viernes, 2 de septiembre de 2011

LIBROS CON POESÍA: CLAMOR FLORIDO


Conocí en persona a este poeta clásico. Era invidente y jamás supe de sus apellidos. Sólo sé que llevaba el de su pueblo de nacencia, Encinasola (Huelva), como apellido de batalla y que se llamaba Jaime. Cantaba muy bien flamenco y era bastante aficionado. En lo poético, era un hombre profundo en su estilo y romántico en su mensaje, bebiendo no pocas veces en la fuente de Lope. Quizás por ser ciego, interiorizaba mucho sus pensamientos y salían prestos para hacernos meditar. Le perdí la pista al hombre cariñoso, y al poeta que te recitaba de memoria, con una cadencia singular, sus propias creaciones. Como muestra de su obra, he elegido este soneto.


POR EL AGUA DEL CIELO, NO DEJES TU RIEGO

Me voy cansando ya de ser inquieto:
¿por qué dudar de todo, y no de nada?
¿A qué buscar disputas que al aprieto
me lleven sin quererlo? Desvelada

no está la exactitud de lo concreto
ni nuestra voz postrera revelada.
La fe no es nada más que un gran respeto
por la causa final, tan ignorada

como el mismo principio que la anima.
Lo cierto es que la vida dura poco,
que el sentido común camina loco

en pos de una verdad que nos redima
de tanta frustración, de tanto miedo,
de tanta división... De tanto credo.


Autor: Jaime de Encinasola
Edita: El autor
Ciudad: Sevilla-1983
Páginas: 100
ISBN: 84-300-9999-9
Depósito Legal: SE-305-1983 

No hay comentarios:

Publicar un comentario