lunes, 2 de mayo de 2011

UN MES DE FIESTA Y ALEGRÍA EN CÓRDOBA


Ayer, con la batalla de las flores, Córdoba abría su mes lúdico por excelencia: el de las cabalgatas y romerías, sus cruces y sus patios, su cata de vinos, sus recitales poéticos, su temporada taurina y su feria de la Virgen de la Salud. Sus fiestas no son mutitudinarias, son para vivirlas con intensidad sin el agobio de tener que llegar por fuerza al clásico "millón de visitantes". Córdoba es más sobria que Sevilla, en todo. Ni mejor ni peor. Mantiene tradiciones como la de ayer que parecen pueblerinas, pero que no lo son. La luz y el color se aúnan con la familiaridad de los cientos de peñistas para vivir una fiesta sencilla en la que todos participan. La hoy ministra, Rosa Aguilar, no se perdió la cita recordando sus muchos años como alcaldesa, y participó de las desbordante alegría como una mujer más, como una mujer de las tantas que cantan sevillanas mientras arrojan claveles a su paso a los que disfrutamos de esta cabalgata singular.

Llegará ahora la hermosura de los patios, esos patios de barrios como el de San Basilio rebosantes de flores y cuidados todo el año por sus pocos moradores. Cosas sencillas, tradiciones humildes que no intentan competir con las celebraciones de otras ciudades. Córdoba es ciudad interior, metida para adentro en el alma de sus hombres y en sus estrechas callejas. Séneca nació aquí y vivió en ella tan sólo un suspiro, pero su espíritu parece que se quedó arraigado para siempre en el corazón de los cordobeses.

Invito a los amigos a girar una visita estos días a la ciudad califal. Sólo así podrán contemplar las bellezas secretas que atesora, el ánimo de sus fiestas, la incomparable hermosura de sus mujeres y la serena contemplación de sus monumentos.

Córdoba, queridos amigos, bien merece una visita en el llamado "Mayo cordobés".


2 comentarios:

  1. Qué suerte tuvo Córdoba contigo, Emilio. En justa correspondencia nos debían enviar un cordobés que se comprometiera y enamorara en la misma medida con Triana.

    ResponderEliminar
  2. Menos hoy, que el diluvio universal está cayendo despiadadamente sobre Córdoba, Mayo es el mejor mes para venir a visitarla. Debéis animaros. Yo os acompaño en la visita.

    ResponderEliminar