jueves, 4 de agosto de 2011

MI PALABRA: EL RELOJ (24)



RELOJ DEL MILLONARIO

Sólo tiene el reloj para ir contando
los dividendos que gana cada hora.
El dinero es su dios, y a él sólo adora,
y el tiempo para él es ir sumando

fortuna tras fortuna. Va cantando
las subidas de bolsas, y atesora
con una enfermedad malversadora
lo que a otros hombres pobres va robando.

Su segundero le marca sus millones,
el minutero por miles multiplica
la hacienda natural de su gran suerte.

Sólo tiene un problema en sus razones:
que con tanto dinero no se explica
que le llegue la hora de la muerte..

Emilio Jiménez Díaz

4 comentarios:

  1. Otro soneto redondo, Emilio; habría que grabarlo en la puerta de los Bancos.

    ResponderEliminar
  2. Bueno... ¡Cosas!
    Habría que dejarlo grabado en las puertas de los bancos y bordarlo en las almohadas de los políticos. ¡Tantos en tan poco tiempo, cuando casi anteayer -las fotos mandan- estaban en los campamentos del Frente de Juventudes! ¡Qué barbaridad lo que sabe esta nueva izquierda de ganancias no sudadas!

    ResponderEliminar
  3. Palabras precisas. Ciego a su reloj, no hay nadie, ni nada más.

    ResponderEliminar
  4. Desgraciadamente así es. Y son los que nos están llevando a todos a la ruina. ¿Para qué quieren tantísimo dinero? ¿Sueñan con una nueva esclavitud?

    ResponderEliminar