sábado, 2 de julio de 2011

ENTREGA A JOSÉ EL DE LA TOMASA DE "EL COMPÁS DEL CANTE"

(Foto cedida por Manuel Bohórquez)
Ayer noche, en el hermosísimo marco del Castillo de Gibralfaro de Málaga, muy incomodo para los invitados, se le entregó a José el de la Tomasa la XXV Distinción Compás del Cante, que el pasado 27 de mayo le había concedico por unanimidad el Jurado formado por José Luque Navajas, Gonzalo Rojo, Juan Peña "El Lebrijano" -quien, por cierto, no asistió a la entrega-, Antonino Parrilla, Nicolas Muela y el secretario del mismo, Emilio Jiménez Díaz.
El entorno, como digo, ciertamente incomparable y bellamente exornado, y magnífica la cena que sirviera Bodegas Campos de la ciudad de Córdoba. Tras unas palabras de bienvenida del Presidente de la Fundación Cruzcampo, Julio Cuesta, sobre la historia de la Distinción, la glosa del cantaor sevillano corrió a cargo de Alfonso Queipo de Llano, que destacó las virtudes, tanto humanas como artísticas, que orlan a tan excelente cantaor. Tras la lectura del acta por parte del secretario, el artista recibió la estatuílla de Jesús Gavira de manos del Concejal de Cultura Damián Caneda, representando al alcalde de la ciudad, que no había podido asistir por tener adquirido otros compromisos con anterioridad. José el de la Tomasa, muy emocionado, dio las gracias con breves y sentidas palabras, diciendo que este galardón significaba para él "como una cervecita fresca en el desierto". La mención especial, que este año tuvo a bien conceder el Jurado, fue a manos de la Peña Juan Breva de la ciudad malagueña por su larga historia y por su presencia en los valores del flamenco, así como por la conservación de su patrimonio documental y musical de su Museo de Arte Flamenco.
El fin de fiesta de esta entrega, que normalmente suele ser apoteósica, como pasó el año pasado en Granada, salió este año cortita con sifón. Por una parte por la actuación del bailaor programada, Sergio Aranda, al que no ayudó en su larguísimo baile por bulerías ni el cantaor ni el tablao, y por otra la escasa intervención del distinguido José el de la Tomasa, quien con la misma guitarra que acompañó al bailaor, ejecutó un breve cante, aunque intenso, por soleá. Faltaron artistas del mundo flamenco, ya que sólo vimos a Antonio Fernández Díaz "Fosforito", para estar al lado del cantaor sevillano. Otra vez será. El fin de fiesta de la historia del "Compás del Cante" se ha compuesto durante un cuarto de siglo, por fortuna, en una incógnita. Noches gloriosas recordamos en la entrega a Pilar López, a Farruco, a Fernanda, a Matilde Coral y la de Antonio Gades, o la inolvidable del pasado año con Pansequito -que fue el galardonado-, su mujer, Aurora Vargas, y Mariquilla y Matilde.
Mis felicidades al maestro José Giorgio Soto "El de la Tomasa", que desde 1984 estaba presente en todas las quinielas para haber sido galardonado con esta Distinción, el llamado "Nobel del Flamenco".


No hay comentarios:

Publicar un comentario