miércoles, 24 de agosto de 2011

POEMAS DEL ALMA: JUAN CERVERA SANCHÍS (244)


 SUEÑO QUE ESTOY SOÑANDO

   A los niños, aún no nacidos,  pero que nacerán
después de  mi  muerte, en Andalucía.

Sueño que estoy soñando.
Sueño que no he  nacido.
Sueño que ya me he muerto.
Sueño que  naceré,
que  volveré a  nacer
en un pueblo del Sur
con torres, con campanas,
con nidos de cigüeñas.
Sueño y sueño y no dejo de soñar.
Hablo en sueños con sueños ya soñados
y con sueños que aún no sé si soñaré.
Vivo y no vivo.
Canto y no canto.
Escribo en la arena y el aire
y, sin saber por qué,
creo que me leerán los aerolitos ciegos
y las  nubes sonámbulas.
Sé que soy un fantasma
sin nombre  ni apellido.
Sé que soy  quien no soy.
Sé que tú te imaginas que eres yo.
Converso  con los  nardos
y con las margaritas.
Soy el amigo íntimo
de todo lo invisible
y mantengo un secreto
pacto con los caminos.
Sé lo que nadie sabe
del cristal y del vino
y converso en la  noche
con los días que se fueron
y  nunca  volverán.
Cántaro de agua dulce
refresco mi memoria.
Me acuerdo  de  mi  madre,
de sus grandes y  bellos ojos negros
y, la palabra hijo, me devuelve
la  flor  de la esperanza
al brotar suavemente de sus labios.
¿Sueño que estoy soñando?
La verdad  no lo sé.
Entreveo entre sueños
una bruñida alfombra de esmeralda.
Son los  trigales  verdes.
Un clamor de amapolas
incendia las alturas de apasionantes rojos.
Mi cielo, si,  mi cielo añil de Andalucía.
Yo, como siempre, yo,
sueño que estoy soñando.
Sueño que estoy de  vuelta
en aquel pueblo  blanco del Sur
donde  fui  niño y amé siendo muchacho
a una muchacha que nunca imaginó
que yo la amaba y la soñaba
amándome en mis sueños.
Sí, claro que sí, por supuesto que sí
sueño y sueño y  no dejo de soñar
mientras  la  vida  sigue
borda que borda  sueños,
con hilos de colores doloridos,
en el pañuelo del perpetuo adiós.

       México D. F. 21  Agosto  2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario