sábado, 23 de julio de 2011

MI PALABRA: EL RELOJ (13)


RELOJ MÍSTICO

Teresa, Juan e Inés tenían la Cruz
por apellido místico. El latido
de sus vidas era un punto y seguido
de transición en busca de la luz.

Vivían sin vivir en sí, cual el trasluz
del alba que cambia su colorido,
de la razón que trueca su sentido
en una sinrazón de rosacruz.

Querían que las horas les pasaran
como atraviesa el rayo la tormenta
iluminando su rápida suerte.

Vivieron para Dios y así esperaban
que muy raudo el reloj pasara cuenta
hasta la hora bendita de la muerte.

Emilio Jiménez Díaz

3 comentarios:

  1. Libro original y de estupenda poesía. Otra obra tuya de la que estamos disfrutando gracias a esta "torre".

    ResponderEliminar
  2. Viniendo de quien viene este halago puedo pensar que merece la pena seguir escribiendo sobre este tema en estos días de tranquilidad. Gracias por tu ánimo.

    ResponderEliminar
  3. Viniendo de quien viene este halago, debo pensar que merece la pena seguir escribiendo sobre este tema en estos días de tranquilidad y asueto. Gracias.

    ResponderEliminar