miércoles, 24 de agosto de 2011

PÁRESE, POR FAVOR, A PENSAR (17)


La fotografía del mupis publicitario, nos marca la XXIII Marcha... sobre el hambre, el paro y la esclavitud infantil, y reclama hacer un frente común contra el crimen político que tolera estas atrocidades en pleno siglo de esa regeneración de la que nos hablaban. Es que estamos en el XXI, ¿recuerdan? JUSTICIA NORTE-SUR parece llamarse este movimiento. ¿Pero qué Norte y qué Sur? Siempre han sido antagonistas en el trato de favor de aquellos que nos mandan. Mas no es lo mismo el Norte de África que el de Alemania, pero tampoco es igual el Sur de España que el de Francia. Los nortes imperan, cierto. Ya reclamó Mario Benedetti un trato igualitario denunciando que el Sur también existe. Pero para saber eso no hacen falta alianzas de civilizaciones, ni los maquiavélicos trusts empresariales que cada día nos hacen más pobres y que rigen nuestros destinos económicos, ni siquiera lo que llaman Comunidad Económica Europea. Jamás ha ganado un albañil de Sevilla lo mismo que uno de Milán, o de Bilbao (Bilbó) para no salirnos de casa. ¿Dónde la igualdad y tantos rollos de la bruja Pirula que se quedan tan sólo en papel mojado? Al Sur, por definición, siempre se le ha tildado como pobre. Al Norte, como avanzadilla industrial. Al Norte se le teme. Ya vemos lo de Bildu.¡Faltan...bemoles! Al Sur, con ferias y fiestas y romerías, se nos tiene contentos. Claro está que en el Sur, en nuestro Sur, cuando el personal se cabrea, hasta sus mujeres se hacen tirabuzones con las bombas que tiran...

Al hermano de color de la fotografía no lo hemos apartado de este comentario, va inmerso en él. Vende, o intenta vender, en el Altozano, sus pañuelos de papel de Rexona y Colhogar. Lo hace con media sonrisa natural, ignorando tal vez lo que se reclama a su espalda. Se siente feliz aquí con lo poco que pueda sacarle a la celulosa para pagar la pensión y malvivir. Nació en el Norte..., pero de África. Y es que, a veces, los nortes y los sures pueden confundirse. Aquí no hay más Norte que el dinero de unos cuantos que quieren hacer de nosotros sus esclavos. !Al tiempo!

Fotografía: José Manuel Holgado Brenes
Texto: Emilio Jiménez Díaz

9 comentarios:

  1. José Manuel Holgado Brenes24 de agosto de 2011, 12:17

    Otro pleno, querido Emilio.
    A nuestro hostal en los años sesenta, venía un representante de abrigos de pieles de una de las mejores firmas internacionales, y nos contaba que sólo el Bilbao conseguía vender ciertos ejemplares que no se podían colocar en el resto de España y menos en Sevilla. Muestra mínima de esa diferencia, N versus S, que tu denuncias valientemente.
    Gracias una vez más.

    ResponderEliminar
  2. Lo decía Cernuda: "El Sur es un desierto que llora mientras canta".

    ResponderEliminar
  3. Tema este que parece irresoluble. La globalización económica debería estar movida por los derechos humanos (con exigencia de colaboración de paises ricos con los pobles). Los países del Tercer Mundo están cada vez más sujetos a la toma de decisiones del mercado mundial,áreas vitales de la política económica que alguna vez estuvieron bajo el dominio de los gobiernos nacionales del Sur han pasado al control de gobiernos extranjeros del Norte o de organizaciones internacionales financieras, comerciales y económicas controladas por el Norte, que actúan en favor de los bancos y compañías transnacionales. Por lo que "no importa el hambre, o la miseria de esos pueblos"-Sur- y por contra afán de lucro poder económico, consumismo -Norte-.
    La foto muy expresiva en la antitesis "Civilización al fondo y hambre-pobreza/inmigración" en primer plano"
    Os felicito por vuestras buenas intenciones con texto-foto, para que por lo menos nos haga pensar en nuestra insolidaridad.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por haber dejado tan acertado comentario en el blog. Este mundo globalizado ha sido un engaño que sólo ha servido para marcar aún más las distancias entre países pobres y ricos, entre hombres supermillonarios y millones de seres con hambruna.

    ResponderEliminar
  5. ¿Pero acaso no es un esclavo el muchacho que retrata Holgado? No se le ven los grilletes ni trabaja en una plantación de algodón de "lo que el viento se llevó", lo que ocurre es que en su escala de la pobreza ha conseguido un "status", y ahí está soportando los vientos propios de los cruces de caminos. He dicho escala de la pobreza como podría haber dicho de la esclavitud... Su risa es de pose, no de alma.
    Al paso que vamos faltarán esquinas... Y cuando esto ocurra -que ya está ocurriendo- estallarán todas, porque las esquinas de los sures son bombas a las que sólo les falta la mecha y la cerilla.
    Y los ricos y los políticos, hasta que no les estalle en las narices, no se darán cuenta.

    ResponderEliminar
  6. ¿Acaso no somos esclavos tú y yo? Dictan las leyes a su antojo, te marcan los índices del IRPF como les viene en ganas. Ellos se metieron con un sueldo base en política y salen multimillonarios. Pon los nombres que quieras y acertarás, desde Felipe González al último, pasando por los líderes de la derecha. Me río del comunismo de Rosa Aguilar y del socialismo de Bono, de las ínfulas de Aznar y de la sonrisa estudiada de Rajoy. El hombre de color que está en el Altozano -triste de alma y pose de sonrisa,como dices- seguro que es más honrado que todos ellos juntos. Las esquinas estallarán, claro que sí..-, cada vez está estallando con más frecuencia en el mundo.

    ResponderEliminar
  7. Vamos de la mano, Emilio. Y todo esto por "culpa" de José Manuel...

    ResponderEliminar
  8. José Manuel es el causante, con sus extraordinarias fotografías, de que nos pongamos verdaderamente a pensar.

    ResponderEliminar
  9. José Manuel Holgado Brenes28 de agosto de 2011, 12:59

    ... Y al parecer nos observan desde Méjico, Estados Unidos, Francia y no hablo de esos "grandes" personajes de que habéis hablado, ni de las potencias universales, sino personas de verdad y no de plástico, que se interesan por los comentarios de los grandes, también de verdad, Emilio, Ángel, Antonio Martín, León, etc. que formamos filas en esta cofradía de los blogueros de la Torre Cobalto y que entre todos conseguimos que se "pongan a pensar". Entono pies el mea culpa, por la parte que me toca.

    ResponderEliminar