario; veo que no tienes su teléfono. La mañana que pueda desprenderme de las obligaciones voy a ir por su barrio y preguntaré por él. Y lo haré pronto. Ya te diré.

    ResponderEliminar
  6. Nos conectábamos por correo electrónico, pero un día no quiso saber de mí, sin más, porque decía que yo tenía amigos de primera y de segunda. ¡Rarezas!

    ResponderEliminar
  7. He leido su primera poesia. Genial la simbologia el niño , los cipreses, las amapolas y muros. Diego diestro

    ResponderEliminar