lunes, 6 de junio de 2011

DESDE MI TORRE: EL GRAN MEFISTÓFELES


Es tan sabio y listo como los buenos trileros de la calle Sierpes sevillana, aunque algunas veces puedan venir los guindillas para desbaratarle -cabrones ellos- el juego de la mágica bolita. Tiene cara, a pesar de los dolores prostáticos, de convencedor nato, como aquellos comerciales antiguos de libros de Espasa y Plaza y Janés, y de Aguilar que, aunque fueras analfabeto, te colaban esas grandes enciclopedias que quedaban tan monas en el mueble nuevo del salón, tan de aglomerado y rebarnizado como los ataúdes que fabricaba "Chao" en el número 124 de la calle Alfarería de Triana. Tiene cara de anoréxico, a pesar de poseer unas manos largas, sensitivas y expertas en pelar cigalas de tronco. Tiene barbas de las que ya no se llevan. Y me acuerdo de aquel chiste de "Máximo" de los años 60: -Ya tengo barba y fumo en pipa, ahora sólo me falta la inteligencia. Tiene cara del payaso más embustero que le faltó a los Hermanos Tonetti -José y Manolo Villa del Río- para su célebre Circo Atlas. Tiene cara -aunque no, por los tiempos que corren- de padecer purgaciones heredadas en la Plaza de la Mata. Pero, sobre todo, tiene cara de Mefistófeles, aquel demonio del folklore alemán llamado "Mefisto", que tenía el encargo de Satanás de capturar almas para la "causa". Y ya sabemos todos que su "causa" es el Poder del PSOE. Tiene cara de esa figura tragicómica que nos retrataba Goethe. En verdad, es que tiene cara. De eso nadie tiene duda.

Cuando se auditan las deudas que su partido ha dejado en algunas comunidades, tal la de Castilla-La Mancha, y se sabe que han dejado un marrón de 2.000 millones de euros, nuestro diablo particular, que elimina a Dios porque todo se engendra desde el Poder, no hace examen de conciencia, sino que arremete en público: prensa, radio y televisión, contra los malvados descubridores, acusándoles de que hay dinero y que levantan esa calumnia para recortar presupuestos y para gastárselos ellos alegremente. Satanás revivido no lo haría mejor. Lo que pasa es que este hombre tiene tan pésima memoria que aún no tiene en cuenta que el movimiento 15-M está ahí, sentado en media España y muy particularmente en la Puerta del Sol, de donde no tiene el valor de echarlos, porque es muy difícil eliminar una conciencia colectiva.

Tiene la ambición de ser el próximo Presidente del Gobierno. Y hasta es capaz de salir. Siempre se ha dicho que los demonios se cuelan por todas las puertas. Sólo espero que el pueblo español, al que se ha mentido en su totalidad como si fuésemos todos unos incultos, sea sabio cuando llegue la hora de las urnas y no se deje convencer por el verbo fácil y las manos rápidas de quien mueve con tanta habilidad los hilos como para creer, a pie juntillas, que somos sus marionetas.

Y lo digo desde el dolor, desde el alma engañada de quien creyó que el Partido Socialista Obrero Español iba a ser la solución y remedio de todos nuestros males dictatoriales. Sigo siendo socialista, aunque no tenga carnet, pero no de esta nueva dictadura de izquierda a la que nos han llevado, eliminando a las clases medias, y de la que ahora quiere hacerse cargo como capitán este nuevo entusiasmabobos y prestidigitador al que quieren que le digan Alfredo. Aunque, para mí, Mefistófeles para toda la vida.

2 comentarios:

  1. Me uno a tu desengaño, Emilio; no se puede expresar mejor un pensamiento, el dolor de una herida. Ya sólo creo en "los indignados", que es como volver a tener fe en las ideas del hombre.

    ResponderEliminar
  2. Este señor, que habla tanto y tanto, como los antiguos charlatanes callejeros, lo primero que sabe decir es: .¡Justicia, señor, pero por mi casa no".
    Cada vez estoy más desencantado. Yo también soy de los "Indignados".

    ResponderEliminar