sábado, 20 de agosto de 2011

PÁRESE, POR FAVOR, A PENSAR (14)


Mi buen amigo Holgado tiene unas ocurrencias magníficas. ¡Pues claro que toca premio siempre en esta tómbola, José Manuel, aunque cuando disparaste el objetivo no tuviese clientela en busca de esas cosas kitsch que en ella se exponen!. Pero observando dónde tiene su mano siniestra el "elemento ferial" de las gafas de todo a cien, te puede tocar lo que quieras.

A saber, recordando un poquito: Abejones (arbejones, como decimos por aquí cada vez que llevábamos a nuestros hijos a la Plaza América del Parque de María Luisa), acusaciones, adhesiones -fueron sonadas las del franquismo-, adiciones -un tintito de vez en cuando-, adopciones, admiraciones -¡Vivan tus fotos, cojones!-, adulaciones, advocaciones, adulteraciones, adoraciones, afecciones, aficiones -la mejor la de mi Betis-, aflicciones, agresiones, aguijones, aldabones, alegrones, algodones, almohadones, alucinaciones, aluviones, ambiciones, amonestaciones, amputaciones -todas, si es preciso, menos una que todos sabemos-, anfitriones, apariciones, apretones -que te coja el water cerca-, aproximaciones -sólo las de la Lotería Nacional-, argumentaciones, arpones, asociaciones, atenciones, averiguaciones, azadones -hasta que no sean eléctricos, nunca-, balcones, balones, barrigones, bastones -si es posible, de caramelo para recordar mi infancia-, batallones, bendiciones, blasones -no te fíes de ellos-, bobalicones -los hay por miles-, bodegones, bofetones -ninguno si yo estoy delante-, borbones -pero que no se extienda más la familia-, borrones, botones, bufones -mira a tu alrededor que alguno te encontrarás-, bribones, buscones -atento a la cartera-, buzones, cajones, calzones, camarones -por la calle Betis, en la Velá-, camastrones, campeones -de nuevo, mi Betis-, canciones, cañones, carbones, cartabones, cascarones, centuriones, cimarrones, cinturones -no te lo aprietes tú, que ya lo hará el gobierno-, circunvalaciones - seguro que tú y yo, y nuestra generación, no veremos la SE-40-, colchones, colocaciones -es lo que hace más falta para paliar la pobreza existente-, comilones -léase Antonio Rodrigo Torrijos y sus compinches-, compasiones, complicaciones -las mínimas, José Manuel- comuniones, concesiones -la de los amigos y cuñados/as y primos/as de los mandamases de la Junta de Andalucía-, condecoraciones, confusiones, construcciones -¿Se construye todavía en España?-, contradicciones -somos humanos, tío-, contribuciones -¿más aún?-, contusiones, corazones -sí, si son leales-, cordones, corrupciones -¿Entrará aquí la lista?-, coscorrones, cruxifixiones -con una bastó para redimir a un mundo que no se entera-, chicharrones, decepciones -¡tantas...!-, declaraciones -la de la renta, no-, depresiones -las mínimas, porque no vale la pena-, degradaciones -¿más?-, defunciones, descomposiciones -sólo las de vientre cuando tomas agua de Carabaña-, deserciones -jamás con un amigo-, detenciones -que se detenga a la mayoría de los políticos-, devociones -¡ay, mi Estrella!-, diapasones -¿nos quedamos con el de Riqueni?-, dimisiones -¿lo ha dicho Griñán alguna vez?-, digestiones -excelentes con el bicarbonato de Torres Muñoz-, distinciones, distracciones -las veniales que te hacen girar los ojos ante una chavala de 18 años, diciéndole que eso es un cuerpo y no el que te deja la gripe-, divisiones -cosa fea que le ha ocurrido a mi Betis muchos años pasando a la 2ª-, diversiones -¡todas, todas, todas!-, ecuaciones, ejecuciones -¡qué pena!-, empujones, erecciones -¿y eso qué es lo que es?-, escalones, exageraciones -el optimismo hace dos años de Zapatero-....

¿Sigo hasta zurrones? Ese tío de la tómbola que tú has retratado, es un guarro, un auténtico guarro, por eso tiene la tómbola vacía. No tiene otra palabra. Y los premios, todos, para él.

Fotografía: José Manuel Holgado Brenes
Texto: Emilio Jiménez Díaz

4 comentarios:

  1. José Manuel Holgado Brenes20 de agosto de 2011, 13:26

    Querido Emilio, he cogido la sabrosa segunda que le has puesto a tu lista de "...ones", perfectamente, pero como el fulano vea esta foto y este comentario, nos va a dar a los dos p´al pelo.
    Y desde luego, me he hartado de reír.
    De oreja y rabo. Gracias

    ResponderEliminar
  2. Si el fulano lo lee, le daremos las "explicaciones" pertinentes y le enseñaremos modales.
    Sabía que esta entradilla te iba a sacar la risa, porque yo me he estado ríendo cuando la escribía.
    Eres un genio de la cámara, José Manuel.

    ResponderEliminar
  3. ... y "cohone"; la foto tiene "cohone", por lo que se ve y por lo que se intuye. El tipo, desde luego, se merece tu comentario, Emilio, pero estoy seguro de que jamás lo leerá. Toda su gracia y originalidad para nosotros... y, eso, José Manuel: ¡vivan tus fotos, "cohone"!

    ResponderEliminar
  4. Me he reido de lo lindo escribiendo este comentario. Algunas veces vienen bien estos homenajes personales. Y es que la foto no tiene desperdicio. El tío de los tirantes -José Manuel- me está obligando a escribir nuevamente.

    ResponderEliminar