lunes, 10 de octubre de 2011

EL POETA DE LA SEMANA: ENRIQUE BARRERO RODRÍGUEZ (3)


EN VÍSPERAS DE VIDA

Poco a poco en tu vientre va la vida
abriendo paso a fuerza de dulzura.
Se ha venido a posar en tu cintura
el barro de otra carne estremecida.

-Sangre y sangre a la vez-, recién nacida
va un alma conformando su andadura.
Y allá en las cuevas de tu entraña oscura
se abre paso la luz, en embestida.

Poco a poco en tu vientre, hilo a hilo,
la vida que se aviva y adelanta
va trazando sus formas con sigilo.

Y un nuevo corazón que se agiganta
comienza ya a sentir, y late en vilo
de tu alma de madre a la garganta.

Enrique Barrero Rodríguez
"Fe de vida"
2007

14 comentarios:

  1. Este soneto, aparte de la intensidad de su bello mensaje, es todo un ejemplo de clasicismo en su medida estructura.
    ¡Felicidades!

    ResponderEliminar
  2. Hemos tenido la suerte de descubrir a un pedazo de poeta. Si las décimas son magistrales no lo son menos sus sonetos; este es precioso.

    ResponderEliminar
  3. Cada vez estoy más convencido, por la lectura serena de sus libros, que Enrique Barrero es un poeta de los más sobresalientes de nuestro panorama de ayer y de hoy. De mañana seguro que lo será aún más porque tiene mucha vida por delante.
    ¡Qué hermoso soneto!

    ResponderEliminar
  4. Grcias, Emilio, por tu sensibilidad al publicar este soneto, al que tengo yo mucho cariño pese a su escaso o nulo anclaje en los dictados del progreso. Y gracias, Jose Luis, por tus palabras, tan generosas.

    ResponderEliminar
  5. Partiendo de la base de que yo no soy poeta, sino un amante de la Poesía, porque ese tema os lo dejo a cuantos nos hacéis posible soñar, sentirnos en nuestros adentros, dolernos con los demás, compartir y maravillarnos con el juego de las palabras, y confesándote que soy un lector empedernido, aunque jamás demasiado crítico con esos llamados poetas populares, que algo aportaron también a nuestra cultura, me parece que mi apreciación es correcta, pero aún pobre, porque creo que ese soneto debería estar enmarcado junto a los mejores de nuestra historia general, junto a algunos exquisitos de Lope, del Quevedo enamorado, y del Miguel Hernández más profundo.

    ResponderEliminar
  6. Yo qué puedo decir... Cuando por primera vez vi su nombre como poeta, naturalmente me acordé de su padre y pensé lo que suele pensarse: ¡Ah!, el hijo del presidente del Ateneo... palabras que suelen ir revestidas de un cierto desinterés, como si fuera imposible que por ser hijo de un ilustre sevillano pudiera también llegar a serlo por méritos propios. Y como hoy la poesía tiene tantas trampas...

    ResponderEliminar
  7. Afortudamente, y lo digo en su favor, yo no he tenido la suerte de conocer a su padre. Tampoco se puede crucificar a los hijos por haber sido nacido de...
    Creo -lo que me choca es que se haya dedicado al Derecho Mercantil- que o no eligió bien su carrera o que estaba habilitado -por sabiduría- para las dos materias.
    Que él, que es el protagonista, nos lo explique..., si quiere.

    ResponderEliminar
  8. Si, es verdad, pero fíjate en otros buenos poetas, por ejemplo Joaquín Márquez, que trabajaba para la IBM... Claro que cuando pudo enfiló el camino de una tranquila playa de Rota y por ahí hay que buscarlo todavía.
    Esperemos que nuestro amigo no haga lo mismo un día...

    ResponderEliminar
  9. ... que su poesía y su mano amiga queden siempre cerca de nosotros...

    ResponderEliminar
  10. Siempre espero tenerlo cerca ya que la Providencia ha hecho que nos conozcamos.

    ResponderEliminar
  11. Amigos Emilio y Ángel, la verdad es que vuestros comentarios me tienen algo apurado por su generosidad y su afecto, aunque naturalmente os lo agradezco mucho y os responderé del lado del buen humor. Ángel, te agradezco mucho tu franqueza y que hayas descubierto que el ex Presidente de una Docta institución sevillana es el padre de un poeta, y sobre esa dedicación al Derecho mercantil que choca a Emilio le diré, simplemente, que las explicaciones que da como hipótesis alternativas y excluyentes resultan perfectamente acumulables: no atinar en la elección y estar habilitado por sabiduría para ambas materias. Gracias a ambos.

    ResponderEliminar