miércoles, 20 de julio de 2011

MI PALABRA: EL RELOJ (11)


RELOJ DE ARENA

Cualquier reloj es malo, y el de arena
la sibilina muerte. Es la agonía
de estar preso en un silo que vacía, 
grano a grano, la vida que almacena.

Del presente al futuro te condena
en ese tobogán de sangre fría
con la chula y alegre altanería
de quien un maremoto desenfrena.

Desde aquel Lorenzetti, un italiano
que iba contando el tiempo entre sus manos
cual cuenta el labrador vida en sus huertos,

no ha dejado el reloj de manejarnos,
y de jodernos y de fastidiarnos...
hasta vernos a todos más que muertos.

Emilio Jiménez Díaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario